Relatos o Versos

mar
2
2015

Esencialmente… ella

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro..., Relatos o Versos     2 comentarios


Lo esencial es invisible a los ojos
me dijo una vez, mi amigo el zorro.
Desde entonces he viajado mucho,
nadando, saltando, remando,
e incluso tocando fondo.
Lecciones nada fáciles,
que te enseñan, te definen.
foxQuién eres, a dónde vas,
con quién quieres compartir… El Camino.
Las cicatrices pretenden que olvides,
lo placentero que es andar,
lo necesario que es volar,
y si te quedas quieto,
y si te vence el miedo,
tu Alma se podría oxidar.
 
Es la Esperanza cruel salvavidas,
llevando la luz a tu peor oscuridad,
ni antes ni después de alcanzar
el fondo de tu profundo pozo,
poniendo a prueba fe y fuerza.
Pero si crees en ti, en el mundo,
llorando de alegría reirás,
al verla cumplir su promesa.
 
Así llegó su sonrisa,
inesperada y mística,
mágica, pura, perfecta,
secando mis adjetivos,
despertando mis sueños.
Y en su mirada encontré
respuestas a preguntas
que ni me ni tan siquiera
me había atrevido a formular.
 
En sus ojos… la luz, el calor…
en sus ojos me siento completo,
en sus ojos veo la respuesta,
de todas mis búsquedas sin fruto.

feb
9
2015

Dibujante sin pincel

 Escrito a las 17:30     Archivado en: A5, Relatos o Versos     3 comentarios


Ella lleva una moleskine en la cual señala en un mapa de Madrid sus rincones favoritos, y les va poniendo estrellitas en función del éxito que tiene en sus pescas en cada uno de ellos. En la parte más alta de la lista, aparece el tercer banco a la derecha según sales del Metro Retiro en su boca más próxima a Alcalá, seguido por una marquesina de autobús en la Latina, y un pequeño escalón de granito en el parque del Templo de Debod, después de subir las escaleras más largas del recinto.
Son muchas las horas que dedica a este proyecto, cada semana, especialmente en los fines de semana, pues la calma y la paciencia son tan básicas como la herramienta que la acompaña en su tarea.
Captura polillas humanas, despeja incógnitas del corazón, atrapa gestos que de otro modo caerían en el olvido. Su trabajo no es cambiar, es ver, como si no estuviera allí, busca el secreto de la felicidad, el amor o el alma humana. Con paciencia, apoya en su muslo la cámara, y en lugar del ojo, deja que la foto la haga un sentimiento, uno que nació con ella, que su padre comprendía mejor que nadie y le ayudó a encontrar.
Cuando era pequeña, se obsesionaba por dibujar como las otras niñas, pero no podía, no sabía, por mucho que lo intentara, no dejaba a su paso más que hojas arrugadas. Un día, su padre se acercó para regalarle una cámara que llevaba acompañándolo media vida, y se la regaló diciéndole que ella había sido hasta ese momento una dibujante sin lápiz, y que con ese que él le entregaba, haría desde sus primeros a sus mejores dibujos.
Su padre la había dejado hace tiempo, y desde entonces, ese ha sido su mejor tributo.
Cada Sábado, cada Domingo, ella coge su cámara, y hace sus dibujos sin lápiz, vuelve a su casa al ritmo que le aconseja el viento, y en un cuarto oscuro escruta el resultado de su caza, mientras una luz roja apenas alcanza a contemplar una lágrima recorriendo su mejilla, y esa voz casi suspiro que reza: “Gracias Papá”

girl holding vintage camera outdoors
Image from Stockvault. Called “Girl with retro camera”, from Mudretsov Olexandr (thanks)

ene
26
2015

Sin perdón

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     1 comentario


Cerré los ojos y por un momento pude sentir de nuevo su calidez rodeándome.
Los labios perfectos, esos ojos castaños, tan profundos, tan sabios, tan suyos.
Esa melena lisa y oscura que parecía querer llegar a un culo al que siempre me han recordado los postres, pelo que acariciaba la espalda con la que soñaban constantemente mis manos, la corteza de un alma nacida para bailar conmigo.
Su risa era la maldita sinfonía perdida de Beethoven, sus manos la seda con las que las parcas tejen destinos desde que el hombre es hombre.
Y todo sería una anécdota de no ser por ese corazón cuya semilla de vainilla creció regándose cada mañana con la más selecta gota de rocío de cada amanecer.
Así era aquella criatura con la que tuve el placer de cruzarme en varias ocasiones, y que nunca, por mucho que haya corrido, he logrado dejar atrás.
Tan solo una vez tuve la oportunidad de decirle todo con un beso, y jamás me podré perdonar, que hablé tan bajo, que no me hice escuchar.
De poder hablar con sus labios tan solo una vez, les diría mi mayor verdad, mi mayor secreto, que solo en sus ojos, que solo en su boca, llegué a encontrar mi verdad.

angel
photo credit: Khánh Hmoong via photopin cc

ene
9
2015

Let it be

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     2 comentarios


“Déjalo estar” rezaba John Lennon en el Spotify, mientras yo me dedicaba a contar estrellas en el techo de mi habitación e intentaba dormir. Es curioso como personas dispares pueden entender sentimientos tan diferentes de unas mismas palabras ¿Cuantos años me llevó sacar mi propia lección del exhausto “Carpe Diem”? Supongo que debes masticar un buen pedazo de vida, con las especias adecuadas, antes de comprender sabores que lo cambian todo, palabras que redefinen tu esencia.
“Let it be”, ni vírgenes ni leches, dejando de lado religiones, era un puto canto a seguir respirando, a que no te olvides que es mucho más corta una gran vuelta a la manzana que atravesar una pared a cabezazos, e infinitamente más sano. “Let it be” el dolor no tiene sitio, respira, y sé libre, que le rabia no te atrape, no conviertas tus miedos en enfado. “Let it be” cuando una persona te deje sin decirte qué le hace no querer luchar más por ti, en ese momento, más que nunca, “Let it be”. “Sufrimos demasiado por pequeñas tonterías”, me dijo alguien una vez, y por mucho que me quisiera atribuir méritos espirituales únicos, la verdad del hombre cambia al probar la salada verdad que habita entre unos muslos, súmale unos ojos sin fondo, y llegarás a un corazón que a veces no me explico cómo no tenemos podrido algunos, por haberlo cuidado mal, por haberlo usado demasiado, o por haberlo amordazado más veces de las que lo merecía. “Let it be” cantaba Paul, y yo lloraba masticando fracasos que me impedían imaginar mis triunfos futuros.
Aquella lista de los Beatles continuó con “Nowhere man“, y la brisa de pensamientos se convirtió en tormenta, para mecerme entre la vigilia y los sueños, donde pude besarla y abrigarla con mis brazos casi como si fuera real, sonriéndome, en su Torre de Marfil.

letitbe
Image from here, couldn’t find source.

ene
7
2015

Ni te molestes

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     Añadir comentario


A Susana le encantaba hacer de celestina, y aquel día se había propuesto liar a uno de sus amigos solteros, compañero de salidas a pubs o cines, y a otra conocida que había llegado hace poco a su trabajo. En cuanto la conoció lo justo para tener algo de confianza, y se enteró de que estaba soltera y buscando a alguien interesante, no tardó en venderle a otro amigo destacando su elegancia, su creatividad y lo gran profesional que era, trabajando como director de proyecto en una empresa de marketing. Él era delgado, alto, guapo, con barba pelirroja a juego con el pelo, ojos oscuros… un partidazo que justificaba seguía soltero por haber pasado un par de años en Nueva York y acabar de volver, algo desorientado todavía.
La compañera era la última abogada llegada al despacho internacional donde ambas trabajaban, una mujer tan aparentemente inteligente como polifacética y vital, y con unos ojos azules preciosos. Parecía muy segura de si misma, y le encantaba su trabajo a la par que disfrutaba de todo lo que hacía fuera de él.
Por bien que su nueva compañera le hablara de ese hombre, ella había aprendido algo del mundo, e incierta en lo que necesitaba para ser feliz, sabía qué no quería. Finalmente, accedió a darle su tarjeta para que se la pasara a ese amigo soltero que tan bien le vendía, y pudieran quedar para tomar algo.
Pero dejando claro su modo de entender la vida, escribió en el reverso:
 

Dicen que la gente muere de media a los 25, y que los entierran a los 70.
Yo tengo 36, y tengo el orgullo de decir ¡Que sigo viva!
Con esto quiero decir, que si estas muerto ¡Ni te molestes!

Use your brain, hand lettering,  book and walnut
Image from Stockvault. Called “Use your brain”, from Mudretsov Olexandr (thanks)

dic
18
2014

Tu a mi también

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     2 comentarios


¿Hablo mucho? — me dijo ella después de quince minutos en los que he de reconocer, llegué a preguntarme cómo cogía el aire.
Nooo — Le contesté, irónico y sonriente — Sigue por favor. Y siguió hablando, y disfruté de verle contarme lo más relevante de su trabajo, lo que le apasionaba y hacía que llevara haciéndolo tanto tiempo. Se le notaba que los nervios buscaban así una vía de escape, palabra tras palabra, y mi silencio no le ayudaba, ni mi mirada fija en ella, pero me permití ser cruel aceptando que en algún momento debería pagar por ello.
Le dio un sorbo al te y la vi más nerviosa que antes. Así que decidí hablar yo un rato para ver si la tranquilizaba. Pero lejos de ser así, parecía ansiosa por seguir contándome cosas de su día a día, y como me gustaba que lo hiciera, la dejé coger de nuevo las riendas.
Tenía un gran corazón y era noble, y tenía una piel preciosa y suave que invocaba a mis manos, aunque no me permitía pensar en ello. Era dulce y cariñosa, sin más, a veces le sencillez se enrosca en si misma para alcanzar una hermosa perfección, sin alardes ni credos ni mentiras ni secretos.
Recordé algunos fracasos, y otras victorias, y especialmente, todo lo que me arrebató la cobardía. Miré el baúl que había en sus ojos, y luego su boca. Para forzar un silencio, me levanté y me acerqué a ella, dirigiendo mis labios a su mejilla. En cuanto la toqué con ellos se quedó callada, y fue justo lo que necesitaba para, fintando ir a la otra mejilla, detenerme en sus labios para besarla durante varios segundos en una larga, sentida e inesperada caricia.
Al volver a sentarme en mi sitio la observé, se había quedado petrificada y blanca.
Tardó más de quince segundos en recuperar el color y empezar a sonrojarse.
— ¿Y eso? — me preguntó
— ¿Te he incomodado? — Le respondí
— No, tan solo… me has sorprendido — contestó sonriente y brillante
— Tu a mi también

Autor

  Desvaríos diversos de...

...coleccionista de sujetadores del presente, sintonizador de melodías y momentos, de besos y recuerdos. Derrochador de optimismo, aprendiz de todo, maestro dando abrazos y cunnilingus, tiburón sin agua, gaviota con cielo.

Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Fotos en flickr &  Instagram

To every seeker... #6deMarzoDebod DreamPerfect sunsetEsta funda me ha venido al dedo para camuflar el "champiñón" abrepuertas...- Mi ordenador va mal - Déjame ver...  O_oPebbelizadoOu yeah baby...  DTS 2015¿Tienes un hueco? #cisco #network #upgradeMe ha llegado la Mi Band de Xiaomi, a ver qué tal va...Yo más que pasta boloñesa soy de "penne rigate sobre cama de carne picada picante"Four (Gino, El Val)Blackberry Classic vs iPhone 6 vs Blackberry Passport
Noticias... diferentes
  • El Mundo Today
  • Enviado Especial
  • El Corcho

       Los Cachivaches del Blog

     
    Un tumblr muy picante...
      Escribe en el corcho...    
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL
    Facebook

    Feisbus

    Preguntas anónimas

       Preguntas anónimas

    Mi Tumblr

    Mi Tumblr

    Verlo entero...

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.