Desvarios

dic
17
2014

¡Me de igual!

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desvarios     Añadir comentario


Hoy me encontré este borrador en mi libreta. De hace un mes y medio…

Llega un momento en tu vida en que dejas de celebrar los “esta vez sí“, e irónicamente llega algo que te hace gritarlo aún con más fuerza, como si nunca hubieras aprendido que cuando celebras algo, siembras la semilla de la derrota y fin de eso mismo.
No siempre el amor es más fuerte, y en ocasiones… ni tan siquiera es suficiente.
Asumes tu obligación de levantarte, aunque no desees librar más batallas, al menos en un tiempo, no sin librarte de la desgana y el miedo, pero sabes que caerás, una y otra vez, como mosca reencarnada en mosca, que solo tiene unos días de vida, y nace para morir al encontrar unos labios que lo merezcan.
Ni es mejor aquello que empieza con fuegos artificiales, ni lo que aprende y se convierte en un salvaje anochecer; importan trayectos y presentes digeridos en recuerdos latentes, hojas de un diario que a veces embriaga, pero que nunca debe dejar de escribirse.
Errado o no, seguiré pensando, que prefiero mil fábulas reales y de cien sabores, que un relato que acabe condenado a unas perdices con letra pequeña, pues no siempre son honestas, sinceras o valen la pena.
Pese a todo, una parte de mi jamás dejará de buscarlas, y de soñar con ellas, y buscarlas en ojos, que no las contengan.

dic
15
2014

Niños como tapón…

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desvarios     1 comentario


El otro día nos juntamos un grupo de amigos en un gabinete de crisis por alguien que necesitaba a sus caballeros del zodiaco. Las conversaciones se sucedieron analizando necesidades particulares y circunstancias más genéricas. Recuerdo que me hizo especial gracia cuando alguien dijo “Es que hay parejas que llegan a un punto en que dicen ¿Qué, lo dejamos o nos casamos?“, que me recordó la frase de Woody Allen aquella de “Las relaciones son como los tiburones, o van hacia delante o mueren“, en esta vida hay cosas que hay que tomarse con humor. Y seguimos hablando de miles de circunstancias diferentes, incluso de cómo y cuando llegan los niños a este mundo.

— Yo conocí a alguien que tuvo un hijo por envidia, al ver que sus amigas tenían chiquitines.
— Sí, yo también conocí un caso de esos ¡Increíble! Hay gente pa tó
— ¿Y las personas que tienen hijos para solucionar problemas de pareja?
— Eso es una locura, los primeros meses después de que nazca el niño son muy difíciles para la pareja, problemas de celos, falta de sueño, cansancio… eso es una prueba de acero.
— Sin duda, los hijos deben ser fruto del amor, no funcionan ni como parche ni como tapón, la pareja debe estar unida para lo que les espera.
— Y al decidir tenerlos, que no sea como comprar un juguete y ponerle un poco de cabeza a la decisión.

Seguimos por ahí un rato antes de tomar desvíos.
Cuantas tristes historias de infancia hay por ahí, por desgracia.
Aunque más que eso, hay que celebrar los comienzos, los nacimientos, las oportunidades.
No pude evitar pensar qué me tendrá reservado el destino a ese respecto.
Una caja de bombones que ya abriré en unos años, o no.

nov
24
2014

¡Tenemos más patrones que la costurera!

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desvarios     1 comentario


Hace un par de semanas, mientras cogía en brazos a uno de los pollitos de mi querido Neo, su hermana me decía “¿Qué tal tu vida sentimental?“, a lo que yo respondía algo en plan “Bueno, superando un mal bache“, y ella contestaba: “Tu siempre o enamorándote o desenamorándote“, y me hizo gracia cómo alguien podía calarme tanto desde fuera y sin apenas verme en años ¿Sería ese uno de mis patrones?. Y sí, es cierto, soy enamoradizo, creo que un día sin enamorarte sutilmente de alguien es un día desperdiciado, que las mujeres son tan increíblemente hermosas que una convención de poetas borrachos no darían con los elogios necesarios para definir cómo cambian nuestro mundo, y ahora pienso en el “para bien”, sin ácidos sarcasmos y con el corazón en la mano. Tampoco hablaré hoy de cómo mi último amor no correspondido me ha dejado más dañadas mis alas de lo que me gustaría, por lo que he decidido no volar en un tiempo, pero eso será para otro post, hoy hablaré, aunque sea fugazmente, de lo difícil que es huir de los patrones que nos definen.

Intercambiando emails la semana pasada con una vieja amiga pensaba en ello, en cada línea de lo que me decía veía signos de lo que precisamente siempre nos ha separado… arrogancia, victimismo, y sobre todo esa molesta forma de ser de los que dan rodeos hasta marearse, y marearte, para no decir claramente “Quiero esto”. Qué fácil es verle la cola a algunos zorros por muchas plumas que se peguen a la piel con superglue para parecer gallinas. Y eso, obviamente, también me aplica a mi. ¿Soy previsible? ¿Soy aburrido? Supongo que una cosa es mi autorespuesta, y otra muy diferente, lo que diría alguien que quisiera compartir su vida conmigo. Hay gente que le gusta ir de compras, otros a restaurantes caros, y otros prefieren estar mirándose sin decir nada. Yo compro en Amazon, solo voy a restaurantes con amigos y me cuesta estar en silencio, aunque también sé hacerlo, y me encantan las series y el cine, y mi Battlefield. Para mi el factor más importante en una relación con futuro, es el respeto mutuo de los espacios, y unas inmensas ganas de desnudarse, y no en la cama, sino el alma, pues las cortinas y los escondites siempre se pagan. Nunca subestimes el valor de una buena conversación.

También veía los patrones del comportamiento de un amigo (qué fácil ver la paja en el ojo ajeno), y es que por muchos carteles que pongas a alguien indicándole dónde está el correcaminos, si no lo ve, no lo ve. Todos tenemos esos patrones, somos previsibles, y por consiguiente, se pueden anticipar muchos de nuestros actos. En mi trabajo, sin darme cuenta, sé quien se mueve por el pasillo de la empresa en función del ruido que hacen sus pasos, incluso reconozco a mi compañero por cómo suena la puerta cuando la cierra, aún estando a 15 metros de mi sitio. Patrones y más patrones, que definen cómo vives la vida, si eres una persona que marea las cosas de darles vueltas, o te detienes a sentir el viento en tu cara, si ves vasos medios llenos de sangre de unicornio o de aceite de cocina usado… la actitud, hija de tus patrones, lo define todo, y te lleva por caminos enrevesados una y otra vez… y quizás el modo de conseguir cambiar el rumbo, si no eres feliz, sea empezar a crear patrones diferentes.
¿Cómo?
Esa me la sé…
Todo gran viaje, incluso uno de mil kilómetros, comienza con un solo paso.

nov
5
2014

Lecciones olvidadas, reaprendidas y desconocidas.

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desvarios     6 comentarios


Ayer hablaba con un ser querido al que la vida últimamente ha doblegado, y es que por fuertes que seamos, la meteorología existencial nos recordará nuestra mortalidad haciendo primero que apoyemos en el sueño las rodillas, para hacernos besarlo poco después, a veces incluso rompiéndonos la nariz en el golpe. Y no quedan más cojones que levantarse, aunque a veces la vida se empeñe en ponerte un pie en la cara y aprisionarla contra el asfalto, jamás deberíamos olvidar que la primera obligación de un prisionero es alcanzar su libertad, por muchos años que deba luchar hasta encontrarla. Solo palabras, sí, lo sé, pero grabadas a fuego, aprendidas en desiertos, cicatrizadas en las rodillas, dibujadas en el mapa de la espalda.

Y es que creo que jamás dejamos de aprender cosas nuevas, y precisamente las nuevas lecciones que desplazan a otras antiguas nos hacen cometer errores que pensábamos no cometeríamos de nuevo. Si abres una puerta apenas un instante después del “Toc Toc Toc” (Penny!), puedes asustar a quien llame, mientras que de no hacerlo y esperar demasiado, bien para hacerte el interesante o porque contienes tu emoción, podría hacer que esa persona se fuera. Hay que asumir que hagas lo que hagas podrás equivocarte y acertar, y que ambos procesos forman parte de los contrastes elementales del mundo humano, así que perdónate tus tropiezos, y levántate con ilusión y una lección más que añadir “a la saca”.

Cuidarnos a nosotros mismos es más que regalarnos cosas, masturbarnos habitualmente o comer chocolate. Es no sentirnos responsables de las elecciones de los demás, aunque nos duelan, mas aún cuando han ignorado nuestros consejos. Intentar no tratar como una prioridad a quienes solo se acuerdan de ti en sus Titanics, y saber cuidar de quienes incondicionalmente, reman para que tu barca visite los mejores y más sanos puertos del Caribe.
Emborrachémonos de vida y plantémosle cara al mañana, por duro que sea, sonrientes.
Al fin y al cabo, nuestra actitud dibuja el mundo, y la vida… es bella.
Sin importar errores, sin dejar de bailar, ebrios de presente.

oct
20
2014

Idiota optimista

 Escrito a las 22:14     Archivado en: Desde dentro..., Desvarios     2 comentarios


Sonrío, y no puedo evitar sentirme un poco gilipollas, pero uno contento y optimista, de los que abren puertas con más sonrisas qué vaselina, de los que cuando se caen, siguen caminando por mucho que sangren sus rodillas. Al fin y al cabo, todos somos idiotas en algún momento, es deliciosamente humano, y en contraposición también nos sentimos dioses en otros momentos. Creo poder decir que nadie es absolutamente ni una cosa ni la otra.
Mi silencio, el que últimamente tengo con este diario personal, no se debe a un cuarto oscuro y a la ausencia de clima, sino todo lo contrario, como suele pasar en mi, y es que desde hace años no me gusta hablar cuando ni yo mismo soy capaz de discernir qué tengo ante mi. Ese remolino de sensaciones me recuerda a aquella canción de Paco Céspedes, más por el nombre que por otra cosa, no me gustan estas baladas pastelosas por si mis recuerdos me traicionan y se dejan llevar a un estanque de melancolía en el que no me gusta demasiado mojarme los pies.

Cargando

Espirales al centro de mi alma…

Ver en Instagram

“…Tu amor es el perfume que trajo el viento,
si te vas a marchar,
llévate antes mi cuerpo.
Cuando ya no pueda más,
voy a salir a volar,
voy a buscarte,
y cuando tenga,
tu amor sincero,
volverá la luz de nuevo,
a mi Universo…”

No necesito bombillas, sé ser vela, y cuando tengo poca mecha, sé quedármela para mi mismo, mi vanidad ya no es lo que era ni necesita que rescate princesas o ogras en torres altas, valoro mis energías, e intento cuidarlas, por mi, en mi; pero mentiría de no decir que a veces la vida tiene baches o decepciones de las cuales te lleva un tiempo recuperarte, y que te dejan confuso y atontado. En tiempos así, cuando no sabes dónde está el Norte o el Sur, valoras mucho a tus estrellas más brillantes, las que iluminan con niebla, lluvia o Sol, y que te hacen pensar “si personas como estas brillan así para mi, quizás es que lo merezco“. Debo agradecérselo individualmente… por ellas mismas, y por todas las estrellas que apenas se quedaron en cerillas u hogueras.
Por delante, un mes lleno de ilusiones y motivaciones, que vivir muy fuerte, donde agarrar cada momento único que seguro me regalará, llevo mucho tiempo esperando todo lo que vendrá ahora, ya os iré contando.

Esta noche será la última en Bruselas, donde he pasado una semana con un apasionante y agotador proyecto de trabajo. Me he reencontrado con mi querido Goupil le Fol, que sigue siento uno de los bares más increíbles que he visto, y que recomiendo sin duda a quien visite la capital belga.

Añoro mi casa, no puedo evitarlo, y le llevo un poco de aroma belga.
Y quizás cuando llegue, seguiré echando de menos cosas que aquí me han faltado…
pero ese es otro problema del que me encargaré mañana.

oct
2
2014

Entre olas… quiero

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desvarios     comentarios cerrados


Quiero que mi mente esté tan fresca que comprenda la existencia de muros, mucho antes de partirme la nariz con ellos. Quiero saber qué necesitan quienes me rodean para ayudarles a encontrarlo, para facilitárselo, sin perder mi esencia ni el carácter que me hace ser tan selectivo con mis compañeros de viaje, y sin dejar de recordar mi intención de querer ser menos idiota con quienes te usan e intentan aprovecharse de ti. Quiero hacerme con el secreto de multiplicar el tiempo. Quiero saber a ciencia cierta hacia qué horizonte remar sin miedo, sin reservar fuerzas, sin ser egoísta anclándome a mi propia supervivencia por encima de todo. Quiero poder dibujar con palabras, aunque sean inventadas, aquellas fes que cada día siento más lejanas, y no masticar el tabaco amargo que las calles de una marchita sociedad quiere hacerme creer que es comida. Quiero perdonar incluso a quienes no lo merezcan, mejorar, considerablemente, poniéndome en las pieles de las personas con las que me cruzo que más merecen mi consideración. Quiero dejar de soñar con besos e historias que se creían mejores por no haber ni tan siquiera comenzado. No quiero volar tan alto que en la tierra me sientan ausente y desangelado. Quiero ser el hombre que merece, quiero sentirme comprendido, no quiero ser lágrima y suspiro. Quiero recuperar mi sintonía con el árbol, el riachuelo, la piedra, sentir más profundamente el mundo, y a mi mismo. E incluso hay días, en que quiero quedarme a vivir en el azul, ese sitio tan casa, pese a lo extraño y furtivo.
Mentiría si no dijera que estoy exhausto del mundo sentimental, donde el corazón está devaluado y la intención nunca es lo que cuenta. Pero quiero creer, y luchar por una plenitud también en esa parte de mi vida, aliarme con la Diosa fortuna para una vez aprendida la lección, aprobar el examen, sea o no final.
Quiero “ser”, sin rencor, sin porqués ni angustias, sin besos caducados y personas cansadas y mustias, con los ojos llenos de horizonte y la mano de arena.

Humpback Whale diving and showing its tail
Image from Stockvault. Called “Whale”, from Geoffrey Whiteway (thanks)

comentarios cerrados

Autor

  Desvaríos diversos de...

...un poeta novato en busca de diccionarios donde encontrar letras y colores que dibujen cielos y momentos, amante de la vida y sus Nirvanas, de canciones, gestos, olores... ¡Cómplice de atraco a palabra armada junto a Joaquín! Busco el hueco para deslizar mis dedos húmedos y lascivos por entre las piernas de la vida, mientras avivo mi mirada de Peter Pan, mientras con detergente me esmero en conservar el alma lo más blanca posible.

Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Fotos en flickr &  Instagram

Rococococococo cocóHacía tiempo que no pasaba por Sol #nofilterMi ordenador del curro está desarrollando personalidad...LateralY no va mas...Anochecen mis días en la Riviera Maya...Más fácil subir que bajar...CrossroadsCloser horizonA mis espaldas, el Cenote Angelita, 57 metros de fondo únicos y genialesEl pez...  ¿tillo?La langosta modelo
LastFM

Escuchando...

 
Noticias... diferentes
  • El Mundo Today
  • Enviado Especial
  • El Corcho

       Los Cachivaches del Blog

     
    Un tumblr muy picante...
      Escribe en el corcho...    
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL
    Facebook

    Feisbus

    Preguntas anónimas

       Preguntas anónimas

    Mi Tumblr

    Mi Tumblr

    Verlo entero...

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.