Relatos o Versos

Nov
28
2017

19 años sin Gloria (Fuertes)

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos, Sociedad     Añadir comentario


Hoy, un twit me llevó al regazo de Gloria Fuertes y sus palabras, y revisando su biografía me di cuenta que justo ayer hizo 19 años que nos dejó.
Ella nos enseñó, siendo niños, que las palabras eran amigas preciosas y que podíamos jugar con ellas, sin vergüenza ni miedo, y que podríamos vivir mil aventuras buscando las rimas adecuadas. Una mujer entrañable que nos dejó el regalo de su obra, antes de partir en su barco pirata. ¡Gloria siempre!

Nací para poeta o para muerto…

Nací para poeta o para muerto,
escogí lo difícil
—supervivo de todos los naufragios—,
y sigo con mis versos,
vivita y coleando.

Nací para puta o payaso,
escogí lo difícil
—hacer reír a los clientes desahuciados—,
y sigo con mis trucos,
sacando una paloma del refajo.

Nací para nada o soldado,
y escogí lo difícil
—no ser apenas nada en el tablado—,
y sigo entre fusiles y pistolas
sin mancharme las manos.

Autobiografía

Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.
Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores,
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar
mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta,
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.
Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Oct
27
2017

Se nos acabó el amor de tanto usarlo

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desde dentro..., Relatos o Versos     Añadir comentario


Entonces ¿Cómo te sientes? — me preguntó ella sonriente, metiéndose tan dentro de mi como podía con aquellos infinitos ojos azules.
Le devolví la sonrisa, no podía hacer otra cosa, aunque mi corazón estuviera gris y la ilusión que veía en su mirada no fuera más que un cruel castigo para mi más sincera realidad sentimental.
Ya sabes cómo me siento, respeto tu punto de vista, pero no lo comparto. — repliqué, nervioso y sintiéndome tan atrapado como en otros momentos de aquella relación tan repleta de altibajos, odiaba esa sensación, la privación de libertad es un dolor insoportable que solo entiende quien la ha vivido.
¿No crees que deberíamos darnos otra oportunidad? — dijo, vital e ilusionada.
Volví a mirarla, esta vez sin sonrisa y con gesto serio; luego miré al suelo y dejé volar mis pensamientos intentando encontrar equilibrio y razón para hilar palabras con un cierto sentido y orden.
Me gustaría tener la fe de que lo nuestro puede funcionar, pero he acabado tan desgastado que ahora mismo me resulta imposible concebirlo. Deseo que encuentres tu paz, yo buscaré la mía, pero el cielo que acabó volviéndose un infierno no es sitio para mi ahora, necesito aire limpio y mar. Mereces plenitud y alguien que aporte tanto como tu das, y sabes que yo lo intenté, fue algo progresivo que a mi me permitió ir cogiendo ritmo, y al final nos equivocamos de caminos y nos rompimos. Hay que aceptarlo y volver al principio, no de nuestra relación, sino de nosotros, recuperarnos para poder entregarnos al mundo y a la vida, y no se esclavos del miedo y la angustia como éramos.
Pero hubo tanto amor y pasión, tantos buenos momentos ¿No quieres volver a todo eso? — me preguntó sonriente y vital, como ella era siempre.
No se trata de querer, sino de poder… me costó tanto salir de una caja en la que me sentía encerrado, que ahora, el más mínimo espacio cerrado me genera claustrofobia ¿entiendes eso? — le dije, intentando ser razonable y tranquilo.
Pero… algo tan bonito, tan mágico, éramos una familia ¿A dónde va todo ese amor? — preguntó, con voz temblorosa.
Quizás… se nos acabó el amor de tanto usarlo. — le dije. Y me creyó, vi apagarse el brillo en sus ojos y en los mismos contemplé cómo su corazón se partía en mil pedazos. Algunos de esos fragmentos se incrustaron en mi alma y mi propia piel, y seguirán ahí para siempre.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Jul
17
2017

Viento y espinas

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     comentarios cerrados


Nadie dijo que fuera fácil,
levantar la mirada frente,
con los ojos empapados,
y el corazón ausente.
 
Ni el secreto del Mar,
ni la brisa deshidratada,
nada puede calmar,
a una mujer desconsolada.
 
Veo en sus ojos esa flor
que una vez deshojada,
tan solo siembra dolor
hasta que es incendiada.
 
En el juego del amor
arde un alma espinada,
suena su canción,
nostalgia ahogada.


Beautiful image from Stockvault. Called “The Catcher in the Rye”, from Alexandra (thanks)
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Feb
14
2017

Y Trump hizo que se extinguiera la humanidad

 Escrito a las 12:00     Archivado en: Relatos o Versos     comentarios cerrados


El 14 de Febrero de 2019, un objeto enorme entró en el espacio aéreo español y aparcó en un campo extremeño, preguntando por el representante de la humanidad. La señora Julia llamó al teniente Fresnedillas, quien llamó a su comandante, el Sr. Julián de la Vega, que inmediatamente habló con el más alto rango de la guardia civil, que habló directamente con Mariano “007” Rajoy, el cual, tan locuaz como siempre, pidió que se le comunicara al extraterrestre:
Que por favor hable con Mr. Donald Trump,
al que yo puedo preshentarle si ashí lo deshea…

El alienígena pidió las señas, y la señora Julia le dijo que creía que Guáxingnton, al otro lado del Atlántico, el más grande de los mares, así que el buen extranjero se cogió su nave y se dispuso a cruzar el charco.
 
Allí, la inteligencia más avanzada del mundo, y me refiero a los espías norteamericanos, no a la otra, ya estaba preparada. Esperaron a la nave unos drones programados por un ingeniero ruso posteriormente exiliado en Cuba para trenzar figuras con humo de colores emulando las formas del pelo que llevaba aquella mañana Ivanka. En la entrada de Guáxingnton, suspendido en el aire, un enorme dirigible, que llevaba dos globos aerostáticos con flecos rubios en uno de los extremos del cilindro, cual primer dibujo fálico de un niño de 9 años, pero en el aire.
Unos aviones escoltaron a la nave al jardín de la casa blanca, donde esperaba el jovial gobernante.
 
De la nave bajó un ser humanoide, pequeño y gris, como el clásico arquetipo que dibuja la ciencia ficción. Saludó al presidente con la mano en alto, muy tercer reich, mientras este le decía “Bienvenido, no hace falta que te arrodilles ni nada, quiero parecer cercano.
El alienígena extrañado miraba curioso a aquella criatura de pelo amarillo. Tan pronto pudo hablar, en un correcto inglés de Cambridge de un curso CCC que encontró en un basurero espacial, le dijo:
Hola. Yo vengo a hablar del maltrato al que sometéis el planeta y del deterioro del mismo, como representante…” Entonces Trump le interrumpió. “Ah, vaya, creía que eras un marciano y eres otro puto perroflauta con una nave seguramente fabricada por la mierda esa de los chinos. Tienes ese aspecto lamentable porqué seguro que no comes carne. Ahora me vendrás con el calentamiento global y otras mentiras, no tengo tiempo para ti ¡Que se vayan las cámaras!“. Trump le dió un empujón en el hombro y el alienígena se dejó caer al suelo sorprendido, en un gesto muy humano.
El grupo de periodistas se alejó rápidamente de la zona alentados por el presidente: “Dejadlo de lado, es un hippy.
El buen alienígena cogió su nave y salió del sistema solar en un par de horas aún sorprendido por las extrañas criaturas con las que se había cruzado. En un planeta algo frío se encontró con el comité interestelar de revisión de razas inferiores y su evolución, e informó de que en la tierra no había intención de cuidar el planeta ni de tener una evolución real, ni de plantearse reducir ingresos para incrementar otro tipo de beneficios para su raza, y que la arrogancia y la estupidez gobernaban gran parte del planeta.
Entonces se dio orden a los bioengenieros de que hicieran un virus que acabara con todas las razas del hombre y que convirtiera su materia orgánica en compost ideal para el crecimiento de vida vegetal.
 
Y así fue como Trump consiguió que se extinguiera la humanidad.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Ene
12
2017

Entre la Nada y el Todo

 Escrito a las 18:27     Archivado en: Relatos o Versos     comentarios cerrados


La paz me gobierna y aleja de mi pensamientos de todo tipo,
dejándome tan despejado como el cielo azul que conquista mis ojos.
Me sobresalta levemente una mariquita que se posa en mi mano.
parece traer consigo una empatía a menudo tan ausente en mi,
y pienso en lo pequeña que es, en cómo serán sus días,
intento sentir como ella pero no alcanzo a imaginar su mente.
¿Tendrá preocupaciones? ¿Miedos? O… ¿Será tan solo instinto?
Si yo soy una mota de polvo en el Universo ¿Qué es ella?
Quizás nada, una ilusión temporal, un contraste de color,
un breve guiño del infinito que aburrido, hace piruetas,
juega al escondite, descubre su propio sentido,
probando, esta vez, con lunares negros sobre rojo sangre.
Un escalofrío me recuerda el baile de los opuestos,
perfilando el mundo y dándole sentido a nuestra existencia,
siento el cosquilleo de sus patitas en mi mano,
colándose en mi alma, siendo suspiro.
 
Ella me observa, tan insignificante, tan nada,
la miro y creo verme reflejado en sus ojos.
Siento que me sonríe, que me cuenta un secreto,
y de algún modo sabe que he captado su guiño.
 
Ella es todo, aunque ninguno de los dos lo sepamos.


Imagen cortesía de Marta Pereyra, de fijaciones.org (Gracias)

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Dic
15
2016

Muerte por whatsapp (I) — Apocalipsis zombie

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Relatos o Versos     3 comentarios


¡Ding! Me llega un whatsapp.

— Buenos días cariño ¿Aún me quieres?

Suena a trampa, me tomo unos segundos:

— Claro mi amor, como siempre

No confío en mi respuesta, debería haber sido más efusivo, esto de estar con emails de curro. A ver qué dice… ¡Ding!

— No, siempre no, hace 2 años aún no me conocías, que estabas con esa lagarta que te trató tan mal…

Efectivamente, la he cagado ¿dónde he dejado mi bolsa para la supervivencia al apocalipsis zombie? Debo intentar arreglarlo antes de darlo todo por perdido y arrepentirme de todo el deporte que no hice, mi barriga me asegura ser primer plato de los muertos vivientes:

— Bueno cielo, obviamente quiero decir, desde que te conozco, mi vida.

Ella se toma su tiempo, trama algo, habrá revisado el filo de los cuchillos o algo así y ya estará buscando rutas en Metro para llegar rápido hasta mi. Tras 10 minutos eternos… ¡Ding!

— Claro, claro, y si tanto me quieres ¿Por qué no me envías tantos whatsapps como cuando nos conocimos?

Efectivamente, llevo linterna en mi bolsa ¿tendrá pilas? No sé cuando volveré a dormir en una cama, la mantita plegable será desde ahora mi mejor amiga… no sé cómo contestar a ese mensaje, debo desactivar el cerebro y responder como un zom… ¡como un hombre! No pienses, tan solo habla:

— mmm pues no sé, menos cosas que contar, como nos vemos más, prefiero contarte en persona las tonterías del día a día.

De nuevo la eterna espera. ¡Un botiquín! ¡Tengo que añadir un botiquín! 3 años más tarde que el móvil interpretó como 5 minutos… ¡Ding!

— Pero mi vida, no son tonterías, tus chorradas frikis me importan mucho, por estúpidas que sean.

La parte buena es que he salvado una bola de partido, la mala es que no se ha reído y lo decía en serio, así ve ella mis cosas, con desdén y sin disimulo alguno. Agachar la cabeza… y al frente chavalote.

— Chorradas jejeje qué maja.

Sin palabras, para no variar, tengo que pensar por dónde seguir la conversación. ¿Llevo todo en la bolsa? A ver… cerillas, cuerda, filtro potabilizador… ¡Ding!

— Aish, qué soso eres, qué poca sangre. Que quería decirte que el Sábado cenamos con Lucy y Tomás, que son muy majos y ya que te cayeron tan bien, aprovechamos y os llevamos de compras.

Digiero el leve insulto y asumo con la mirada perdida los nuevos planes para el Sábado. Lucy es un hipocondríaca infumable y su novio, Tomás, el clásico forofo del Madrid descerebrado que solo sabe hablar de fútbol. Por un momento pienso que prefiero los zombies y la carretera, la libertad y la lucha por la supervivencia, el cielo y lo más básico, la batall… ¡Ding!

— ¡Soso! ¿No contestas?

* Suspiro *

— Perdona mi vida, estaba contestando un email de trabajo. Estoy deseando que llegue el Sábado, por supuesto, Te quiero.

Me quedo mirando la pared, pensando… que quizás, debo pararme a pensar, antes de que llegue el apocalipsis zombie.
 
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!

Autor

  Diario "no" secreto de...

...un ser humano normal, sin aparentemente nada llamativo ni destacado... salvo quizás una visión diferente del mundo, coleccionista de sonrisas y abrazos, que intercambio por buenas conversaciones. Normal... salvo que puedo ver tu alma en tus ojos, que era gallego antes aún de haber nacido, que tengo tanto que ofrecer y tantos colores con los que pintar... que estoy seguro de que vale la pena conocerme.

Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.