A5

May
11
2016

He aprendido

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     8 comentarios


He aprendido
a no gastar palabras, ni tiempo,
en quien no las merece ni las escucha,
ni a repartir más pedacitos de corazón de los que tengo.
 
Ha aprendido a dar sin esperar algo a cambio,
a fuerza de haberme quedado alguna vez con casi nada,
he aprendido a disfrutar la magia de las pequeñas cosas,
y a levantarme rabioso de mis derrotas.
 
He aprendido a ser feliz solo,
a disfrutar de lo que tengo y siento,
para que la compañía sea una elección,
y no una necesidad.
 
He aprendido que la familia es la que elegimos,
que ni amor ni amistad son egoístas ni posesivas,
crecemos con conversaciones, sonrisas y abrazos,
debiendo escapar de locas, vampiros o arpías.
 
He aprendido el valor de un presente,
lo peligroso de vivir en otros momentos,
y que la vida es aquello que pasa,
entre revelaciones, entre encuentros.

 
Dedicado a Mario Benedetti
y esos escritores que en lugar de jugar al escondite,
se muestran. Inspirado en palabras reales.

 
 
He aprendido
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Abr
27
2016

Distopía con Baloo

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     comentarios cerrados


Salimos del cine, y entonces cuando recordábamos una escena divertida cuando se giró sonriente hacia mi. Y entonces la besé, jamás en toda mi vida había sido tan impulsivo, pero tenía claro que quería hacerlo y acariciar aquellos preciosos y generosos labios con los míos.
Tras aquellos segundos mágicos que siempre acaban pareciendo escasos, me separé de ella para ver su cara. En ella, brillaban aquellos preciosos ojos negros y pude ver que no estaba del todo disgustada, por lo cual, mis mejillas se relajaron al saber que una mano no dejaría su impronta en ellas.
¿Por qué me has besado? — dijo realmente curiosa, una vez ausente la seguridad desbordante de la que hacía gala en su forma de ser.
Lo desee desde la primera vez que vi tus labios, y no quería dejar de vivir algo así… — respondí, lo más tranquilo que pude aunque mi corazón estaba enfrentándose a la pausa tras una prueba de esfuerzo.
Pero ¿No crees que ha sido precipitado? — dijo ella, mientras recuperaba su carácter desconfiando y temeroso de compromisos, relaciones u hombres en general. Según hablaba comenzamos a caminar uno junto al otro.
Lo más sereno que podía, respondí: ¿Cuanto tiempo puede pasar antes de que se diluya el interés? Podrías cansarte, irte, entretenerte con otro chico que tenga más tiempo libre que yo… y entonces perdería esa oportunidad para siempre. No podía asumir ese riesgo, vi un segundo adecuado, y lo aproveché. — y le sonreí, intentando hacerle ver que no había sido nada malo, y que sería un recuerdo dulce para ambos.
¿Y si quiero más? ¿Y si quiero que seamos pareja? ¿Y si sueño con algo más que un beso…? — respondió, midiendo mis límites más que valorando lo que decía, esperando asustarme.
Eso habrá que negociarlo… — yo también sé jugar.
Claro, yo por mi, y más aún después de esta primera cita, tendría otra. — dijo conciliadora y mortal.
Yo antes del beso también quería otra cita, pero ahora creo que es mejor dejar este recuerdo perfecto así, solitario e intacto, para siempre. — comenté, tan aparentemente honesto que casi llegué a creerlo. No me dio tiempo a pensar cuando me cogió del hombro y me puso de frente a ella.
¿Pues sabes qué? tendrás que soportar que lo estropee, pero te aseguro, que valdrá la pena. — y entonces me abrazó, rodeando mi cuello con sus brazos haciendo un lazo del cual ya nunca conseguiría escapar.
¿y sabéis qué?
Valió la pena.

chica
Image from the amazing website Gratisography, thank you Ryan McGuire, by BellsDesign.

Y no, no me ha pasado, no estoy enamorado, pero hay que soñar e imaginar historias para que nunca deje de existir Fantasía ¿no? Ese es el precio de mi nick… y mi karma.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Abr
26
2016

Un juguete roto

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Aullidos     comentarios cerrados


Hace tiempo, estaba conociendo a alguien, y se cascó una cita que quedará para el recuerdo:

— Es que yo soy un juguete roto.

Si hubiera sido de broma no me habría preocupado, pero lo dijo muy seria y con carita de pena. Y yo soy solucionador de problemas semiprofesional, pero he de reconocer que aquello me asustó mucho, pues ya había habido alguna otra frase épica de aquella moza. En aquel momento empecé a replegar mis fuerzas invasoras rumbo a casa y es de esas veces que el tiempo me dio la razón plenamente. No fue la primera frase mágica que rompió en mil pedazos el cristal de la magia haciéndome saber que una persona no era para mi, y no será la última.
En otra ocasión, alguien también tuvo dos frases para el recuerdo:

— ¿Qué tiene que ver la música con los sentimientos?

— Yo nunca he leído un libro

Nominación automática para dejar la casa de Gran Hermano, querida.
Me encantaría saber qué frases me han dejado a mi eliminado de algunos de los “concursos” a los que he acudido. ¿Vosotros habéis tenido alguna de estas frases en vuestras exparejas? Y sí, ayer me di cuenta, sorprendentemente, de que tengo algunas taras serias. Tengo la suerte, por ejemplo, de tener unos amigos que no tienen precio, no muchos, pero realmente geniales. Una vez encontradas estas personas mágicas, mi curiosidad vital se centra en la búsqueda del Valhalla y la digna compañera para hacer mi entrada triunfal en él.
Ayer pensaba “¿Por qué no soy amigo de la mayoría de mis ligues o exparejas?“, la respuesta es tan cruel como sencilla: porque lo que necesito de ellas no es amistad, sino lo otro… (y no hablo de sexo, que también). Hablo de esa conexión, ese vínculo, esas ganas de compartirlo todo, encontrando un equilibrio que cree un mundo común sin dejar nuestros mundos yermos. Y lo cierto, es que yo también estoy infectado de esa modernidad líquida de la que hemos hablado, no estoy dispuesto a esfuerzos titánicos por alguien que no haga lo propio, y cuando veo un ápice de locura de la mala, me esfumo. Quiero creer que en caso de encontrar a la persona adecuada haré lo necesario para darle motivos para estar a mi lado, pero no es la primera vez que ante una colisión me quedo bloqueado y en silencio, soy muy partidario de que es mejor estar en silencio que llamarle a alguien cosas feas o deshuesar mi verdad hasta que al menos el otro lado la entienda.

Juguete Roto

Las cosas deben construirse despacio.
No tiene nada de malo pedir perdón si te has equivocado.
Y a veces necesitamos un espejo para ver que algo necesita una capa de pintura o cinta aislante para funcionar adecuadamente, otras veces el tiempo lo resuelve por si mismo, y otras, alguien nos ayuda a arreglarnos.

Quizás todo tenemos algo de juguete roto, lo que nos distingue… es o bien creer que podemos repararnos y hacerlo sonriendo, o bien dejando que nos atormente y viviendo bajo la inevitable condena de que es así. Ya sabéis qué elijo yo.

Image from the amazing website Gratisography, thank you Ryan McGuire, by BellsDesign.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Mar
9
2016

Si mi vida sentimental fuera una empresa

 Escrito a las 17:00     Archivado en: A5, Desde dentro..., Humor     2 comentarios


Hace unos años, tras una serie de catastróficas decisiones, decidí otorgar poderes completos a la Junta Directiva formada por María Alma, Amparo Corazón y Juan Cabeza, esperanzado en que recondujeran el rumbo de mi “empresa” tras una época en la que Amparo Corazón gobernó como cabeza única el rumbo de mi vida.

Era necesario un cambio, y transcurrido un tiempo, el balance es realmente complejo y daría pie a horas de debates y presentaciones en powerpoint sobre si sus decisiones fueron acertadas o no, y si mejoraron el trabajo de la anterior dirección. Han aumentado las inversiones en el extranjero con respecto al año pasado, pero han disminuido los beneficios, la clave podría ser minimizar esas inversiones en diferentes compañías, o centrarnos solo un un cliente satisfecho, pero cada vez parece un proyecto más a largo plazo o no viable.

Queda claro, en primer lugar, la necesidad de mejorar el sistema de seguridad, pues la cantidad de víboras, lagartas y locas de atar que se han colado en mi vida es preocupante. Así que un test de Turing para comprobar el nivel de humanidad sería útil, así como algún tipo de prueba sobre la calidad del corazón, aunque tampoco hay que olvidar que para los sujetos que se salen de los gráficos puede que La Empresa se quede corta, por lo que hay que elevar considerablemente el nivel de esta empresa hasta que sea digno de la ansiada deidad celta.
Pese a ello, los Recursos Inhumanos han funcionado razonablemente bien, echando a mucha gente incluso antes de que repercutieran más en el devenir de la empresa. En algunos casos se perdieron cientos de euros por fallos de i+D inicial o exceso de ilusión, pero es solo una leve pérdida económica si a cambio se saca de La Empresa a una impresentable, cuanto antes se descubra un mal fichaje, mejor que mejor. Tan solo ha habido un caso o dos mal gestionados y que merecieron hacerse fijos en plantilla, pero no se puede vivir mirando al pasado.
Quizás deberíamos perdonarnos, como empresa, los errores cometidos a bien de cubrir necesidades básicas, tales como besos o abrazos, o coitos con una frecuencia razonable. Es increíble lo que un hombre puede justificar a cambio del vital intercambio de besos o caricias, y es sorprendente lo difícil, por no decir imposible, que es realizar ese tipo de ejercicios sin que afecten a la junta directiva y Amparo Corazón acabe de baja por depresión. Hay que ser precavido, no hacer falsas promesas de contratos fijos, y con la mayor franqueza, disfrutar del momento sin culparse si se acaba la gasolina o llega el temido tedio.

Dinohead
Image from the amazing website Gratisography, thank you Ryan McGuire, by BellsDesign.
 

No debemos perder el rumbo, y aunque hay días en que nos encantaría ser absorbidos por una hermosa corporación, vivir en presente es clave para el buen devenir de La Empresa. Disfrutar de la libertad de no tener que justificar a los mercados es algo que merece ser disfrutado del mismo modo que podría serlo vivir al amparo de una gran cotizada en bolsa, la felicidad está en las pequeñas cosas y debe ser encontrada y apreciada antes de poder ser adecuadamente compartida.
Acuerdos de la Junta Directiva para el 2016:
— Se decide un incremento de capital para viajes del 100% para el año que viene.
— Se retira la inversión en amores imposibles un 67% para los dos primeros trimestres del año.
— Se aumenta el presupuesto en profilácticos un 50%, así como un 45% para lubricantes y accesorios.
— Se prohíbe hacer regalos los tres primeros meses, entendidos como “periodo de prueba”.

Además, debido a los errores cometidos este pasado año, dañando a personas que no lo merecían innecesariamente y con serios errores financieros y morales, no se subirá el sueldo a nadie, especialmente a la dirección de La Empresa, comenzando un periodo de reflexión en el que se deberán hacer las cosas mucho mejor de cara al año que viene si se desea incrementar el beneficio espiritual neto.

Como siempre, pasión y vida.

Atentamente,

La Dirección

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Feb
11
2016

Besas muy bien

 Escrito a las 17:30     Archivado en: A5, Relatos o Versos     4 comentarios


Besas muy bien — me dijo
Gracias, tu tampoco besas mal — repliqué, buscando ser picajoso y no demasiado estúpido.
Vaya, el creído ha respondido ¿Qué nota me darías? — me dijo, y por su tono, se mascaba la tragedia, pero qué cojones le voy a hacer, me encantan los naufragios.
Bueno, esas cosas no se valoran con una simple nota… pero un 7. — respondí. Al final, pese al inevitable hostión que se estaba fabricando con mi nombre, decidí salvar un poco los muebles y darle un punto más de lo que merecía, pero no fue suficiente, y se indignó.
Ah, vaya ¿Sólo eso? En fin… ¿Y has conocido a algún 10? — preguntó inquisidora.
Pues dos o tres, la verdad, no es algo que abunde — respondí tranquilo, recordando para ello que a mi lado tenía una aventura y no a la hipotética mujer de mi vida, ella sería una reina de dieces, no por la forma, sino por el fondo, no por la plasticidad, sino por el sentimiento tras ello.
¿Y nueves? ¿Cuantos has encontrado? — siguió preguntando, obviamente, aún no estaba a salvo.
Pues 5 o 6 supongo, aunque pudo ser fruto del momento y que lo hubiera idealizado todo… los dieces son aquellos labios que pruebes cuando los pruebes, te saben a cielo, son ese sofá en el que te caigas como te caigas, te sientes cómodo y nunca te haces daño — repliqué muy tranquilo.
Anda, mira, si ahora al niño moquito le ha entrado la vena poética — ironizó — Al final conseguirás que me sienta afortunada por tu valoración. — prosiguió con retintín
Y como no me gusta sentir que se ríen de mi, pasé a la ofensiva.
Deberías — dije tajante
¿Qué quieres decir? — dijo molesta
Pues eso, que no es mala nota, generosa, diría yo — añadí tranquilo, con el hielo invadiendo mis venas.
¡Serás idiota! ¡Prepotente! ¡Machista! — dijo ya más alterada, mientras se levantaba de la cama
¡Gay! ¡Facha! ¡Honesto! — sumé a su lista
Empezó a vestirse y le di un minuto para que se calmara. Luego, empecé a arañar su espalda buscando causarle algún escalofrío que la debilitara. Me incorporé y la besé en la columna, y pude sentir en mis labios su piel de gallina.
Venga tonta, que estaba de broma. — le dije con voz melosa
¡Idiota! — respondió, como una olla a presión liberándose con un silbido del aire que aún le queda dentro.
Se detuvo en el proceso de vestirse, y no solo dejó de subirse las medias, sino que también se quitó de nuevo las braguitas para dejarlas en la mesilla. Se tumbó a mi lado y se quedó mirándome fijamente. De vez en cuando, un “idiota” a modo de susurro se le escapaba como si se tratara del ruido de su respiración. Puse mi mano en su hombro y fui bajando acariciándola, primero su brazo, siguiendo con su pecho, luego su cadera y finalmente haciéndome hueco entre sus muslos. Como si fuera un cliente ante un mostrador, empecé a jugar con su “timbre”, siendo el sonido un brillo en sus ojos, y la respuesta unas contracciones por todo su cuerpo preguntándome que qué quería.
Volví a besarla como si no la hubiera besado nunca, o como si nunca más, pasada esa noche, fuera a volver a hacerlo.
Tras un prolongado intercambio de besos me miró sonriente y brillante, y me dijo:
Besas muy bien.
Y volvimos a empezar.

 
Boca
IMAGE: By Ajor933 “une bouche” [Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported l], via Wikimedia Commons
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Ene
27
2016

Y la mano se cuela bajo…

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     2 comentarios


Momentos místicos, respiraciones contenidas, gritos del Universo, puntas del iceberg.
Los esperados, soñados, perseguidos, buscados y por fin encontrados.
Como cuando arranca un aplauso, cuando logras una victoria que creías imposible, besas el cielo desde lo más alto de la montaña, o acabas un curso y obtienes el ansiado título. O como cuando te dan una noticia que te conmueve… ese gesto que es padre de una lágrima de felicidad que dibuja una runa en tu mejilla.
Más aún, ese primer beso que nace de horas de nervios, ese escalofrío cómplice, ese punto de inflexión en que la paciencia y la razón se rinden al deseo y una mano traviesa, que llevaba un rato errante dibujando versos por la piel, se cuela bajo unas braguitas de encaje mientras un pálpito retuerce tu corazón. Empiezas un viaje, y llegas a un terreno mágico que has soñado mil veces, y que ahora por fin puedes disfrutar. Deseas aferrar a tu recuerdo cada matiz, cada sensación, quieres que el tacto te gobierne y desearías poder apagar el cerebro, y tener todos tus sentidos únicamente en esa mano, tan solo gestionas unos labios que siguen bailando un precioso tango.
Disfrutas del paisaje, sea desértico o selvático, buscas el arroyo como algo instintivo, quizás por simple supervivencia, y cada milímetro del trayecto transcurre lentamente. Cuando por fin llegas, no puedes evitarlo, te emocionas, te estremeces, sonríes travieso, sabiendo que ya tras ese viaje, tan solo una cosa has de hacer… tienes que lanzarte, bañarte y beber del sagrado oasis, hasta quedarte sin sentido, hasta que tu conciencia se diluya con la suya.

Touch
IMAGE: By Dani_vr from A Coruña, España (Eros Galicia – Sensual caricia) [CC BY-SA 2.0], via Wikimedia Commons

Con la corrección y revisión de mi querida Moonanet

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!

Autor

  Desvaríos diversos de...

...coleccionista de sujetadores del presente, sintonizador de melodías y momentos, de besos y recuerdos. Derrochador de optimismo, aprendiz de todo, maestro dando abrazos y cunnilingus, tiburón sin agua, gaviota con cielo.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.