Desde dentro…

nov
15
2014

Belleza es…

 Escrito a las 5:00     Archivado en: Desde dentro...     2 comentarios


…algo tan subjetivo como los reflejos coloreados que hacen que cada puta alma sea diferente a otra. Sí, es cierto, todos somos únicos, geniales, inimitables, una combinación improbable que finalmente sucedió y que nos da forma, mas allá de un físico que no escogemos, por supuesto, somos en esencia, esa imagen que hay al fondo de nuestra retina cuando creemos ser algo que no somos y nos masturbamos pensando en ello creyéndonos sinceros. Encontramos un poco de nuestro secreto en unos ojos ajenos, una boca que deshacer como si fuera una granada roja y fresca, unos brazos cálidos que nos recuerdan que quizás exista un hogar, ese olor que te invade y te gobierna dejándote confuso en medio de un tumulto, ese sueño que inevitablemente te conquista cada noche, haciéndote conocedor de tus verdaderos anhelos, de tus verdades más honestas, haciéndote casi olvidar las mentiras que te cuentas.
Y qué más da si te besaría con toda mi alma, y qué importa si lo haría o no para olvidarla a ella, poco importa todo lo demás si durante un segundo me creo mi mentira, si tu boca templa un sexo húmedo que espera ansioso que deslice mis dedos por él, qué más da en quien sueño cuando hago eso, y cierro mis ojos, y me olvido de qué necesito y me dejo llevar por la puñetera necesidad de dar placer, esa complacencia que pasó de ser mi aire cotidiano a algo que me prohibí, levantando la mierda de bandera del “yo mismo”.
Mientras sueño con el olor de tu boca. mientras gritas al borde del precipicio del orgasmo, me abrazo a Morfeo, esperando que esta noche me perdone y de por saldada nuestra deuda. Belleza eres tu, mi amor tal vez imposible, porque cuando duermo… puedo engañarme y sentirme tuyo.

oct
29
2014

Lejanías

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desde dentro...     1 comentario


Supongo que es inevitable volar sin sentir la pérdida de aquello que dejas atrás.
La transformación, la mutación, los ciclos… el ver cambiar algo o a alguien hasta convertirse en aquello que poco o nada tiene que ver con lo que conociste y que te conquistó en su día.
Se ha ido, pero puedes verlo, cambiado, aunque parezca el mismo. Y normalmente, no puedes decirle qué lo ha hecho diferente, bien porque no lo sabes, o porque jamás sería capaz de entenderlo o aceptarlo.
Sobrevivimos una y otra vez a esa pérdida, a la llegada de la lejanía entre nuestras orillas, y conseguimos quitarnos esa escarcha gélida que durante meses empapa nuestro corazón, y entonces, abriendo ventanas y cerrando ciclos, llega la primavera, deseando empaparte de vida, y si durante el invierno hicimos los deberes habremos perdido el miedo al rocío.
Pero no siempre puedes librarte por completo del dolor de ver alejarse a alguien, tanto que no podrías reconocerlo ni a un palmo de tu cara. Hay personas, a las que les diste una habitación en tu alma, cuya pérdida lamentarás inevitablemente cuando hagas ronda en tu Hotel cada poco tiempo, y veas que hay habitaciones que no se pueden volver a llenar, cuyo inquilino jamás volverá. Eso sí, lo bueno de ese edificio es que puedes construir tantas plantas como quieras, tan solo deja el vértigo de lado, y siente.

nightscene
Image from Stockvault. Called “Night scene”, from 2happy (thanks)

oct
20
2014

Idiota optimista

 Escrito a las 22:14     Archivado en: Desde dentro..., Desvarios     2 comentarios


Sonrío, y no puedo evitar sentirme un poco gilipollas, pero uno contento y optimista, de los que abren puertas con más sonrisas qué vaselina, de los que cuando se caen, siguen caminando por mucho que sangren sus rodillas. Al fin y al cabo, todos somos idiotas en algún momento, es deliciosamente humano, y en contraposición también nos sentimos dioses en otros momentos. Creo poder decir que nadie es absolutamente ni una cosa ni la otra.
Mi silencio, el que últimamente tengo con este diario personal, no se debe a un cuarto oscuro y a la ausencia de clima, sino todo lo contrario, como suele pasar en mi, y es que desde hace años no me gusta hablar cuando ni yo mismo soy capaz de discernir qué tengo ante mi. Ese remolino de sensaciones me recuerda a aquella canción de Paco Céspedes, más por el nombre que por otra cosa, no me gustan estas baladas pastelosas por si mis recuerdos me traicionan y se dejan llevar a un estanque de melancolía en el que no me gusta demasiado mojarme los pies.

Cargando

Espirales al centro de mi alma…

Ver en Instagram

“…Tu amor es el perfume que trajo el viento,
si te vas a marchar,
llévate antes mi cuerpo.
Cuando ya no pueda más,
voy a salir a volar,
voy a buscarte,
y cuando tenga,
tu amor sincero,
volverá la luz de nuevo,
a mi Universo…”

No necesito bombillas, sé ser vela, y cuando tengo poca mecha, sé quedármela para mi mismo, mi vanidad ya no es lo que era ni necesita que rescate princesas o ogras en torres altas, valoro mis energías, e intento cuidarlas, por mi, en mi; pero mentiría de no decir que a veces la vida tiene baches o decepciones de las cuales te lleva un tiempo recuperarte, y que te dejan confuso y atontado. En tiempos así, cuando no sabes dónde está el Norte o el Sur, valoras mucho a tus estrellas más brillantes, las que iluminan con niebla, lluvia o Sol, y que te hacen pensar “si personas como estas brillan así para mi, quizás es que lo merezco“. Debo agradecérselo individualmente… por ellas mismas, y por todas las estrellas que apenas se quedaron en cerillas u hogueras.
Por delante, un mes lleno de ilusiones y motivaciones, que vivir muy fuerte, donde agarrar cada momento único que seguro me regalará, llevo mucho tiempo esperando todo lo que vendrá ahora, ya os iré contando.

Esta noche será la última en Bruselas, donde he pasado una semana con un apasionante y agotador proyecto de trabajo. Me he reencontrado con mi querido Goupil le Fol, que sigue siento uno de los bares más increíbles que he visto, y que recomiendo sin duda a quien visite la capital belga.

Añoro mi casa, no puedo evitarlo, y le llevo un poco de aroma belga.
Y quizás cuando llegue, seguiré echando de menos cosas que aquí me han faltado…
pero ese es otro problema del que me encargaré mañana.

sep
24
2014

El adiós de Charlotte

 Escrito a las 16:17     Archivado en: Desde dentro..., Reflexiones     comentarios cerrados


He de reconocer que durante un momento, estuve tentado de hacer un “compartir” en el puto Facebook y dejarlo todo ahí, pero no he podido evitar ponerme a llorar como una mona y que mejor modo que este blog de haceros llorar a vosotros también.
Resulta que Charlotte Kitley, periodista del Huffington Post en el Reino Unido, falleció el 16 de Septiembre con 36 años a causa de un cáncer de colon, pero tuvo tiempo de sentarse a escribir unas últimas líneas para en cierto modo, despedirse. La entrada original es esta, y podéis leer lo que escribió en sus colaboraciones en este diario aquí.
La versión traducida en español la tenéis aquí, en la fuente original.
Espero que os toque la patata y os revitalice vuestro mundo.
Un abrazo

Actualización 17:42
— La genial Annie me dice que hay por ahí un post del marido que también conviene leer.

comentarios cerrados
sep
23
2014

El pasado como trampolín

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro...     3 comentarios


Este último fin de semana fue diferente. El Sábado por la tarde, mientras veíamos la Guerra de las Galaxias, decidimos ir a la playa el Domingo, lo que requería tan solo madrugar un poco más, coger bañador y toalla, y tener paciencia en la carretera. Es sensacional cambiar tanto de paisaje en un mismo día, y aunque en próximas ocasiones iremos el fin de semana entero, me encantó lo improvisado y especial del día, refrendado por el clima que estuvo de nuestro lado.
Por el camino, la conversación dio para mucho, y en algún momento, me llevó por parajes curiosos: “¿Alguna vez le has puesto los cuernos a alguien? ¿Cuantas veces te los han puesto a ti? ¿Con cuantas personas has estado? ¿Sabes que ha sido de fulanita? ¿Y de menganita?“. La realidad es que he tenido suerte de cruzarme con grandes personas, ninguna de ellas era una loca homicida que me dejara un tatuaje en forma de cicatriz en la espalda, o si lo era, no le di tiempo a que lo hiciera. Aunque a día de hoy ya apenas tengo trato con ninguna expareja, recuerdo con cariño lo compartido y no siento nostalgia por darle continuidad a nada de lo vivido.
Desde fuera, a veces veo sus vidas, más o menos cerca, en ocasiones compartiendo sus triunfos, en otras preocupado por ver a una persona errante y perdida, aunque ella misma no lo sepa. Pero entendiendo que todos, por nosotros mismos, debemos encontrar el camino adecuado, y no fácilmente la vida me enseñó que cuando quieres alguien puedes desearle las mayores dichas, pero debes dejarle a él que las encuentre sin tu ayuda.
Hoy me pasé por un rincón que hacía años que no visitaba, y me enteré que alguien que dejó una huella preciosa en mi vida (y en este blog), por fin ha podido volver a casa, algo que persiguió muchos años, y en inmejorable compañía ¡Cómo me alegro cordobesa!. Recuerdo aquella sensación de “debes apartarte pues su camino no está contigo”, y por suerte, el tiempo me dio la razón y demostró que no estaba completamente loco. A veces, o casi siempre, todo sucede por algo, aunque no seamos capaces de ver el dibujo desde cerca. Casualidades que no lo son, causalidades que diría mi padre, puntos de ruta en el mapa de nuestra vida, oportunidades de aprender, evolucionar y ser honestamente felices.
Se trata de abrir los ojos, de sentir el mundo y vivirlo plenamente.
Cada uno a su modo, respetando a los demás.
Ya sabéis, el pasado como trampolín, y no como sofá.

Vidas... como barcos

sep
15
2014

Aprendimos del amor…

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Desde dentro..., Desvarios     1 comentario


Desde que empecé a participar en el delirio colectivo del amor, he aprendido mucho más de lo que podría contar y recordar, y aún así… ya sabéis que me encanta intentarlo.
Aprendí que el cuerpo más increíble acaba cansándote sin una buena conversación que lo acompañe, sin una persona dentro memorable. Aprendí que las personas caprichosas y egoístas te llevarán a sitios oscuros si no sabes dejarlas atrás; que hay besos que pueden condenarte al infierno de una vida sin ellos, y aferrarse a tu recuerdo como garrapatas impidiéndote seguir adelante. Quizás tu aprendas, como yo, que todos somos tan distintos que debes reaprender con cada persona el mejor modo de querer y hacer el amor; que el mundo no es justo, y verás a quien mas quieras en mala compañía, y tu te enamorarás al menos una vez de quien jamás podría corresponderte, aunque no lo entiendas, tendrás que aprender a aceptarlo.
Se esconderá más cuando más lo persigas, y cuando descubras que construir un mundo a tu alrededor rico y variado es aún más pleno, llegará a tu vida para ponerlo todo patas arriba. En algún momento lo confundirás con el sexo, con un capricho, una necesidad y hasta el aire que respiras, pero sobre todo aprenderás, que cada amor es diferente. Sentirás la pena de ver oscurecerse a quienes amaste, y en alguna ocasión, cuando la fuerza te haga seguir el mejor camino para ti, verás una cara de esas personas que te dará la razón. Aprenderás lo perdidos que estamos sin él, las tonterías que podemos hacer en su búsqueda.
Aprenderás que en un momento u otro somos cobardes, y nos aferramos a cosas hace tiempo acabadas, a que eso de que la esperanza es lo último que se pierde es mucho más que un refrán. Aprenderás que los labios que jamás imaginarías esconden los mejores besos, y que no aquellos que más sueñes te depararán un gran vacío.
Aprenderás que el sexo es vital en las relaciones monógamas, que no siempre te sentirás cómodo con alguien, por mucho que lo quieras, y que encontrarás amantes inolvidables y otras con las que por muchas clases jamás podrás comunicarte de ese modo. Resistirse a probar cosas nuevas es vendarte los ojos, la ilusión no siempre es suficiente, los desengaños riegan los campos donde brotará un nuevo amor.
Aprendí tantas cosas entre cicatrices y besos.
Y sobre todo aprendí, que siempre queda mucho por aprender.

Dramatic Landscape
Image from Stockvault. Called “Dramatic Landscape”, from Andy Fox (thanks)

Autor

  Libreta de notas de...

...un ser humano normal, sin aparentemente nada llamativo ni destacado... salvo quizás una visión diferente del mundo, coleccionista de sonrisas y abrazos, que intercambio por buenas conversaciones. Normal... salvo que puedo ver tu alma en tus ojos, que era gallego antes aún de haber nacido, que tengo tanto que ofrecer y tantos colores con los que pintar... que estoy seguro de que vale la pena conocerme.

Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Fotos en flickr &  Instagram

All the little lights...  #goodniteFeelings in the form of musicQuerido Michael Bay: April O'Neil,  es pelirroja.  Supera lo de Megan Fox.  Un saludo.   #NinjaTurtlesNo man is an island...Wind playing at NightHere we are...  ready to scuba dive!Fashionism payed by GaiaDescargando las pilas, probando su duración.... Jugando con las linternas de submarinismoMe ha llegado la mejor funda de cojín de la historia, by @pixelskayaPunto de encuentroPostre ligero...upload
<
Noticias... diferentes
  • El Mundo Today
  • Enviado Especial
  • El Corcho

       Los Cachivaches del Blog

     
    Un tumblr muy picante...
      Escribe en el corcho...    
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL
    Facebook

    Feisbus

    Preguntas anónimas

       Preguntas anónimas

    Mi Tumblr

    Mi Tumblr

    Verlo entero...

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.