Desvarios

Mar
27
2020

…dependencias emocionales

 Escrito a las 11:11     Archivado en: Desvarios     Añadir comentario


Sensacional artículo de Laura Rodríguez para “La Mente es Maravillosa” en el que habla de la importancia del “contacto 0” en las relaciones tóxicas. Me llamó la atención lo bien que trata el tema, y me encantó el texto que cita:
 
 

«No se ama porque sí,
y si la relación no nos aporta lo que buscamos,
dejamos de amar.
Si a pesar de ello,
sentimos que seguimos allí porque amamos demasiado,
no lo olvidemos,
eso no es amor,
es dependencia emocional».
 
 
Silvia Congost

 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Mar
6
2020

Hedon… goismo

 Escrito a las 12:15     Archivado en: Desvarios     Añadir comentario


Lo he intentado,
en muchas facetas,
con rabia o sin ella,
del derecho y del revés,
incluso sin fuerzas,
sintiéndome torpe,
tropezando mil veces,
magullado, hecho jirones,
pero no sin aprender,
a veces con ayuda,
así es la vida…
lección y dudas,
tropezar para renacer,
un ciego que puede ver,
a veces vencido,
pero nunca derrotado.
 
He reído hasta quedarme sin aire,
he llorado hasta quedarme seco,
exhausto, deseando morir,
he sacado un clavo con otro,
he prometido que no volvería a ocurrir,
he mentido sin querer mentir,
no nades en contra de tu naturaleza,
ni mucho menos contracorriente
o te acabarás por hundir,
te perderás en la maleza.
 
He roto corazones
por encima de mis posibilidades
puede que incluso más…
de las veces que rompieron el mío.
He enfrentando muchos miedos
otros, sin embargo,
escondidos me engañaron,
haciéndome creer que se habían ido,
disperso y confundido, tantas veces errado.
Quise amar tanto, quise ser tan diferente…
que acabé siendo cómo los demás,
pretendiéndome distinto,
fui reflejo
y espejo.
 
Prefiero ser un buen recuerdo,
que una promesa incumplida,
prefiero haber sembrado un escalofrío,
que centrarme en haber abierto heridas,
prefiero vivir en el olvido,
que castigarme toda la vida.
 
No temas vivir
no temas querer
no quieras dejar de volar
por el miedo a descender…
entrega tu corazón al viento
siembra tu alma en un cuenco,
bebe sin miedo del tiempo,
no temas ser tu…
todo tu
sólo Ser.

 
 

 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Feb
28
2020

Nunca discutas con un idiota…

 Escrito a las 12:00     Archivado en: Desvarios     Añadir comentario


Activa tu imaginación y ponte delante de la persona más gilipollas que puedas imaginar… no sé… ¿Donald Trump? Es probable que él no sea consciente de que es un puto imbécil (disculpad los tacos). Y es algo que nos afecta a todos… no nos podemos ver fácilmente el ombligo propio, pocas personas he conocido en mi vida conscientes plenamente de sí mismos, y de sus virtudes y defectos. La verdad es que cuando veo al del flequillo rubio decir y hacer las atrocidades que hace, no deja de sorprenderme, y eso que no espero nada de él… y prefiero no pensar que está ahí debido al apoyo de millones de personas, qué jodido está el mundo. Es increíble que seres así ostenten tanto poder. Es un saco de mierda, es incuestionable, una persona a la que un jurado le tiene que obligar a alimentar a los niños que detienen en la frontera… es básicamente, un zurullo con patas. Pero dejemos a este bicho… que yo iba a hablaros de los idiotas, concretamente de uno que me tocó más de cerca.
 

Nunca discutas con un ignorante,
te hará descender a su nivel
y ahí te vencerá por experiencia

 
Mark Twain

 
Reemplácese en la cita “ignorante” por “idiota“, pero quería ser preciso en la cita.
Estos últimos años he tenido trato con uno de esos idiotas al que muchas personas le han llamado delante de mi eso (o cosas peores) ¿Creéis que en algún momento se paró a pensar si alguien tenía algo de razón? Qué va, aunque reconoce y comprende que los demás le llamen eso por su actitud supremacista y misógina, no se para a ver qué hay de cierto, pues son los demás los que lo hacen todo mucho peor que él… y él, es lo más parecido al advenimiento de Cristo que el planeta va a ver en otros 2000 años, y si se lo cuentas así a modo de crítica constructiva, igual se ríe por qué es capaz de entender el chiste, pero no hará propósito de enmienda ni se verá en la metáfora, lo bueno de creer que eres perfecto, aunque sea mera sobrecompensación por traumas de la infancia, es que puedes tratar a todo el mundo como una mierda y no sentirte mal por ello, ni sentir la necesidad de disculparte cuando una y otra vez… la cagas. Y da igual que todo a su alrededor ponga de manifiesto su error, que eche a quienes le quieren y se quede cerca con los que le tienen por mascota, da igual, lo peor es que pierde la gran oportunidad de vivir una vida plena y preciosa dónde disfrute y comparta sus virtudes, y no se vean eclipsadas por toda esa mierda que pone de manifiesto tan a menudo que te es imposible ignorarla.
Por ejemplo, hace un tiempo, el “idiota” pasó unos meses trabajando con unos amigos comunes… sus leyendas y fábulas de este periodo eran tan espeluznantes como divertidas, por lo visto había estado rodeado de cretinos y estúpidos que lo hacían todo bastante mal, él sabía como hacerlo todo mejor, y les iluminaba según se dejaban, mientras hacía “amigos” por todos los lados, pero claro… la gente es tan necia, si le preguntaran a él cómo proceder… harían todo de un modo mucho más inteligente y óptimo, así lo impone el señor y su santa gloria. Durante semanas nos deleitó a todos con relatos de lo que había pasado en su estancia en aquel trabajo, pues le encanta escucharse y habla mucho, no le importa repetir las cosas mil veces, como eres inferior… así puedes aprendértelo, que es su vida, no una cualquiera, y alguien tendrá que contarla cuando él deje de estar, en caso de no ser inmortal, y escribir una biografía o Biblia a su altura.
 

 
Pues bien, meses después de su etapa en aquel trabajo, pasamos un par de amigos por dónde él había estado trabajando, pues solemos ir una vez al año por allí, y cenando tranquilamente con ellos nos contaron la otra cara de la moneda… y allí había cinco personas narrándonos historias que poco se parecían a las que habíamos oído, resulta que el héroe de capa azul la había cagado una y mil veces, sin reconocerlo, obstinado y cabezón, y escudándose a menudo en que eran los demás los que la cagaban, incluso mintiéndoles como un niño chico. Llegamos a pasar vergüenza ajena ante las barbaridades que contaban de nuestro amigo, aquello había sido un infierno, sí… pero no el que nos habían vendido, sino por cómo había tratado él a todos los demás. Cuando les dejó “tirados” para irse a otro sitio, ellos estaban a punto de despedirlo, en cuánto encontraran un refuerzo pues estaban en temporada alta.
No pudimos hablar con gente de sus otros trabajos, después de aquello nos habría gustado ¿nos encontraríamos con situaciones parecidas? Pues quizás sí… cuando ves que una persona vive tan distanciada de la realidad, puede confundir una sonrisa de compromiso con que alguien valora mucho su trabajo, a saber… él hablaba de monumentos que le habían hecho por todo el mundo a su paso, ahora creo que no existen, casi puedo asegurar sin miedo que son invenciones suyas, pues al final, de todos los trabajos ha salido mal y con problemas con quienes trabajaba. Es una pena, porque si le quitas esa necesidad constante de adoración, esas ostentaciones infantiles tipo cani tuneador de seat León y esa ausencia total de humildad y empatía, es un tío agradable y que podría enriquecer mucho a quienes le rodean, pero siempre tiene que quedar por encima y faltar al respeto a todo el mundo, y uno tras otro… se cansan, obviamente, además no deja de ser curioso los problemas que una persona muy inteligente puede tener al carecer de inteligencia emocional, pues mientras en otros campos lo entiende todo a la primera, e incluso podría ser buen maestro, puede pasarse años sin entender que él es responsable de sus rupturas amistosas, laborales o sentimentales.

En estos años he vivido cómo cada poco tiempo, alguien decidía sacar de su vida a esta persona por tóxico y dañino, por que es insoportable tener a tu lado a alguien que te trata tan altiva y despectivamente, y que te escucha y te hace caso como un mero trámite para poder hablar él. Eso es algo que manifiesta en su forma de ser y hablar contigo; alguien que no tiene el menor interés por tus sentimientos ni los de nadie. ¿Alguna vez ha recapacitado? Claro que no, y no sabéis cuánto lo he intentado ¿Creéis que me escuchaba? Quizás un poco, pero llegaba un punto en que él seguro que pensaba “Quien te crees tú, pobre mortal, para aconsejar a un Dios sobre cómo proceder…“. Y lo cierto es que cuando tu escuchas como alguien habla mierda de todo el mundo (a sus espaldas, que no de frente), deberías ser lo suficientemente listo para saber que tarde o temprano será de ti de quien hable mal, y es que este tipo de personas son así, en lugar de respirar… vomitan… prejuicios, miedos que ocultan bajo aparente seguridad, odio hacia su familia y amigos, pese a que tu ves desde fuera que lo tratan bien y se desviven por agradarle… pero en cuánto le tuercen el gesto una sola vez ya está, sentenciados, te añade a su lista negra, ni se arrepiente ni pide perdón jamás, y poco importa que hayas dado tu vida por él cien veces, o hayas pasado meses o años escuchándole y apoyándole, o que le hayas dejado una y otra vez las llaves de tu casa o tu coche… solo tendrá en cuenta la vez que le fallaste (O mejor dicho, que él cree que le fallaste. Para evitar que le discutas o quites la razón ni lo hablará contigo, así puede establecer él solo cual es la verdad, para qué contrastar).

Cuando comprendí que él no era capaz de entender su comportamiento y cómo le afectaba a su vida, miré apenado y con más detalle las cosas que me había contado en los últimos años… que si le echaron de este trabajo debiéndole dinero (aunque en ese caso sí creo que tenía razón él), que si fulanita le dejó sin ningún motivo, que si aquellos se quedaron contentos con él pese a que los otros decían lo contrario, que si su alumna lo mandó a tomar por culo tras un par de meses de clase, que si aquella chica tras un fin de semana perfecto no quiso saber más de él… a veces todo encaja y adquieres una visión de conjunto que te sorprende y duele por igual, pues no es agradable ver este tipo de cosas. Y te das cuenta que son todo mentiras, mentiras que ni él mismo es capaz de ver como tal, por esas carencias emocionales. Y ves que a su lado solo se quedan personas adictas al maltrato y con serias necesidades de terapia, que él tiene los santos huevos de recomendarles. Bueno, y hasta no hace tanto, yo era el peor de todos, el más grande de los idiotas, pues fui uno de los últimos bastiones en caer, supongo que debo hacérmelo mirar, aunque por otro lado me siento orgulloso de haber luchado lo que he luchado aún habiéndole profetizado, hace un par de años, que acabaría encontrando cualquier excusa para añadirme a su lista negra tarde o temprano, después de haber hecho cosas por él con las que creo solo puede competir su familia directa (a los que también tiene en su lista negra).
El año pasado perdí al que creía un amigo, pero que me consideraba solo su plebeyo.
Me llevó un tiempo superarlo, hablo de un idiota al que he querido mucho, mucho.
Por desgracia, yo fui su (pen)última víctima.
Me trató tan tan mal en tan poco tiempo, que generó una rabia que pocas veces había visto en mi.
Al final, con el pensamiento de “esto pasará” sobreviví a las circunstancias y a su cárcel, teniendo muy claro mi objetivo, la paz al final de aquella etapa que encontraría al llegar a casa.
Y poco importa si él es capaz de ver o no cómo jode la vida a la gente, al final decidí dejar de permitir que siguiera usándome y jodiéndome la mía… sino entonces yo sí que sería tan idiota como él.
 
 


 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Feb
12
2020

Fintas

 Escrito a las 17:00     Archivado en: Desvarios     Añadir comentario


finta

(Del it. finta, ficción).

1. f. Ademán o amago que se hace con intención de engañar a alguien.

2. f. Esgr. Amago de golpe para tocar con otro. Se hace para engañar al contrario, que acude a parar el primer golpe.

Las fintas son, en muchos deportes, un gesto que pretende engañar y hacerte creer que vas a ir por un lado, cuando en realidad, vas a ir por otro. En mi querido baloncesto son muy habituales, y en ocasiones acaban haciendo que el jugador que defiende al que lleva la pelota acabe en el suelo “roto” por una finta que cuando pretende evitar, le hace tropezar y desplomarse.
La vida a veces también te hace esas fintas, y te deja sentado con cara de imbécil.
Hoy releía textos que escribí hace unos meses, y me quedaba aturdido… mi seguridad en mi camino, en que lo que vivía tenía sentido, era demasiado grande para acabar cómo acabó todo. Era creyente en esa nube que me sostenía, y sin embargo, supongo que había silencios y secretos que no se reflejaban en el espejo, realidades que acabaron rompiendo la piedra, cómo las gotas hacen con las más grandes montañas con la erosión y mucho más tiempo del que hubo.
Quizás algunas relaciones tienen mucho de espejismo… a menudo adornamos la realidad para hacerla mejor de lo que es, y al más bello de los sentimientos debemos darle de beber presente, días cotidianos compartidos, momentos a medias, y sacarla adelante dando lo mejor de nosotros, los verdaderos sentimientos son a las duras y a las maduras, no hay “pasapalabras” ni escondites. Esas palabras, de las que soy tan amigo, no siempre tienen la profundidad que merecen, y al final no queda otra que aceptar que algo puede ser perfecto incluso siendo efímero…

“Nada perfecto dura para siempre
excepto en nuestros recuerdos.”
 
De “El Río de la Vida” (1992)
 

… a veces buscamos cómo perpetuar cosas que no nacen para durar o que no suceden en el momento adecuado, por mucho que nos aferramos a que así sea ¿Nunca os ha pasado eso de cruzaros con alguien especial en un momento gris para uno de los dos? La noria de la vida sigue girando… y no podemos dejar de buscarle sentido a todo, lo tenga o no.
Es inevitable que aunque una parte de ti se haya detenido, otra parte tuya, la cabeza, siga dando vueltas en esa noria intentando comprender todo. Supongo que hay que esperar un tiempo a que se pase el mareo, y aprender todo lo que se pueda. Si cierras los ojos, incluso puedes disfrutar del giro de la tierra, no porqué las cosas no duelan… sino porque ante todo y por encima de todo, la vida se abre paso, y en nuestro caso, sólo tenemos una.

Esa misma vida que a veces te hace una finta… poniendo ante ti un maravilloso oasis,
y cuando te dispones a beber de él sin medida hasta incluso morir ahogado,
te lo quita de repente, para dejarte tan atontado y roto como un vulgar patán,
revolviéndote en los brazos del huracán de este mundo de contrastes,
y poco después te planta ante el mismísimo palacio de Agrabah,
para confesarte al oído: “¡Eh!, qué tú… eres el sultán

 

 




 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Ene
31
2020

El buen rollo es contagioso…

 Escrito a las 12:00     Archivado en: Desvarios     comentarios cerrados


Creo que ya sabéis que soy muy mortal, humano, estúpido, a veces me enfado, y sobre todo… con aquellas cosas que son relativas a gente que quiero. Estas navidades mi madre se enfadó un poco conmigo, y yo con ella, lo de contraenfadarse va muy bien para no tener que mirar en el espejo y asumir culpas, aunque también es cierto que todos nos enfadamos con distintas intensidades y por distintas cosas ¿Recordáis cuando en Friends Joey se enfada con Chendler por besar a su chica? A mi me parece desmedido y fuera de lugar (si queréis comentamos otro día). Por ejemplo, este último año he tenido partidas duras en mi vida, y por momentos me han enfadado mucho… porque están en mi corazón, y hay gente que nunca quieres dejar ir, aunque a veces no nos lo reconozcamos. Camuflamos el dolor entre la rabia, y perdemos la perspectiva de que ese dolor… es amor bajo otra forma. En ambos casos me he disculpado, en uno no tuve respuesta que permitiera “estropearlo” con más enfados, en el otro sí… eternos diálogos de dos personas que se quieren y que incapaces de pedir perdón y poner el corazón en la mesa, para negociar sin condiciones, son alfileres perdidos en la hojarasca de uno de estos otoños rojos y ventosos… en fin, qué triste y qué duro es seguir adelante dejando atrás a gente que te gustaría siguieran a tu lado y que creías serían eternos.

Y sin embargo… “caerse está permitido, levantarse es obligatorio“, el agradecimiento es clave en esta vida y me siento muy afortunado de la gente que tengo cerca, soy un privilegiado al tener mi vida llena de criaturas y cosas maravillosas. Este fin de semana pude encadenarlos a muchos de ellos… desde mi querido Neo, y su mujer, con abrazos y calcetines de por medio, a una comida celestial con mi Silver Ángel, nuestra Meiga gallega y mi hadita de los bosques, las tres dándome caña y hablando capciosamente de tíos… pero bueno, no todo va a ser perfecto, mosquis. Y cuándo tienes el corazón lleno a veces se te desborda por los ojos, emocionado por esos regalos que no tiene Amazon en catálogo, y que por supuesto no tienen precio. Gente así consigue que te perdones tus cabezonerías y tus rencores, tus miedos y esos sufrimientos que brotan en forma de rabia pero que nacen del amor por esa gente capaz de dejarte una huella imborrable, unos tras muchos años en tu mundo, otros en tan solo unos meses. ¿Cómo olvidar a quienes tocan tu alma? No hace falta, tan solo debes recordarlos siempre con cariño… al igual que tú lo hicieron lo mejor que pudieron y supieron, y aún así… acabamos en barcos con distinto rumbo. Siempre los querrás, aunque ellos no lo sepan, aunque ellos sí te olviden, aunque hayas pedido perdón y ni tan siquiera te hayan contestado, y solo podrás consolarte con lo aprendido, con el recuerdo de lo vivido y con los graffitis que dejaron en tu corazón.

No esperemos nada a cambio, seamos estúpidamente felices, el buen rollo es contagioso… cómo dijo Leo Pavoni:

“Si quieres marcar la diferencia
y atraer cosas buenas,
empieza por ti.
Piensa en cosas bonitas
y tu corazón se nutrirá de alegrías
que tu carita reflejará
y al mundo contagiarás.”

Tiene algo de Bucay y algo de Gloria Fuertes ¿no?
Hay días, como hoy, en los que las cosas te salen bien, días en los que echas menos de menos y no echas nada de más, y en los que sabes que todo empieza por sonreír y acaba por reírte de la cagada de una gaviota en tu cara si te embobas mirando al cielo o vuelas demasiado alto, el buen rollo es contagioso… ¡extendámoslo por el mundo!
Como dijo Gandhi:

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”

Y aunque he fracasado muchas veces en ser mejor, no dejaré de intentarlo.

Nota: Extendamos el optimismo, no el coronavirus… que vaya telita con la última epidemia.
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Ene
24
2020

De matrimonios y personas

 Escrito a las 16:00     Archivado en: Desde dentro..., Desvarios     comentarios cerrados


Si gritas muy alto “Soy heterosexual y jamás estaría con un tío”, ten por seguro que el Universo conspirará para que acabes con una polla en la boca. Y no digo que sea mi caso, pero me han pasado cosas peores, y sin embargo…, he de agradecer a los que mueven los hilos su bondad, pues he llegado a los 42 habiendo vivido cosas de lo más curiosas, y he conocido felicidades de todos los colores, llevando con orgullo los pies llenos de heridas de los infiernos que atravesé para llegar a ellas.

El otro día me permití el gusto de ser franco, y me sentí cómo algunas veces cuando vas al baño… en fin, no seguiré por ahí, pero que quede patente que creo que los grandes poetas de la historia han sido parcos en palabras homenajeando los placeres experimentados en el retrete, cuando la fibra hace su efecto y… ¡Joder! Cada día mis desvíos y desvaríos son más graves. Como decía (sí, ya podéis ponerme voz de abuelo), tras escribir aquello empecé por recibir dos hostias bastante seguidas, ambas de mujeres casadas que me acusaban de ser un poco capullo. Qué conste que nunca he negado ser un poco tirando a bastante capullo, pero a veces es divertido agitar un avispero aunque puedan picarte por ello. Pero gracias a muchos de vosotros, lo que recibí después, fueron caricias y aplausos, y aunque valoro tanto los abrazos como los buenos tortazos, sí he de confesar que agradecí mucho el bálsamo de algunos de vuestros comentarios (Gracias).
Y es que poner a prueba a las personas es algo estupendo, seguro que alguna vez habré fallado yo algún examen, pero desde hace muchos muchos años, sé ver lo positivo que es ver la cara de alguien lejos de su zona de confort. Pero si he de ser justo, diré que efectivamente, no tengo ni idea de lo que es un matrimonio y lo que implica, y creo que no he criticado el valor de la gente que consigue mantener viva durante años su relación de pareja, sino en cierto modo la falta de coraje de quienes se conforman con algo incompleto, podrido, marchito o falso, por el simple hecho de no zarandear el árbol de la vida para ver qué les ofrece. E igual que digo eso, también añadiría “cada cosa tiene su momento“, y cada persona encuentra la inspiración y la fuerza necesarias en el momento más (in)oportuno, precipitarlo es un error, pero negarlo… es un error mayor aún (en mi humilde y desconocedora opinión).
Y no hablaba de las relaciones de esas personas, sino de que ahora sé que me equivoqué al aceptar ser el tercero en discordia en la vida de personas casadas, y que es un error que espero no volver a cometer. En esta última década he vivido los celos de un marido loco, o el ser un juguete para dar celos a alguien, o lo que es más habitual si cabe, el que pretendieran que fuera la vía de escape y solución a todos los males de esa persona que no es feliz, y que espera que tu la saques de esa relación en la que no quiere estar. Quizás por cobardía o por miedo a tanta responsabilidad, he huido de esas relaciones, siempre más preocupado por los niños que por los maridos, y casi siempre incomprendido y con con el discurso hacia ellas de: “Haz tú tus elecciones y no me hagas elegir por ti“, que supongo podéis comprender al menos un poquito, y quizás de estar libres de verdad… quien sabe si habría ido bien. Hace muchos años, cuando rondaba los 20 años, cometí el error de enamorarme de una persona a la que ayudé a superar una relación supertóxica que casi acaba con ella, y mi recompensa por aquel esfuerzo titánico fue quedarme fuera, incluso como amigo, una vez ella podía nadar por si misma… cuando aprendes a nadar, dejas atrás a los flotadores. (Así que nunca nunca os olvidéis de que nuestra mayor prioridad debe ser flotar, y volar, por vosotros mismos). Supongo que para darte sin medida a alguien, tienes que estar seguro de que luchará por la relación, en aquellos casos era dejando a su marido, y no prorrogando agonías por pena o comodidad. Mi pepita grilla me contaba hace poco de una amiga suya que está casada y con 2 hijas en la universidad, y que lleva 6 años con novio, el marido lo sabe y lo acepta… y sus hijas ¡Aún no! ¡Qué locura! ¿no?. Yo no quería verme en una de esas circunstancias.

Tengo pendiente ver “Historia de un matrimonio” en Netflix, me han dicho que es una pasada de película, y que además de recoger premios allá por dónde pasa, toca interesantes cuerdas del corazón humano. Así que sí, siento hablar de cosas que no entiendo por completo, siento que la empatía no sea uno de mis puntos fuertes, pero estoy trabajando en ello. Siento no haberme explicado siempre bien, y que en la busca de hacer el menor daño posible, no haya tenido éxito. ¿Sabéis? Yo también he sufrido lo mío, pero como buen varón… suelo llorar en silencio y con la puerta cerrada. Brindo de todos modos por esas lágrimas que me hacen un poco más humano y muy diferente a otros compañeros de género que se pasan la vida con el grifo cerrado, llorar limpia mucho.
Lo dicho, pese a que muchos os gustó lo que escribí a finales de año, siento si molesté a alguien, no era mi intención.

Como decía, el 2019 estuvo plagado de grandes momentos y locuras…
y este nuevo año espero que sea aún mejor,
y ha empezado con un trébol de cuatro hojas, en mitad del camino.

 

 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados

Autor

  Moleskine de viaje de...

...un Ave Fénix reincidente,
Elfo de los bosques gallegos,
un mutante psicohistórico Fundacionista buscando respuestas, un Elemental del Aire enamorado de la Tierra, un ser... qué, de vez en cuando, con el corazón en la mano, juega a pintar nubes y adiestrar libélulas, ejerciendo de Vela por horas. Reflexiones, desvaríos, tecnología, sociedad & coitus interruptus, entre otros.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.