Relatos o Versos

ene
9
2015

Let it be

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     1 comentario


“Déjalo estar” rezaba John Lennon en el Spotify, mientras yo me dedicaba a contar estrellas en el techo de mi habitación e intentaba dormir. Es curioso como personas dispares pueden entender sentimientos tan diferentes de unas mismas palabras ¿Cuantos años me llevó sacar mi propia lección del exhausto “Carpe Diem”? Supongo que debes masticar un buen pedazo de vida, con las especias adecuadas, antes de comprender sabores que lo cambian todo, palabras que redefinen tu esencia.
“Let it be”, ni vírgenes ni leches, dejando de lado religiones, era un puto canto a seguir respirando, a que no te olvides que es mucho más corta una gran vuelta a la manzana que atravesar una pared a cabezazos, e infinitamente más sano. “Let it be” el dolor no tiene sitio, respira, y sé libre, que le rabia no te atrape, no conviertas tus miedos en enfado. “Let it be” cuando una persona te deje sin decirte qué le hace no querer luchar más por ti, en ese momento, más que nunca, “Let it be”. “Sufrimos demasiado por pequeñas tonterías”, me dijo alguien una vez, y por mucho que me quisiera atribuir méritos espirituales únicos, la verdad del hombre cambia al probar la salada verdad que habita entre unos muslos, súmale unos ojos sin fondo, y llegarás a un corazón que a veces no me explico cómo no tenemos podrido algunos, por haberlo cuidado mal, por haberlo usado demasiado, o por haberlo amordazado más veces de las que lo merecía. “Let it be” cantaba Paul, y yo lloraba masticando fracasos que me impedían imaginar mis triunfos futuros.
Aquella lista de los Beatles continuó con “Nowhere man“, y la brisa de pensamientos se convirtió en tormenta, para mecerme entre la vigilia y los sueños, donde pude besarla y abrigarla con mis brazos casi como si fuera real, sonriéndome, en su Torre de Marfil.

letitbe
Image from here, couldn’t find source.

ene
7
2015

Ni te molestes

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     Añadir comentario


A Susana le encantaba hacer de celestina, y aquel día se había propuesto liar a uno de sus amigos solteros, compañero de salidas a pubs o cines, y a otra conocida que había llegado hace poco a su trabajo. En cuanto la conoció lo justo para tener algo de confianza, y se enteró de que estaba soltera y buscando a alguien interesante, no tardó en venderle a otro amigo destacando su elegancia, su creatividad y lo gran profesional que era, trabajando como director de proyecto en una empresa de marketing. Él era delgado, alto, guapo, con barba pelirroja a juego con el pelo, ojos oscuros… un partidazo que justificaba seguía soltero por haber pasado un par de años en Nueva York y acabar de volver, algo desorientado todavía.
La compañera era la última abogada llegada al despacho internacional donde ambas trabajaban, una mujer tan aparentemente inteligente como polifacética y vital, y con unos ojos azules preciosos. Parecía muy segura de si misma, y le encantaba su trabajo a la par que disfrutaba de todo lo que hacía fuera de él.
Por bien que su nueva compañera le hablara de ese hombre, ella había aprendido algo del mundo, e incierta en lo que necesitaba para ser feliz, sabía qué no quería. Finalmente, accedió a darle su tarjeta para que se la pasara a ese amigo soltero que tan bien le vendía, y pudieran quedar para tomar algo.
Pero dejando claro su modo de entender la vida, escribió en el reverso:
 

Dicen que la gente muere de media a los 25, y que los entierran a los 70.
Yo tengo 36, y tengo el orgullo de decir ¡Que sigo viva!
Con esto quiero decir, que si estas muerto ¡Ni te molestes!

Use your brain, hand lettering,  book and walnut
Image from Stockvault. Called “Use your brain”, from Mudretsov Olexandr (thanks)

dic
18
2014

Tu a mi también

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     2 comentarios


¿Hablo mucho? — me dijo ella después de quince minutos en los que he de reconocer, llegué a preguntarme cómo cogía el aire.
Nooo — Le contesté, irónico y sonriente — Sigue por favor. Y siguió hablando, y disfruté de verle contarme lo más relevante de su trabajo, lo que le apasionaba y hacía que llevara haciéndolo tanto tiempo. Se le notaba que los nervios buscaban así una vía de escape, palabra tras palabra, y mi silencio no le ayudaba, ni mi mirada fija en ella, pero me permití ser cruel aceptando que en algún momento debería pagar por ello.
Le dio un sorbo al te y la vi más nerviosa que antes. Así que decidí hablar yo un rato para ver si la tranquilizaba. Pero lejos de ser así, parecía ansiosa por seguir contándome cosas de su día a día, y como me gustaba que lo hiciera, la dejé coger de nuevo las riendas.
Tenía un gran corazón y era noble, y tenía una piel preciosa y suave que invocaba a mis manos, aunque no me permitía pensar en ello. Era dulce y cariñosa, sin más, a veces le sencillez se enrosca en si misma para alcanzar una hermosa perfección, sin alardes ni credos ni mentiras ni secretos.
Recordé algunos fracasos, y otras victorias, y especialmente, todo lo que me arrebató la cobardía. Miré el baúl que había en sus ojos, y luego su boca. Para forzar un silencio, me levanté y me acerqué a ella, dirigiendo mis labios a su mejilla. En cuanto la toqué con ellos se quedó callada, y fue justo lo que necesitaba para, fintando ir a la otra mejilla, detenerme en sus labios para besarla durante varios segundos en una larga, sentida e inesperada caricia.
Al volver a sentarme en mi sitio la observé, se había quedado petrificada y blanca.
Tardó más de quince segundos en recuperar el color y empezar a sonrojarse.
— ¿Y eso? — me preguntó
— ¿Te he incomodado? — Le respondí
— No, tan solo… me has sorprendido — contestó sonriente y brillante
— Tu a mi también

dic
9
2014

Si (If)

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     2 comentarios


Cada determinados años… no viene mal recordarlo.
Sensacional y eterno este poema de Kipling.

Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando los que te rodean
la han perdido y te culpan a ti
.
 
Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también aceptar que tengan dudas
.
 
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no dejas lugar al odio
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.
 
Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes encontrarte con el Triunfo y el Desastre,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera.
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.

O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.
 
Si puedes apilar todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola jugada;
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con su deber mucho después de que estén agotados,

y así resistir cuando ya no te queda nada
excepto la Voluntad, que les dice: “¡Resistid!”.
 
Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
o caminar junto a Reyes, sin menospreciar por ello a la gente común.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.

Si puedes llenar el implacable minuto,
con sesenta segundos de diligente labor
 
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
 
y lo que es más: ¡serás un Hombre, hijo mío!

nov
11
2014

No es por ti, es por mi

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     1 comentario


Hay días que las cosas no se dan bien por mucho que quieras evitarlo, y aquella tarde, saliendo de trabajar ya de noche, era uno de ellos.
Iba pensando en qué cenar, cuando llegué al primer semáforo que se puso en rojo en mi honor. ‎ Si el retraso, por haber salido tan tarde de trabajar, me impedía llegar al Mercadona a tiempo, pensaba en un kebap a domicilio que aumente mi tiempo de cama, pues al día siguiente tocaba madrugar mucho… otro semáforo en rojo, con coches pasando poseídos y la imposibilidad de saltármelo sin dejarme allí las piernas. Venga, calma, que Madrid no te contagie su locura, no hay prisa, pero sí, por mucho que me apetezca un ‎humus con pimentón picante y un mojito de bote, tendré que pensar en un kebap, no tengo mucho suelto pero admiten tickets restaurant. Y así me ducho y aprovecho más el tiempo, mañana a las seis en pie, qué estrés. El tercer semáforo en rojo no consiguió hacerme recapacitar todavía, pero al llegar al anden del primer metro justo cuando salía el vagón sí lo hizo, y con cariño, me acorde de las Santas Almorranas de la Virgen del Rocío.
Pero fueron más cosas, los dos metros siguientes igual, llegar al anden cuando se iban, sin opción de correr, y obligado a esperar cuatro o cinco minutos por cada uno. Empecé a sospechar que el destino estaba tramando algo.
Una llamada de trabajo, un tío majo al que no podría maldecir, bastante tiene el pobre con su trabajo y una preocupante afición por los náuticos y los vaqueros de colores. Siete minutos esperando el último metro, vaya tela, y yo ya mosqueado miraba por si había algo que debía llamarme mi atención, por si aquel retraso tenía algún propósito o sentido.‎ Me atropella una chica en el metro, y ofuscado solo me sale un “joder” en vez del habitual “lo siento”.
Llego a la maldita estación de Moncloa, y ya solo me quedan diez minutos esperando el bus. ¿Llego al Mercadona? Qué no, kebap, aunque sea uno cutre y sin la compañía que desearía… vaya mierda, pero eso y un capitulito me llevarán a los brazos de un Morfeo que soñaré mujer. La echo de menos, pero no se lo diré, cuestión de orgullo, en el fondo siento que luché más que ella, aunque no sea cierto, y al fin y al cabo qué más da, ella no está.
Cojo el autobús, sigo pensando en el kebap de dentro de un rato, en el mar, en el aire que necesito y que no parezco conseguir respirando. Me acurruco en mi asiento, me pongo música y me cago en Spotify y su manía de cambiar unas versiones por otras, a veces los odio mucho, idiotas irrespetuosos ¡cada versión es única!
Respiro, esta vez de verdad, cierro mis ojos y me dejo amansar por una melodía dulce…
 
metro
 
Ese imbécil con el que me he tropezado en el metro, menudo borde, no me ha gustado nada esa barba pelirroja teñida y mal cuidada, acompañado de esa camisa blanca que tan mal quedaba con la chaqueta gris. ¿Joder? ¿Joder? Que tu también te has tropezado conmigo, gilipollas, si es que… estos hombres creen ser los protagonistas de la creación. Si es que no hay nada mejor fuera que lo que tengo en casa, quizás debería darle otra oportunidad a Roberto, no es tan malo después de todo, los hay peores por ahí. Quizás deba hablar con él y darle un poquito más de tiempo, al fin y al cabo, hemos pasado por tanto juntos… bueno, aquí llega mi estación, a ver si me acuerdo de comprar bombillas, que necesitamos dos.
 
En medio del trayecto del bus abrí los ojos, por un momento pensé que quizás esa tarde de perros tenia sentido, pero no para mi, ni ahora. Miré la luna llena y volví a amodorrarme‎, pensando que aquello tan solo era otro de mis habituales delirios.
 
Aquella chica le dio una oportunidad a Roberto, que no tenía remedio. No hubo después de ese, más Robertos, se cansó de apuestas que parecían perdidas antes de comprar el boleto. Años después, me crucé con ella sin obviamente reconocerla, y aquella plenitud que llenaba su vida de aire fresco, una vez desparasitada de Robertos, me brindó una sonrisa que necesitaba‎ para salir de la dinámica negativa de un día en que las cosas parecen no salir nunca bien, un día de esos en que, como me enseñó su sonrisa, te pones las gafas que no son, y lo ves todo muy borroso. Ese gesto curiosa y desconocidamente causal me hizo sonreír en el metro, no ya por ella, sino por mi.

ago
21
2014

Compañero de tango

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Relatos o Versos     4 comentarios


En aquel rato juntos, muchos habían sido los indicios que ponían fin a un camino mucho antes ni de tan siquiera comenzar. Él hacía comentarios sexistas, no era demasiado inteligente, y tampoco compartían algunas de las pasiones que ella consideraba vitales, como la música, el cine o la buena lectura.
Sin embargo, ella quería evadirse, y aquella mirada cómplice era suficiente. Tras varias copas, aceptó irse a la casa de él para evitar tener que ir a la suya y compartir su fortaleza, algo para lo que no estaba lista. Otra ventaja era que él vivía muy cerca del bar donde habían estado gran parte de la noche. Al llegar, observó que al menos no había el desorden que ella imaginaba, y no quiso pararse a pensar si sería por la presencia cercana de una mujer o mérito propio del varón, le daba igual. Ella sabía lo que quería y se giró hacia él para besarlo y comenzar el baile, cerrando los ojos para evadirse mientras daba libertad a su lengua y dejaba volar con ella su mente, para que la imaginación la llevara a casa.
Entre sudores, tuvo más orgasmos de los que esperaba, y empleaba los estímulos físicos como una suave brisa que acariciaba su mundo onírico, donde ella se perdía en unos ojos que no eran los del hombre que a su lado se esmeraba en darle placer, a su modo desacertado y egoísta. Ella viajaba entre fantasías y recuerdos, amplificaba escalofríos, desprendía sudor mezclado con un placer que era a la vez puro y lascivo… y en uno de los orgasmos de aquella noche en la que se dejó llevar por una necesidad más fuerte que ella, hubo un instante mágico en el cual pudo olerlo, mitad sueño, mitad recuerdo, confundiendo a su amante con su añorado compañero de tango, y aunque como la gran dama helada que era logró contener aquel nudo en su garganta, estuvo a punto de llorar.

Autor

  Cuaderno de bitácora de...

...un ser humano normal, sin aparentemente nada llamativo ni destacado... salvo quizás una visión diferente del mundo, coleccionista de sonrisas y abrazos, que intercambio por buenas conversaciones. Normal... salvo que puedo ver tu alma en tus ojos, que era gallego antes aún de haber nacido, que tengo tanto que ofrecer y tantos colores con los que pintar... que estoy seguro de que vale la pena conocerme.

Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Fotos en flickr &  Instagram

Four (Gino, El Val)Blackberry Classic vs iPhone 6 vs Blackberry PassportHora de probar algo nuevo...  #blackberry #passport #classic #iPhone6Mi segundo Funko...  Tyrael, de Diablo IIICasi nada...Esta mañana hicimos 100.000 km. juntos...  Gracias Jake Sully!  #Mazda3Siempre que veo las bicis pienso qué amigo de Espe se las adjudicaríaMi primer Funko, cortesía de mi compi de curro ^_^Casi tres lunas...Burguer time...El tacto del Edison 3 de @BQreaders es sensacional, espectacular tablet por 200€... felicidades chicos!Nueva configuración del tablero de mandos para la Dominación Mundial...  #nofilter
Noticias... diferentes
  • El Mundo Today
  • Enviado Especial
  • El Corcho

       Los Cachivaches del Blog

     
    Un tumblr muy picante...
      Escribe en el corcho...    
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL
    Facebook

    Feisbus

    Preguntas anónimas

       Preguntas anónimas

    Mi Tumblr

    Mi Tumblr

    Verlo entero...

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.