Sep
6
2017

Katrelogy 101

 Escrito a las 12:30     Archivado en: Desvarios     2 comentarios


Los norteamericanos usan ese sistema numérico para nombrar las clases universitarias, y el 101 sería el primer nivel, el más básico, en cualquier disciplina. Ayer tuve el placer de tomar algo con mi querida Evitilla, una amiga que afirma tener hasta el 901 de “Katrelogy”, lo que en español se puede traducir como “me conoce como si me hubiera parío”.

Siempre es revelador ver a alguien que te conoce y que además tiene licencia para reñirte por las cosas que haces mal. La pobre creo que acabó desistiendo sobre mis relaciones en pareja, y afirmaba que por mi actividad en redes sociales se puede saber perfectamente si tengo algún lío, si lo he dejado hace poco, si me gusta alguien… que soy más transparente que los informes financieros del Partido Popular.

De nuevo me tocó entonar varios “mea culpa”, y disculparme por comportamientos tan injustificados como erráticos. Le prometí que haría las paces con mi mejor amiga, y hablando con ella me prometí a mi mismo que haría las cosas mejor, sin desesperarme por no encontrar a mi Elaine Marley y sobre todo, siendo más coherente de lo que suelo ser a nivel sentimental. Pasamos un gran rato hablando y me dijo que era muy inmaduro reñirle a alguien a través de mi blog, que parezco un niño chico. Estoy totalmente de acuerdo.

Todo lo vivido últimamente me ha dejado muy revuelto, y debo irme calmando poco a poco a recuperar el camino. Debo mejorar distinguiendo fondo de forma, y no siendo expeditivo con gente que me quiere de verdad. En fin, tan solo debo resintonizarme con el mundo… para dar un pasito importante al frente.

Sep
5
2017

¡No al maltrato!

 Escrito a las 12:00     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


Hay cosas que no entiendes hasta que no las vives en tu propia carne, una cosa es escuchar a alguien hablar de maltrato, y otra, es vivirlo. Durante años he tenido cerca el maltrato psicológico, tan aceptado socialmente, sobre todo en un sentido… del hombre a la mujer. Los clásicos “Es que tu no vales” o el “No tienes ni idea” son el comienzo de un camino oscuro que lleva a sitios muy tenebrosos, en los cuales se destroza el alma de un género que le da sentido y belleza al mundo.

El machismo, arraigado y aceptado, no se desvanece todo lo rápido que nos gustaría, e incluso el hombre que se crea más equitativo tiene en su subconsciente el virus que la sociedad le ha implantado con respecto a una igualdad aún lejana.
Sin embargo, también los hombres sufrimos maltrato. Tan solo hace falta una mujer dispuesta a imponerse y un hombre que poco a poco, vaya aceptando un rol más sumiso, y enamorado, intente satisfacerla y complacerla.
Una vez me crucé con una mujer que vivía de bronca en bronca y que se pasaba el día gritando demandando atención y cariño, que confundía querer con poseer y que quería tener siempre a “su hombre” cerca, que no le importaba que yo renunciara a todos mis amigos para estar con ella ¿Qué más podía necesitar?. Durante un tiempo, sentí en mi piel todo esto de lo que hablo.

¡No pienso tolerar tu maltrato!
— ¿Maltrato? Anda, no me seas nenaza, que eres sólo medio hombre.
¡No voy a dejar que me insultes!
— Pero cariño, si yo te quiero más que nadie en este mundo.

No tengo ni idea de la teoría de este tipo de procesos de maltrato, pero aunque desde fuera resulte imposible de creer, un amor mal comprendido es la base de todo. Es un amor enfermo, posesivo, y por lo que he visto, el maltratador tiene un serio complejo de inferioridad que intenta superar machacando a la otra persona e intentando ponerse siempre por encima, y siendo incapaz de ser mejor… intenta debilitar a la otra persona para conseguirlo.

El problema es que el maltratado se queda enganchado a esas subidas y bajadas, a ese deseo de revivir esos momentos elevados en los que eres lo más importante y hermoso para esa persona que cuando está bien, que te mira y te quiere como si fueras el centro del Universo. ¿Qué luego vienen las malas rachas? Sí, claro, hay que llevarlas lo mejor posible, porqué el/ella me quieren de verdad, y es algo que no puede controlar, y cuando estamos bien estamos muy bien, hay que sacar esto adelante…
Las excusas se suceden, y la cárcel, que se forma lentamente alrededor del maltratado, es real, aunque él/ella no la han visto pues se ha ido construyendo lentamente, está claro que si el primer día alguien te trata como lo hace unos meses o años después, le mandas a paseo sin dudarlo.

Si de verdad amas a una persona, serás feliz viéndola crecer y volar, incluso por encima de ti.
Si tenéis un amigo o amiga que está siendo maltratado, apoyadle con cariño, dejad que descubra qué necesita y cuándo, dadle vuestra opinión si la pide y recomendadle terapia, y recordadle que hay vida más allá de esa relación y mil cosas geniales por vivir, recordad que no ve lo mismo que vosotros y que aunque sufre, está enganchado a una relación que se muere porque alguien le consume lentamente la vida.

A veces el proceso me recuerda tanto al tabaquismo…

No hay justificación para el maltrato, ni físico ni psíquico, y por ello no se debe disculpar ni perdonar, si no eres capaz de sentirte igual a otra persona y para que sea así necesitas destrozarla hasta que esté por debajo de ti, necesitas terapia urgente y prolongada.

¡No al maltrato!
 


 
 
 

Ago
31
2017

Escurrir el bulto

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desvarios     2 comentarios


Me preocupa que esto sea una de esas cosas que molestan tanto porque sea algo que yo también haga, pero incluso así tiene sentido hablar de ello. Ayer pensaba en alto sobre esa actitud de mirar hacia otro lado tras un conflicto, y en lugar de hablarlo para solucionarlo… dejar que pase el tiempo, y aparecer un tiempo después como si no hubiera pasado nada. Quiero creer que yo no lo hago, si yo tengo una pelea con alguien intento hablarlo, pero si es un “contacto Tinder” o alguien que apenas conozco, tampoco estoy dispuesto a perder horas y horas hablando. Normalmente con un buen amigo, no necesitas horas de conversaciones, siendo claro y directo se llega pronto al entendimiento. A no ser que esté muy enfadado, no me gusta hablar enfadado.

A lo que iba, que me desvío, que siempre me ha sorprendido esa reacción de aparecer como si nada tiempo después de un “crimen”. Me suelo quedar atónito mirando a esa persona en plan “pero ¿qué cojones?“. Uno de mis ejemplos sobre este asunto, espero me disculpe por mencionarlo, fue una pelea que tuve hace unos años con mi padre, tampoco tiene sentido desgranar los motivos, pero yo tendría razón en cualquier juzgado, y aquello hizo que dejáramos de hablarnos durante más de 7 meses. Yo estaba muy digno y obstinado y no pensaba ceder, y había intentado hablar con él un par de veces sin que me cogiera el teléfono, yo lo intento dos veces… no tres. Él, tras todo ese periodo, me envió un buen día un whatsapp compartiendo un chiste o algún vídeo de estos tontos. Hubo quien me dijo “es su forma de acercarse a ti y decirte que te echa de menos“, y seguro que tenía razón, pero una parte de mi pensaba que quizás era más fácil y correcto pedir perdón o hablar del problema una vez pasadas unas semanas para que al menos ambos entendiéramos el punto de vista de la otra persona y pudiéramos “purgarnos” por lo sucedido, y no dejar algo ahí acumulado en un bote de resentimientos e incomprensiones, un proceso de acumulación de cosas muy típico de los gallegos, por cierto.

Hace poco me ha pasado algo parecido. Un día inesperado, en una comida de amigos, uno de ellos empezó a desahogar sus frustraciones sobre que yo haya estado “desaparecido” durante casi un año por culpa de una relación. Yo podía entender parte del fondo, obviamente, pero las formas se descontrolaron y se convirtieron en insultos, faltas de respeto, burlas… fue muy duro, y yo opté por callarme en lugar de responder violencia con violencia, hay gente que provoca buscando que salga mi golem interior, pero no tienen ni puta idea de que juegan con fuego, cuando agotada mi paciencia infinita consiguen invocar a la criatura ancestral que mora en mi puedo ver el arrepentimiento en sus ojos mientras los desmiembro. No buscaba que mi silencio fuera un insulto, pero sí mi respuesta a tanto improperio, y mi contención. No tenía la intención de responder a esas continuas provocaciones y faltas de respeto para mi, mi amigo y mi expareja, e intentaba no alimentar la furia de una persona totalmente fuera de sí, gritando a lo loco en un restaurante bastante “chic” mientras ese otro amigo intentaba calmarlo y hacerle recapacitar. Hubo más detalles, la historia completa da para mucho mas… os la resumo: Lamentable. Fueron dos horas de agonía, estupideces y gritos antes de que pudiéramos dejarlo atrás con su arrebato de agresividad y locura y seguir con el día, atónitos ante lo sucedido.
Esa noche recibí alguna tenue disculpa, mientras afirmaba no recordar casi nada de lo sucedido, ausente esa cordura mental de la que presumía diciendo que era más cuerdo que mi amigo y yo juntos.
Cuatro días después, recibí otro mensaje de esa persona diciéndome si había visto una película en el cine, como si tuviera la pretensión de ir al cine conmigo a corto plazo; simplemente le sonreí y le dije que ya la había visto. No sé si no era consciente del malestar causado o si, sencillamente, quería pasar página y punto.

La vida me ha enseñado este último año lo vital que es el respeto. A veces, en la vida laboral toca aguantar cosas no del todo agradables, pero en mi vida personal… del mismo modo que no insulto a nadie, no espero ser insultado, y no tengo la menor intención de tolerar algunas actitudes. Es mi libertad, y hago uso de ella, puede sonar borde o prepotente, pero para mi… es elemental y básico, respétame si quieres tenerme cerca.
Estos días he pensado mucho si publicar esto o no, pero cometería el mismo error que critico. Las cosas deben hablarse, lo que se tiene que decir debe decirse… mucho tiempo pasó este blog entre tinieblas, censurado por una u otra, y la libertad que me da para decir tanto estupideces como cosas donde asoma cierta inteligencia, es parte fundamental de que siga existiendo incluso pasada la “moda” de los blogs y en plena época de redes insociales.

Hay que levantar las alfombras… y sí tenéis algo que decirme, hacerlo sin miedo, si no estoy a la altura del hombre que creéis que debería escucharos, pondré de manifiesto mis carencias. Y en vuestra vida personal, sed directos y dejad de escurrir el bulto, al final… todo acaba saliendo de debajo de la alfombra, y suele hacerlo del modo más inoportuno y sucio posible.

Ago
28
2017

Dándole la vuelta a la tortilla

 Escrito a las 23:45     Archivado en: Desvarios     4 comentarios


Hoy empecé el día fatal.
Tenía un mensaje recibido a a altas horas que era muy duro y lleno de reproches, de parte de un mundo que está quedando atrás poco a poco. El malestar me invadía y encina, había que ir a trabajar, y no me apetecía nada tras un fin de semana muy caótico y falto de sueño.
Me dirigí a mi coche, y al arrancarlo… nada, no había manera.
Durante 15 minutos intenté sin suerte que funcionara, y ante mi fracaso, me dirigí al autobús… apesadumbrado.
El ir tarde, haría, además, que no me diera tiempo a hacer mi habitual desayuno…
y encima yo había salido en polo de casa, e iba a llover mucho, y no me quedaría otra que mojarme.

10 horas después…
Me había enfrentado al día con energía… le había plantado cara.
Había mandado los mensajes oportunos para cerrar algunos temas.
Había animado y hecho reír a mis compañeros, y había hecho cosas útiles.
De camino a casa en el autobús… llamé a un amigo para verlo pronto y conocer a su hija.
Y cuando llegué a mi pueblo, visité un taller para ver qué podía hacer si mi coche no iba.
Una vez en casa, enrabietado, me puse un pantalón viejo y bajé al coche sin mucha esperanza,
tras intentarlo un rato, arrancó, parece que estaba ahogado, quizás por estar en cuesta.
Para probarlo, fui a cogerme un kebap para cenar viendo Juego de Tronos.
Después del orgásmico final de temporada, limpié y enceré todos mis zapatos.
Arreglé la luz de mi salón y su programador, tiré el material sospechoso de causar problemas.
…Inercia positiva… limpieza… renacer… optimismo… respirar profundo…
Le hice un mantenimiento brutal al robot aspirador, pedí en Amazon una pieza cara, las ruedas, pero que lo dejará como nuevo para celebrar su sexto año limpiando mis suelos.
Cerré la compra de algo friki que me recuerda a mi infancia y que será un tesoro de colección.

Tan solo mantener la calma… y pasito a paso,
se le puede dar la vuelta a un día de lluvia,
y con cariño, podemos hacer que salga el Sol.
Solo hace falta un buen puñado de amor batido,
para darle la vuelta a una tortilla.
 
 

Ago
22
2017

Esquiva cordura

 Escrito a las 22:59     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


Hoy he tenido un día con dos o tres momentos extraños, de esos que los frikis identificamos perfectamente con un “fallo en Matrix”. No son dejavús pero sí de la misma familia. Es escalofriante tener la sensación de que alguien con quien hace tiempo que no hablas te va a escribir y que lo haga, da un poquito de miedo. No deja de ser una prueba de esa conexión entre todos, de ese “Internet” entre personas tan poco estudiado y al que quizás algún día la ciencia le de una explicación.
A veces creo volverme loco, perder el Norte, ahogarme en una soledad que no siempre entiendo ni soy capaz de perdonarme, incapaz de ver la luz que se esconde tras todo eclipse, oculto bajo una montaña de papeles llenos de incomprensiones, peleas, e insultos que no hacen sino esconder la verdad de un amor imposible de ocultar.
En esos momentos no tiene precio tener a tu lado a alguien que te diga “No, no estás loco“, alguien que te diga “Hiciste lo correcto“, alguien que te diga “Yo habría hecho lo mismo que tu, pero quizás antes, qué paciencia tienes“, con esos elogios eres capaz de sentir esa brisa que en días tan calurosos como los que han visitado la capital este verano supone un alivio que casi no tiene precio.
A veces el mundo parece querer abrazarte, y otras, darte una o varias patadas en los huevos.
Y no te queda otra que pararte a escuchar, para ver qué dice, y no te queda otra que intentar entender su balbuceo mientras sigues perdido. Y en esos momentos me aferro a la idea de que estar perdido, es siempre el paso previo a reencontrarse.

Ago
8
2017

En el cine preferimos ver crecer las grandes sagas a apostar por cosas nuevas

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desvarios     comentarios cerrados


Este fin de semana me vi Fast & Furious 8, con ese enorme Vin Diesel y una larga retahíla de personas conocidas como The Rock, Jason Statham, Elsa Pataky o Michelle Rodríguez. Comprobé en el IMDB que están en proyecto, son su estrella principal firmada, dos entregas más de la película: Fast & Furious 9 llegará en 2019 y Fast & Furious 10 en el 2021.
No creo recordar ninguna saga importante que haya llegado al 10, aunque merced a Disney para entonces, Star Wars podría ser otro caso. Me sorprende la rentabilidad de esta saga incombustible, y ver cómo con el paso del tiempo han mejorado reparto y guionistas, coches más potentes y rápidos, escenas con más efectos… esperaba que me cansaran y acabaran por aburrirme, pero sin embargo, cada nueva entrega trae su dosis de acción, y el subidón en calidad que dieron con la 5 lo mantienen en un nivel muy aceptable. Estuve investigando en la Wikipedia la progresión de la facturación de la saga, e hice un gráfico con ella:

Es fácil de entender, en azul el gasto, en naranja la facturación, en millones. Han creado una marca, y la gente ya sabe que si va al cine a ver las diferentes entregas de de esta saga, tendrán esa dosis de acción, coches espectaculares y chicas guapas. Y por eso grandes como Pixar, en lugar de regalarnos algo nuevo cada año, como hacía antes, ha optado por prolongar sagas como Cars con películas de calidad inferior pero facturación más elevada.
Los grandullones con músculos siguen de moda desde Stallone y Schwarzenegger, y Vin Diesel tiene un hueco en mi corazón con el genial Riddick que tantas veces habré visto.

Así que sí… cuando te digan “A todo gas 9” te reirás, en plan “¿Llevan ya 9?”, pero seguramente… irás a verla.
Yo estoy condenado ¡Sálvate tú!

comentarios cerrados

Autor

  Libreta de notas de...

...un Ladrón de Noches, Jinete de Olas en el Viento, Drogadicto de la Esencia del Mar, Dibujante con Sal de Nubes, Mago Sin Chistera que convierte los Granos de Arena en Estrellas, capaz de Acariciar con Suspiros y hacer Melodías de Optimismo de Esperanzas Rotas, de Sentir con los Ojos Abiertos, de Soñar Sin los Ojos Cerrados.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Página en Google+ de este Blog
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • La música que escucho...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi canal de YouTube
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Selección de 500px
  • Battlefield Battlelog User
  • Mi tumblr personal...
  • Añádeme en Skype
  • Aprende a bucear con...
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.