Relatos o Versos

Feb
14
2017

Y Trump hizo que se extinguiera la humanidad

 Escrito a las 12:00     Archivado en: Relatos o Versos     comentarios cerrados


El 14 de Febrero de 2019, un objeto enorme entró en el espacio aéreo español y aparcó en un campo extremeño, preguntando por el representante de la humanidad. La señora Julia llamó al teniente Fresnedillas, quien llamó a su comandante, el Sr. Julián de la Vega, que inmediatamente habló con el más alto rango de la guardia civil, que habló directamente con Mariano “007” Rajoy, el cual, tan locuaz como siempre, pidió que se le comunicara al extraterrestre:
Que por favor hable con Mr. Donald Trump,
al que yo puedo preshentarle si ashí lo deshea…

El alienígena pidió las señas, y la señora Julia le dijo que creía que Guáxingnton, al otro lado del Atlántico, el más grande de los mares, así que el buen extranjero se cogió su nave y se dispuso a cruzar el charco.
 
Allí, la inteligencia más avanzada del mundo, y me refiero a los espías norteamericanos, no a la otra, ya estaba preparada. Esperaron a la nave unos drones programados por un ingeniero ruso posteriormente exiliado en Cuba para trenzar figuras con humo de colores emulando las formas del pelo que llevaba aquella mañana Ivanka. En la entrada de Guáxingnton, suspendido en el aire, un enorme dirigible, que llevaba dos globos aerostáticos con flecos rubios en uno de los extremos del cilindro, cual primer dibujo fálico de un niño de 9 años, pero en el aire.
Unos aviones escoltaron a la nave al jardín de la casa blanca, donde esperaba el jovial gobernante.
 
De la nave bajó un ser humanoide, pequeño y gris, como el clásico arquetipo que dibuja la ciencia ficción. Saludó al presidente con la mano en alto, muy tercer reich, mientras este le decía “Bienvenido, no hace falta que te arrodilles ni nada, quiero parecer cercano.
El alienígena extrañado miraba curioso a aquella criatura de pelo amarillo. Tan pronto pudo hablar, en un correcto inglés de Cambridge de un curso CCC que encontró en un basurero espacial, le dijo:
Hola. Yo vengo a hablar del maltrato al que sometéis el planeta y del deterioro del mismo, como representante…” Entonces Trump le interrumpió. “Ah, vaya, creía que eras un marciano y eres otro puto perroflauta con una nave seguramente fabricada por la mierda esa de los chinos. Tienes ese aspecto lamentable porqué seguro que no comes carne. Ahora me vendrás con el calentamiento global y otras mentiras, no tengo tiempo para ti ¡Que se vayan las cámaras!“. Trump le dió un empujón en el hombro y el alienígena se dejó caer al suelo sorprendido, en un gesto muy humano.
El grupo de periodistas se alejó rápidamente de la zona alentados por el presidente: “Dejadlo de lado, es un hippy.
El buen alienígena cogió su nave y salió del sistema solar en un par de horas aún sorprendido por las extrañas criaturas con las que se había cruzado. En un planeta algo frío se encontró con el comité interestelar de revisión de razas inferiores y su evolución, e informó de que en la tierra no había intención de cuidar el planeta ni de tener una evolución real, ni de plantearse reducir ingresos para incrementar otro tipo de beneficios para su raza, y que la arrogancia y la estupidez gobernaban gran parte del planeta.
Entonces se dio orden a los bioengenieros de que hicieran un virus que acabara con todas las razas del hombre y que convirtiera su materia orgánica en compost ideal para el crecimiento de vida vegetal.
 
Y así fue como Trump consiguió que se extinguiera la humanidad.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Ene
12
2017

Entre la Nada y el Todo

 Escrito a las 18:27     Archivado en: Relatos o Versos     comentarios cerrados


La paz me gobierna y aleja de mi pensamientos de todo tipo,
dejándome tan despejado como el cielo azul que conquista mis ojos.
Me sobresalta levemente una mariquita que se posa en mi mano.
parece traer consigo una empatía a menudo tan ausente en mi,
y pienso en lo pequeña que es, en cómo serán sus días,
intento sentir como ella pero no alcanzo a imaginar su mente.
¿Tendrá preocupaciones? ¿Miedos? O… ¿Será tan solo instinto?
Si yo soy una mota de polvo en el Universo ¿Qué es ella?
Quizás nada, una ilusión temporal, un contraste de color,
un breve guiño del infinito que aburrido, hace piruetas,
juega al escondite, descubre su propio sentido,
probando, esta vez, con lunares negros sobre rojo sangre.
Un escalofrío me recuerda el baile de los opuestos,
perfilando el mundo y dándole sentido a nuestra existencia,
siento el cosquilleo de sus patitas en mi mano,
colándose en mi alma, siendo suspiro.
 
Ella me observa, tan insignificante, tan nada,
la miro y creo verme reflejado en sus ojos.
Siento que me sonríe, que me cuenta un secreto,
y de algún modo sabe que he captado su guiño.
 
Ella es todo, aunque ninguno de los dos lo sepamos.


Imagen cortesía de Marta Pereyra, de fijaciones.org (Gracias)

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Dic
15
2016

Muerte por whatsapp (I) — Apocalipsis zombie

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Relatos o Versos     3 comentarios


¡Ding! Me llega un whatsapp.

— Buenos días cariño ¿Aún me quieres?

Suena a trampa, me tomo unos segundos:

— Claro mi amor, como siempre

No confío en mi respuesta, debería haber sido más efusivo, esto de estar con emails de curro. A ver qué dice… ¡Ding!

— No, siempre no, hace 2 años aún no me conocías, que estabas con esa lagarta que te trató tan mal…

Efectivamente, la he cagado ¿dónde he dejado mi bolsa para la supervivencia al apocalipsis zombie? Debo intentar arreglarlo antes de darlo todo por perdido y arrepentirme de todo el deporte que no hice, mi barriga me asegura ser primer plato de los muertos vivientes:

— Bueno cielo, obviamente quiero decir, desde que te conozco, mi vida.

Ella se toma su tiempo, trama algo, habrá revisado el filo de los cuchillos o algo así y ya estará buscando rutas en Metro para llegar rápido hasta mi. Tras 10 minutos eternos… ¡Ding!

— Claro, claro, y si tanto me quieres ¿Por qué no me envías tantos whatsapps como cuando nos conocimos?

Efectivamente, llevo linterna en mi bolsa ¿tendrá pilas? No sé cuando volveré a dormir en una cama, la mantita plegable será desde ahora mi mejor amiga… no sé cómo contestar a ese mensaje, debo desactivar el cerebro y responder como un zom… ¡como un hombre! No pienses, tan solo habla:

— mmm pues no sé, menos cosas que contar, como nos vemos más, prefiero contarte en persona las tonterías del día a día.

De nuevo la eterna espera. ¡Un botiquín! ¡Tengo que añadir un botiquín! 3 años más tarde que el móvil interpretó como 5 minutos… ¡Ding!

— Pero mi vida, no son tonterías, tus chorradas frikis me importan mucho, por estúpidas que sean.

La parte buena es que he salvado una bola de partido, la mala es que no se ha reído y lo decía en serio, así ve ella mis cosas, con desdén y sin disimulo alguno. Agachar la cabeza… y al frente chavalote.

— Chorradas jejeje qué maja.

Sin palabras, para no variar, tengo que pensar por dónde seguir la conversación. ¿Llevo todo en la bolsa? A ver… cerillas, cuerda, filtro potabilizador… ¡Ding!

— Aish, qué soso eres, qué poca sangre. Que quería decirte que el Sábado cenamos con Lucy y Tomás, que son muy majos y ya que te cayeron tan bien, aprovechamos y os llevamos de compras.

Digiero el leve insulto y asumo con la mirada perdida los nuevos planes para el Sábado. Lucy es un hipocondríaca infumable y su novio, Tomás, el clásico forofo del Madrid descerebrado que solo sabe hablar de fútbol. Por un momento pienso que prefiero los zombies y la carretera, la libertad y la lucha por la supervivencia, el cielo y lo más básico, la batall… ¡Ding!

— ¡Soso! ¿No contestas?

* Suspiro *

— Perdona mi vida, estaba contestando un email de trabajo. Estoy deseando que llegue el Sábado, por supuesto, Te quiero.

Me quedo mirando la pared, pensando… que quizás, debo pararme a pensar, antes de que llegue el apocalipsis zombie.
 
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Nov
22
2016

En dos

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     comentarios cerrados


“Debes elegir un camino”,
te enseñan eso al andar,
y la vida te pone a prueba,
te obligará a tropezar.
 
Los cruces te enseñan,
al corazón escuchar,
y la cabeza aconseja,
la duda te castigará.
 
Unas pocas veces en la vida,
llega una intersección,
en la que de algún modo,
te partes en dos.
 
Tan solo te queda esperar,
que del lado que va tu conciencia,
sea donde habite tu sonrisa,
donde se quede tu esencia.
 
Que el resto de ti,
llegue pronto, sin prisa,
respira la vida,
aprende paciencia.

 
 
 
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Ago
3
2016

Alma y sal

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Aullidos, Relatos o Versos     2 comentarios


Anochecer
 
 
 
No lo puedo evitar
necesidad ancestral
alma acuática
que añora el mar.
 
Es su magia, su sal,
su trato cordial,
es visitar otro mundo,
como volar.
 
Me siento libre,
dejo de buscar,
hermano del mundo,
simple unidad.
 
Sin horizonte,
todo inmensidad,
mi alma cuerda,
reza con sal.
 
Ballena viajera,
albatros locuaz,
es un secreto,
es un hogar.

 
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Jul
12
2016

La china del bisturí (I)

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     comentarios cerrados


Nota: La siguiente historia está basada en hechos reales,
aunque no la he vivido yo, sino un amigo. (Lo juro por Snoopy)

 
 
Cuando esa chica le hizo like a mi perfil de Tinder ni se me pasaba por la cabeza la historia que iba a empezar, tan solo miré sus fotos y pensé en el morbazo de su look de asiática modosita, con su pelo en dos colores y una boca de infarto, así que no tardé en escribirle para ver si empezábamos una conversación y daba pie a algo más, aunque parecía demasiado bueno para ser cierto y no veía muy probable un encuentro apasionado, pero sería sin duda interesante hablar con alguien así.
Costaba mucho entenderse por el lamentable chat de esa aplicación, lento e incómodo, y además su inglés era peor que el mío, así que muchas cosas se quedaban en al aire sin dejarlas bien explicadas, pero tampoco todo era malo, las torpes palabras hacían que ambos nos tomáramos todo a broma y no nos perdiéramos en matices insulsos.
 
No tardamos mucho en quedar, le sugerí uno de mis bares favoritos de Saint-Michel, desde el cual se veía la Catedral de Notre-Dame, y aceptó encantada. El día no acompañó mucho y estaba gris, pero el ambiente en el bar era excelente y conseguiría que estuviéramos muy cómodos.
Entonces apareció Maylin, de origen chino. Efectivamente, estaba tan buena como en las fotos, aunque no llevaba una ropa tan sugerente como para no dejar lugar a dudas. Llevaba un maquillaje tan tenue que no era capaz de verlo, el pelo liso por los hombros, y en el marrón de sus ojos había un pozo que me apetecía explorar con cautela.
Al principio nos costó arrancar, pero no tardé en hablarle de mi vida como arquitecto y mi pasión por el diseño, y ella me contó su vida familiar, sus costumbres, el trabajo en la tienda de sus padres y algunas de sus pasiones. Al cabo de una hora y media parecía que nos conocíamos de toda la vida y poco importaba que su inglés fuera incluso más torpe que el mío o que yo no hablara ni puta pizca de chino o francés, daba igual, la química empezaba a brotar y un roce de nuestras manos me erizó la piel dejándome embobado y tan pálido como ella.
 
annarum1
Amazing picture from Wikimedia Commons
 
Aquel día nos retiramos a las 23:00, tras más de tres horas charlando. Nos habíamos ido acercando y entre tanto tonteo, nos dimos un par de besos. Era Jueves y el Viernes ambos teníamos que trabajar, pero habíamos quedado al día siguiente a la misma hora en el mismo sitio, después del trabajo, y ninguno de los dos trabajaba al día siguiente, la tensión se podía palpar mientras concretábamos la cita.
Al llegar a casa, empecé a recoger un poco la ropa tirada por todas las esquinas de mi diminuto apartamento e hice una bolsa de basura con las cajas de cereales y galletas que estaban repartidas por allí. Llevaba varios fines de semana proponiéndome hacer limpieza, y ahora me había cogido el tren de lleno, era tarde y quería dejar aquello recogido por si al día siguiente tenía suerte, y aún no había cenado nada, así que me puse manos a la obra nervioso y pensando en la preciosa asiática.
 
Pasé el día laboral en las nubes, distraído y ausente, tenía que hacer algo bastante mecánico y eso me salvó la vida, pero el día fue desesperadamente lento. Cuando a las 19:00 estaba saliendo de la ducha pensé en liberar tensión para aplacar los nervios, pero opté por reservar mis fuerzas para ella, por si se alargaba la noche.
Una vez listo, puse rumbo al bar, que estaba muy cerca de mi casa, y al girar la esquina pude verla apoyada en la puerta de la entrada esperándome. Estaba más sexy que el otro día, y esta vez su ropa dejaba ver algún tatuaje. Al verla de lejos pensé que quizá el bar estaba cerrado, pero no era así, había varias mesas libres, así que le pregunté:
¿Entramos?
Y me miró pícara y me dijo: ¿Y si nos vamos a tu casa?
Sonreí y asentí ¿Para qué hacerme el interesante? Lo deseaba tanto como ella o mas…
 
Dado que dormitorio, salón y cocina eran una unidad en mi apartamento, nos sentamos en la cama sin buscar el sofá e instantáneamente empezamos a besarnos y magrearnos. Efectivamente, estaba buenísima, y besaba tan bien que no podría explicarlo. Sus manos desabrocharon mi camisa sin que me diera cuenta, y poco después, se colaron bajo mi pantalón en cuestión de segundos, desabrochando el cinturón y los botones en un gesto rápido y preciso. Empezó a mover su mano a un ritmo celestial, no creo que yo fuera capaz de masturbarme mejor, y tras morderme el labio con fuerza, se echó hacia atrás y bajó su boca hacia mi miembro para continuar el trabajo y masajearlo con pasión.
No tardé mucho en acabar, y aunque entre titubeos le advertí de varios modos que estaba llegando, ella no se inmutó y siguió hasta el final, con una maestría sin par. Creí morir de placer, perdí el control de mi cuerpo y me quedé tendido, casi desmayado, sobre la cama, sin ser capaz de percibir ni luz ni temperatura, como si estuviera en una puta nube tras haber recibido la caricia de aquella magnífica diosa asiática.
Al cabo de un minuto abrí los ojos y allí estaba tendida a mi lado mirándome, acariciando con dulzura mis genitales, mientras traviesa, esperaba a que me recuperara.
Me fijé entonces en una cicatriz en su hombro, que me recordó a otras que había visto en su mano.
Vaya ¿Y esa cicatriz?. — le pregunté, inocente.
¡Ah! Es un corte que me hice. — respondió, y sonreí pensando “cosas de la vida, todos nos cortamos” — Me gusta hacerme cortes — prosiguió, y abrí los ojos mientras mi corazón se sobresaltaba ante un comentario aparentemente tan nimio y sin embargo, tan revelador. Intenté calmarme e interesarme por ello sin parecer un paleto.
Vaya ¿A qué te refieres? ¿Qué quieres decir? — le dije con voz temblorosa.
Pues eso, me excita mucho hacerme cortes en la piel… y hacerlos a otras personas, cortes pequeños, controlados, que luego se cierren en una preciosa cicatriz.
 
Me quedé en silencio sin saber qué decir, entre las reminiscencias del orgasmo no me habría sorprendido que George Michael hubiera aparecido bailando en la mesa de mi habitación. Sin embargo, aquello sí me había dejado sin palabras, e intentaba recuperarlas mientras mi corazón recobraba su ritmo e irrigaba mi cuerpo que se había quedado blanco.
Y sabes una cosa… me excitaría mucho hacerte un corte ¡Me pondría tan cachonda!.
Cogió su bolso y sacó un bisturí, mirándome libidinosamente. Por alguna extraña razón, no entré en pánico, e incluso me pareció sensual.
¿Dónde quieres que te lo haga?. — me preguntó
Miré aquellos preciosos ojos marrones, y sonreí.

 
Continuará…

 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados

Autor

  Earl grey con cookies de...

...un poeta novato en busca de diccionarios donde encontrar letras y colores que dibujen cielos y momentos, amante de la vida y sus Nirvanas, de canciones, gestos, olores... ¡Cómplice de atraco a palabra armada junto a Joaquín! Busco el hueco para deslizar mis dedos húmedos y lascivos por entre las piernas de la vida, mientras avivo mi mirada de Peter Pan, mientras con detergente me esmero en conservar el alma lo más blanca posible.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Página en Google+ de este Blog
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • La música que escucho...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi canal de YouTube
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Selección de 500px
  • Battlefield Battlelog User
  • Mi tumblr personal...
  • Añádeme en Skype
  • Aprende a bucear con...
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Instamoments

Facebook

Feisbus

Noticias... diferentes
  • CTXT.es
  • El Diario.es
  • El Mundo Today (Humor)
  • Sabemos
  • El Corcho

       Otros proyectos...

     
    Un tumblr muy picante...
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.