Desde dentro…

May
8
2018

Mucho ruido

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desde dentro..., Música     Añadir comentario


Ella le pidió que la llevara al fin de mundo,
Él puso a su nombre todas las olas del mar.
Se miraron un segundo
Como dos desconocidos.
 
Todas las ciudades eran pocas a sus ojos,
Ella quiso barcos y él no supo qué pescar.
Y al final números rojos
En la cuenta del olvido,
Y hubo tanto ruido
Que al final llegó el final.

 
Mucho, mucho ruido,
Ruido de ventanas,
Nidos de manzanas
Que se acaban por pudrir.
Mucho, mucho ruido,
Tanto, tanto ruido,
Tanto ruido y al final
Por fin el fin.
Tanto ruido y al final…
 
Hubo un accidente, se perdieron las postales,
Quiso carnavales y encontró fatalidad.
Porque todos los finales
Son el mismo repetido
Y con tanto ruido
No escucharon el final
 
Descubrieron que los besos no sabían a nada
Hubo una epidemia de tristeza en la ciudad
Se borraron las pisadas
Se apagaron los latidos
Y con tanto ruido
No se oyó el ruido del mar

 
Mucho, mucho ruido…
 

 
El maestro siempre tiene palabras para los latidos.
No me fascinó esta canción las primeras veces que la escuche…
y sin embargo, con el tiempo, me ha ido calando cada vez más hondo.
Tanto tanto ruido.
 
 


 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Abr
25
2018

Morir ahogado

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro..., Relatos o Versos     Añadir comentario


Alguien me dijo una vez,
que yo nunca dejaba de saltar,
de charco en charco,
que nunca dejaba de volar,
de naufragar mi barco.
 
No le faltaba razón,
conozco la sequía,
de miradas y labios,
ese hueco en el corazón,
que no entiende de horarios.
 
Por eso prefiero navegar,
buscando mi isla,
a vivir lejos del mar,
abrazando un paracaídas.
 
Prefiero nadar siempre,
aún a riesgo de ahogarme,
que quedarme quieto a la intemperie,
esperando hasta secarme.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Abr
18
2018

The Buddha, 1904, Odilon Redon

 Escrito a las 11:11     Archivado en: Desde dentro...     2 comentarios


La última vez que estuve en el Van Gogh Museum en Amsterdam fue genial, y gratis. En mi trabajo son mecenas de dicho museo y me cedieron un pase, así que me dediqué a caminar con calma por un sitio que había visitado hacía ya unos cuantos años, tantos que aquello parecía otra vida. Y me sentí ligeramente decepcionado, como la primera vez, la mayoría de las obras que me gustan de Vincent están en otros museos. Mis favoritas, no os voy a engañar, son las más conocidas… Terraza de café por la noche y La noche estrellada son mis cuadros de cabecera y no están allí. Así que vagué por allí sin rumbo, de cuadro en cuadro, flirteando sin que ninguno llegara a cautivarme, hasta que de repente, uno captó mi atención, irónicamente, uno que no era de Van Gogh y sí de un desconocido para Odilon Redon. Me quedé embelesado frente a él un buen rato, en paz… sintiendo algo maravillosos: me había enamorado:

The Buddha, 1904. Van Gogh Museum.

The Buddha, 1904, Odilon Redon

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Abr
11
2018

La locura no tiene cura

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro..., Desvarios     comentarios cerrados


La verdad es que estas últimas semanas han sido muy positivas, a la par que surrealistas, y no solo por ver cómo carros de mierda iban sepultando a Cifuentes, cada cerdo tiene su San Martín. También se me ha despejado el cielo de un nubarrón que llevaba mucho tiempo en mi vida, y cuando algo así pasa, puedes respirar hondo y disfrutar de que tus pulmones se llenan más que antes. Otro día quizás deberíamos hablar de dependencias emocionales, vampiros y gente tóxica… y hoy, puestos a elegir un gremio, hablemos de los locos.

La verdad es que la gente mentalmente sana suele ser un pelín más aburrida, y todos tenemos pequeñas dosis de locura, y es tan importante como la sal en la comida. Si bien hay gente que está deliciosamente chiflada, y son la salsa de la vida, hay otros con los que hay que tener especial precaución, pues disuelven su locura en una gran ausencia de calidad humana; creyendo ver molinos, como el Quijote, están dispuestos a pasar por encima de quien haga falta para atravesarlos con su lanza, y no es una metáfora sexual. Es difícil medir la nobleza de un corazón, e incluso los corazones más puros y honestos pueden cometer errores, o pueden ser mal comprendidos, pero sí es cierto que una persona dispuesta a matar o pasar por encima de otra conscientemente, por ejemplo, no es buena. Hay una gran diferencia entre el que tira un piano por el balcón, pues es estúpido y está haciendo un montaje para una foto de Instagram que sale mal, y no cree que pueda caerle encima a alguien, y la persona que tira ese mismo piano sabiendo que una persona en concreto pasará por debajo en ese momento. También hay que prevenir la estupidez, pero sobre todo, alejarse de esas personas capaces de apuntar con un piano como si fuera un cuchillo.

Y es que si somos honestos con nosotros mismos… sabemos esas cosas. Nuestra intuición es muy fuerte, pero le damos de lado pues “esa persona nos hace caso o nos quiere“, “tenemos una fuerte química“, “necesitamos cariño“, “valoramos su compañía“, “miedo a la soledad” o porque “compartimos hobbies“, pero la realidad es que si te quedas cerca de una persona nociva, tarde o temprano, acabará por salpicarte el ácido que lleva por sangre. Siempre recordaré el legendario capítulo de Cómo conocí a vuestra madre de “los ojos de loca“, y cómo decían, medio en broma pero con su parte de verdad, que en las miradas de algunas personas se pone de manifiesto esa demencia que acabará afectando tu vida si los mantienes cerca.
Hay Dalís, pero también hay Trumps.

Así que hoy celebro un “loco malo” menos en mi vida, y un aire mucho más limpio.

A ver si esta semana publico un relato muy bonito que escribí hace ya tiempo sobre una elfa fic-ti-cia, y que guardé para evitar suspicacias. Espero que os guste mucho.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Feb
19
2018

Vaciando el pensadero…

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro..., Viajes     comentarios cerrados


Me encanta el concepto de “pensadero” de los libros de Harry Potter. Ese sitio en el que poder vaciar los pensamientos para revivirlos o compartirlos, o simplemente guardarlos para más adelante, pensamientos que incluso podrían ser de colores en función del sentimiento que predomine. Hoy tenía la sensación de que necesitaba vaciar parte de esos pensamientos aquí, como siempre he hecho, en mi hogar, este rincón… que llevo habitando ya 13 años, sobreviviendo a modas y tendencias, siendo un ejercicio de libertad (no siempre tanta como me gustaría) y un cierto control que tanto me suele gustar, al no depender de plataformas de terceros y poder ser yo quien gestiona esta particular Caja de Pandora con forma de Diario Personal, más o menos íntimo o afortunado.

Pensadero

A lo que iba, si de algún color predominan mis pensamientos ahora mismo… es el azul del viaje vivido. ¿Queréis que os cuente más cosas de Maldivas? En fin, no quiero aburriros, si fuerais submarinistas me escucharíais con avidez durante horas hablar de anécdotas y aventuras, pero es más complicado hablarle de magia a un muggle jajajaja, y no quiero perder vuestro interés. Ha sido un gran viaje, en el que he echado de menos cosas importantes, pero en el que he crecido y disfrutado mucho. Desde que llegué al gran azul, hace unos 4 años y medio, siempre he soñado con conocer a los grandes gigantes, y al hacerlo… en ambos casos, me he quedado sin palabras, con un nudo en la garganta que me ha oprimido el pecho sin dejarme otra opción que llorar como un niño emocionado ante algo tan hermoso. Hablo, por supuesto, de mi encuentro con el tiburón ballena, y de mi reciente encuentro con las mantas. Seres enormes, de una elegancia y delicadeza casi mística, que pueblan algunos selectos rincones de nuestros océanos. En unos días podréis ver en un vídeo que estoy acabando cómo se mueven estos gigantes, pero supongo que mi sensación va más allá de ello… ¿Se puede explicar la magia? Si pudiera lo haría, de lo que no tengo duda es que tanto si existe, como si no, habita en estas criaturas grandes y dulces.

Además de las mantas, conocí a una tortuga muy simpática y mal educada (estuve con ella 10 minutos y no me dijo ni “Hola”), 3 bogavantes que tenían la educación y cortesía que le faltaba a la tortuga, 10 pequeños nudibranquios que no me vieron por su falta de ojos, y unos 169 tiburones que posaron entre corrientes para mis fotos, y que fueron elegantes y educados, salvo aquel que se chocó conmigo en una inmersión nocturna, tropezón que saldamos con un cordial “disculpa” y una sonrisa tímida y sorprendida.

Ahora hay que subir el listón… tiburones tigre en Bahamas, o quizás Orcas allá dónde haya que ir a verlas, o ballenas… o quizás, mi próximo secreto lo esconda en su mirada un pequeño caballito de mar en Indonesia. Nunca hay que dejar de buscar secretos de la vida en las cosas más pequeñas.

En ese pensadero virtual, hay otros colores… rojos del corazón, violetas de los miedos y las dudas, verdes de los sueños por cumplir, negros como las cosas que nos avergüenzan… al fin y al cabo, la vida es esa guerra entre corazón y cabeza, entre luz y tiniebla, entre hastío… e incontinencia.
Qué difícil es no añorar lo que no se tiene, no valorar lo que sí, no desear un nuevo viaje… aún cuando casi no has acabado el anterior.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Dic
27
2017

La vida es, sobre todo, y únicamente, un regalo.

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro...     comentarios cerrados


El otro día salí a la calle tras unos días de encierro en mi casa. El encuentro con el mundo exterior fue de lo más revitalizante, el aire fresco en la cara, el placer de caminar deslizándome por el mundo, mis pasos dirigiéndome a mi destino para hacer un recado. Y en mi camino me embriagaban esas sensaciones sutiles a las que me entregaba sin rechistar, desactivando el cerebro. Sentía tantas cosas… y pensaba en lo poco agradecidos que somos, los seres humanos somos especialistas en desperdiciar nuestra consciencia en tonterías, y no valorar muchas cosas si no es en su ausencia.
 
Por eso… solemos olvidarnos de respirar.
Cuando sientas que el mundo es pesado y te oprime,
no dejes de respirar consciente, siente solo en el aire y su regalo de vida,
con cada exhalación harás más livianos tus problemas.
 
Camina, el mundo es tu alfombra, siente tus pies descalzos al hacerlo,
disfruta del maravilloso lujo de poder moverte, y da gracias al mundo por ello.
La brisa en tu piel, cálida o fresca, es un abrazo familiar,
un curioso modo en que algo te grita que te permitas sentirlo todo.
 
Quítale el polvo a tus pensamientos alegres, y jamás subestimes su importancia,
tal y como nos enseñó Peter Pan,
pueden hacerte llegar a Nunca Jamás siempre que lo necesites.
Intenta descubrir la oportunidad en cada desdicha,
sonríe… incluso más si hay tormenta.
 
Dale gracias al mundo por vivir, por los labios descubiertos,
por los abrazos dados, y los contenidos,
por tu familia, tus amigos, por ese día en que creías ser invencible,
por el día que te volviste mortal,
gracias por cada caricia, cada sonrisa,
cada canción perfecta, cada película que te hizo llorar,
agradece este maravilloso viaje para el que ninguno de nosotros
adquirimos más billete, que el que la vida quiso regalarnos,
y sobre todo, no olvides eso ¡Jamás lo hagas!
La vida es, sobre todo, y únicamente, un regalo.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados

Autor

  Moleskine de viaje de...

...un poeta novato en busca de diccionarios donde encontrar letras y colores que dibujen cielos y momentos, amante de la vida y sus Nirvanas, de canciones, gestos, olores... ¡Cómplice de atraco a palabra armada junto a Joaquín! Busco el hueco para deslizar mis dedos húmedos y lascivos por entre las piernas de la vida, mientras avivo mi mirada de Peter Pan, mientras con detergente me esmero en conservar el alma lo más blanca posible.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Búscame en Discord
  • Escríbeme por Telegram
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Aprende a bucear con...
  • Página en Google+ de este Blog
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.