Relatos o Versos

Oct
15
2015

Almas multicolor

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desvarios, Relatos o Versos     4 comentarios


Abstraído, consigo vaciarme, parezco desaparecer y de no estar alejado de todo tránsito de gente, quizás podrían atravesarme. ¿Cuanto se puede saber de una persona por sus gestos y formas? ¿Pueden sentirse otros seres aunque no los veas? ¿Podemos sentir sin juzgar? Me siento en un banco, cierro los ojos, y me dejo envolver por el arco iris de pinturas ajenas del Universo que me envuelve, donde algunos tonos predominan más que otros:
El gris del miedo, por no llegar a fin de mes, por que tu pareja no te quiera, por ese problema de salud que te atormenta, por haberlo hecho sin condón la noche anterior. El gris es un color que se hace más grande cuanta más atención le prestas, y de no colorearte, puede terminar por cubrirte, cambiarte y redefinir tu esencia, hay que ser cuidadosos, regar tus acequias.
Un eterno rojo pasión de la vida y el deseo, de la sangre bailando en nuestras venas para recordarnos el Ahora, el de unos labios que se muerden a si mismos deseando que otra boca lo haga por ellos, el del un Sol que nos acaricia con su cálida alegría. Rojo de ese chico que necesita una caricia, de aquella mujer que ansía ser querida, rojo de un secreto cohibido, rojo… como un cartel de prohibido.
El verde Gaia, recordándonos ese todo del que formamos parte, esos árboles que cuando cortamos nos podamos. Verde que quiere sembrar gestos que mejoren el mundo, que nos quiere hacer crecer cada día, que nos da hambre de conocimiento, de horizontes, de viajes, de verdades… alcanzables, color puerto.
Azul paz, tranquilidad, calma, meditación, azul mirada llena, nostalgia bien digerida, agua limpia que cierra heridas, azul eterna esperanza, mientras exista un cielo, podrás surcarlo con tus plateadas alas.
Ocre como el tedio, la envidia, el chantaje emocional, el abusón del débil, la ambición material y hueca, como ese mundo que a veces necesita tres vueltas de tuerca.
Negro como la soledad, la muerte, la desesperación, un pozo sin salida.
Morados como los besos no dados, y el amarillo de las transiciones, y el blanco que enfrenta toda tiniebla, y ese naranja que te susurra con picardía que debes partir el día en rodajas y llenarte de alegría.
Vivimos mezclando colores, probando sensaciones, encontrando matices, vivimos entre algodones.

pintura
Beautiful image from Stockvault. Called “Artistic palette”, from Zagart (thanks)

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
30
2015

No temas al lobo herido, sino al cautivo

 Escrito a las 23:08     Archivado en: A5, Mis Esenciales, Relatos o Versos     6 comentarios


Pues sí, querida, así fue, la vida cuarteando mi piel una y otra vez como hace el clima con las piedras o el suelo, alternando lluvia y calor, agua que empapa la tierra para hacerla barro, Sol que la seca hasta destrozarla en pedazos que añoren la lluvia del mismo modo que un hombre puede desear unos labios como los tuyos.
He perdido la cuenta de las estaciones, me concentré tanto en el azul del cielo que olvidé contar las cicatrices y los miedos que hacen un nido sin que nos demos cuenta, los sueños que de tanto esperar acabamos gastando y olvidando, las nostalgias que se enredan en el vello del brazo y acabamos confundiendo con lunares, y el optimismo que siempre llega para salvarlo todo en forma de ese puto escalofrío que se cuela en tu espalda a través de un orgasmo después de masturbarme soñando el olor de tu pelo.
Es una mezcla de dolor y vida, de lágrimas lloradas y no natas que hicieron un pozo en el que ahogué esa cruda soledad que castiga el alma humana, negándole la realidad de la plenitud presente en cada respiración, descubriendo, por senderos de perdición, el significado de una de esas brújulas sin Sur, cuyo Norte eres tú. No, claro que no, ni ha sido fácil, ni lo será, es la respuesta que a la vez fue de niña pregunta, la nieve, que a la vez, es montaña.
Mi secreto solo fue mantenerme en pie, no dejarme vencer. Saber que no contaría mis días por victorias, pero que cuando me mimetizara con el suelo y su barro, estaría cogiendo fuerzas para levantarme. El camino me enseñó, que existe un reloj en la vida que avanza solo con sonrisas, minutos por las vividas, y horas por las ofrecidas.
Así que guarda en este baúl conmigo toda tu ropa, y en los bolsillos, no olvides plegar miedos y cicatrices, hoy te voy a devorar, hoy vamos a ser felices.
No veas en mis ojos, corazón, a un lobo herido, sino a aquel que estando toda una vida cautivo, morirá esta noche feliz, contigo.

Wolf
Beautiful image from Stockvault. Called “Wolf watching over the city”, from Janis Urtans (thanks)

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
21
2015

Refrán en tus ojos

 Escrito a las 23:44     Archivado en: A5, Relatos o Versos     2 comentarios


Hace tiempo aprendí como verdad, lo que reza
Nunca digas de este agua no he de beber
pues cuanto más lo ignoré, más cazos tragué.
Haciendo y deshaciendo, se va aprendiendo“,
con besos y caricias sembramos en huertos,
que mentiras y orgullos van removiendo.
Actitud que dibuja nuestro clima y mundo,
al mal tiempo, buena cara
soñando despierto, gritando miradas.
Cuantas veces abrí puertas y ventanas,
Por probar, nada se pierde
y sin buscar, no te quedan coartadas.
No pude engañar a mi querida amiga,
Zapato que aprieta, otro se lo meta
que no me pida que cargue con su maleta.
Todo lo que sube tiene que bajar
y en sus dudas pude encontrar,
verdades con alquitrán.
 
Para encontrarte, dama del lago,
he tenido que gritar guerrero
mujer con pero, no la quiero.
Dios aprieta pero no ahoga
cuando apareció ante mi tu boca,
pusiste en mi pecho una soga.
Así que en tus ojos,
borrón y cuenta nueva
sueño sin soñar, corro sin volar.
Más vale tarde que nunca
susurras acariciando mi espalda,
soñando como yo sueño,
que pago de la deuda del Destino
sea nuestro encuentro.

 
 
118H
Image from the amazing website Gratisography, thank you Ryan McGuire, by BellsDesign.
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
14
2015

Ananda y el agua del arroyo

 Escrito a las 19:30     Archivado en: Paisajes humanos, Relatos o Versos     comentarios cerrados


Un día Buda pasaba a través de un bosque. Era un caluroso día de verano y tenía mucha sed. Le dijo a Ananda, su principal discípulo:

-Ananda, regresa. Cuatro o cinco kilómetros más atrás hemos pasado por un pequeño arroyo. Tráeme un poco de agua. Llévate mi cuenco de mendicante. Tengo mucha sed y estoy cansado-. Había envejecido.

Ananda volvió hacia atrás, pero cuando llegó al arroyo, acababan de cruzarlo unas carretas tiradas por bueyes que habían enturbiado el agua de todo el arroyo. Las hojas muertas, que estaban reposando en el fondo, habían subido a la superficie; este agua ya no se podía beber; estaba demasiado sucia. Regresó con las manos vacías y dijo:

-Tendrás que esperar un poco. Iré por delante. He oído que a sólo cuatro o cinco kilómetros de aquí hay un gran río. Traeré el agua de allí.

Pero Buda insistió, dijo:

-Regresa y tráeme el agua de ese arroyo.

Ananda no podía entender la insistencia, pero si el Maestro lo dice, el discípulo tiene que obedecer. Viendo el absurdo de la situación -que de nuevo tiene que caminar cuatro o cinco kilómetros, y sabe que no vale la pena beber ese agua- él va. Cuando se está yendo, Buda le dice:

-Y no regreses si el agua sigue estando sucia. Si está sucia, siéntate en la orilla en silencio. No hagas nada, no te metas en el arroyo. Siéntate en la orilla en silencio y observa. Antes o después el agua volverá a aclararse, y entonces llena el cuenco y regresa.

Ananda volvió hasta allí. Buda tiene razón: el agua está casi clara, las hojas se han desplazado, el polvo se ha asentado. Pero todavía no está totalmente transparente, de modo que se sienta en la orilla observando cómo fluye el río.

Poco a poco, y finalmente, el agua se vuelve cristalina … Entonces entiende por qué Buda había insistido tanto. Había un cierto mensaje en esto para él, y lo había entendido!!!

Rebosante de alegría, regresa bailando hasta Buda. Le entrega el agua y, postrado a sus pies, le da las gracias al Buda.

-¿Qué estás haciendo? –dice Buda- Soy yo el que debería darte las gracias por traerme el agua-.

Y Ananda le replica:

-No, ¡soy yo! ahora puedo entender. Primero me enfadé; no lo demostré, pero estaba enfadado porque me pareció absurdo regresar. Pero ahora he entendido el mensaje. Esto es lo que en realidad necesito en este momento. Ahora puedo entender que con la mente ocurre lo mismo. Sentado en la orilla de ese pequeño arroyo, tomé consciencia de que era igual que mi mente. Si me meto en el arroyo lo volveré a ensuciar. Si me meto en la mente provocaré más ruido, empezarán a aparecer más problemas, a emerger más pensamientos, más quejas. Sentándome a un lado del arroyo he aprendido la técnica; ahora sé que debo mirar mi mente sin interferir en ella… Ahora me sentaré también a un lado de la mente, observándola con todos sus problemas, con todas sus suciedades y hojas muertas, con sus dolores y heridas, con sus recuerdos y pensamientos, con sus deseos y aversiones… Me sentaré indiferente en la orilla y esperaré al momento en el que todo esté claro”.

Y sucede espontáneamente, porque en el momento en el que te sientas en la orilla de tu mente has dejado de darle energía. Ésa es la auténtica meditación.

Fuente: Osho: “Autobiografía de un místico espiritualmente incorrecto”;
Pags. 225-226. Planeta Agostini, 2007

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Sep
10
2015

El coleccionista de besos

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     10 comentarios


La vida no siempre es justa, y lo sabes.— me dijo él.
Sin embargo, no debemos de intentar que lo sea— le respondí yo, un tanto molesta.
Por supuesto, pero hay que aceptar y comprender que parte del baile de Universo, consiste en obsequiarnos con un paquete indivisible… el día y su noche, tierra y mar, amor y desamor, si temes al desamor te perderás su inevitable cómplice.— respondió tranquilo.
Si, lo entiendo, pero la realidad es ¿Cómo afrontas el conocer a una nueva persona sin miedo? ¿Tenéis la ilusión de construir algo o tan solo esperáis obtener el fruto y luego largaros? — continué seria y reivindicativa
¿El Fruto? Parece que hablas como si el hombre le robara algo a la mujer, en este caso. Un beso, una cita, una noche de pasión, son cosas que ambos disfrutamos y compartimos. En caso de no querer continuar una relación ¿Por qué el hombre ha de ser el malo? En caso de que no exista química, ella puede tener un comportamiento similar o igual, se es honesto al desear un beso o sexo, y también si dejas de estar cómodo con alguien, o no te suma, al dejarlo. — replicó él sonriente
Me paré a pensar, y no podía evitar verle un poco de razón. En una sociedad como la nuestra se pierde el norte a menudo sobre lo que es bueno, o justo, o machismo, clichés o basura en lata. Hay tantos puntos de vistas como personas, y cuando empiezas a combinarlas en relaciones ni te cuento. Pero al fin y al cabo, todo podía ser parte de una estrategia, palabras destinadas a bajarme la falda, ellos suelen ser así.
Al final todo se reduce al sexo ¿no? — le pregunté
Hay muchas más cosas que eso, pero negar su importancia sería ridículo. Al no crecer emocionalmente sanos acabamos confundiendo sexo con cariño, y ya sabes que todos necesitamos cariño, como si de pequeños no hubiéramos tenido suficiente. A todo esto… ¿Quieres un abrazo? — dijo, sin alterar su pronunciación
He de reconocer que me quedé bastante desencajada. No parecía nada sexual, pero ¿y si era una trampa? Podría controlarlo, no sabe este a quien tiene delante. En lugar de responder me dirigí hacía él, y le abracé, acurrucando mi cabeza en su pecho, ese gesto les encanta. Una parte de mi deseaba sentir mi perfume empapando y envenenando su alma, esclavizándolo a mucho más que mi piel y mis ojos. La ira se fue diluyendo con los segundos, y comencé a sentirme cómoda, como en casa, y ahora era yo la que me rendía sin remedio a su aroma, que me secuestraba del mismo modo que el fuego de una chimenea no te deja alejar la mirada de sus llamas. No pensé en batallas ni derrotas, ni mucho menos victorias, tan solo me dejé llevar, quedándome suspendida en aquellos brazos con textura de nubes, disfrutando suspendida durante muchos segundos.
Cuando recuperé la parte de mi consciencia que había dejado ir, él estaba allí mirándome con aquellos ojos azules.
¿Ves? No hay nada que temer — dijo sonriente
Yo decidí rendirme y sigo sin tener claro el motivo, le besé. Nos fundimos dejando que se evaporara de nosotros casi hasta el alma. Fue un beso imposible de describir, intenso y sentido, deseado por ambos, y a la vez, sorprendente en si mismo.
Después de besarnos volvimos a abrazarnos, y nos quedamos así un largo rato, como si fuéramos una pareja normal.
No hay nada en el mundo más mágico que un primer beso — dijo él
Pero pese a ello, no podemos dejar de soñar que todos los besos sean así… — respondí adormilada e ida
Y sin embargo, cuando ha sucedido, ya no habrá otro igual, a no ser, que cambies de rival — susurró él, picarón
Abrí los y un cierto malestar comenzó a desvelarme, le miré recriminándole esa frase.
Esto es todo lo que querías de mi ¿verdad? — le pregunté
Y sonriente, respondió — No, este es el lápiz, con el que dibujaré mis sueños contigo.

woman
Amazing picture by: Julia Caesar (from lifeofpix.com)

Que conste que barajé varios finales para esta historia, pero como debéis saber, soy muy blandito, y quiero permitirme el lujo de, al menos en mis relatos, seguir soñando como he hecho durante tanto y tanto tiempo en este rincón. Así que por favor, perdonarme el empalague, y contestad ¿Hubierais preferido un final más incierto o negativo? Así lo tendré en cuenta la próxima vez…
Por cierto, qué raro eso de escribir en voz femenina… raro raro raro…
Un abrazo, como siempre… gracias por estar ahí

PD: Dedicado a Pilar, que hoy está de cumpleaños, una de las personas que más me enseñó y enriqueció mi vida en su día.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Ago
13
2015

Varios efectos del Amor

 Escrito a las 16:00     Archivado en: Relatos o Versos     comentarios cerrados


Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
 
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
 
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;
 
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe”

 
Lope de Vega

 
 
Me encontré este sensacional poema en un post de la Mente es Maravillosa, y tenía que compartirlo. Quien lo probó lo sabe… sensacional Lope de Vega.
Un abrazo

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados

Autor

  Cuaderno de bitácora de...

...un poeta novato en busca de diccionarios donde encontrar letras y colores que dibujen cielos y momentos, amante de la vida y sus Nirvanas, de canciones, gestos, olores... ¡Cómplice de atraco a palabra armada junto a Joaquín! Busco el hueco para deslizar mis dedos húmedos y lascivos por entre las piernas de la vida, mientras avivo mi mirada de Peter Pan, mientras con detergente me esmero en conservar el alma lo más blanca posible.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.