A5

Ago
31
2017

Escurrir el bulto

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desvarios     2 comentarios


Me preocupa que esto sea una de esas cosas que molestan tanto porque sea algo que yo también haga, pero incluso así tiene sentido hablar de ello. Ayer pensaba en alto sobre esa actitud de mirar hacia otro lado tras un conflicto, y en lugar de hablarlo para solucionarlo… dejar que pase el tiempo, y aparecer un tiempo después como si no hubiera pasado nada. Quiero creer que yo no lo hago, si yo tengo una pelea con alguien intento hablarlo, pero si es un “contacto Tinder” o alguien que apenas conozco, tampoco estoy dispuesto a perder horas y horas hablando. Normalmente con un buen amigo, no necesitas horas de conversaciones, siendo claro y directo se llega pronto al entendimiento. A no ser que esté muy enfadado, no me gusta hablar enfadado.

A lo que iba, que me desvío, que siempre me ha sorprendido esa reacción de aparecer como si nada tiempo después de un “crimen”. Me suelo quedar atónito mirando a esa persona en plan “pero ¿qué cojones?“. Uno de mis ejemplos sobre este asunto, espero me disculpe por mencionarlo, fue una pelea que tuve hace unos años con mi padre, tampoco tiene sentido desgranar los motivos, pero yo tendría razón en cualquier juzgado, y aquello hizo que dejáramos de hablarnos durante más de 7 meses. Yo estaba muy digno y obstinado y no pensaba ceder, y había intentado hablar con él un par de veces sin que me cogiera el teléfono, yo lo intento dos veces… no tres. Él, tras todo ese periodo, me envió un buen día un whatsapp compartiendo un chiste o algún vídeo de estos tontos. Hubo quien me dijo “es su forma de acercarse a ti y decirte que te echa de menos“, y seguro que tenía razón, pero una parte de mi pensaba que quizás era más fácil y correcto pedir perdón o hablar del problema una vez pasadas unas semanas para que al menos ambos entendiéramos el punto de vista de la otra persona y pudiéramos “purgarnos” por lo sucedido, y no dejar algo ahí acumulado en un bote de resentimientos e incomprensiones, un proceso de acumulación de cosas muy típico de los gallegos, por cierto.

Hace poco me ha pasado algo parecido. Un día inesperado, en una comida de amigos, uno de ellos empezó a desahogar sus frustraciones sobre que yo haya estado “desaparecido” durante casi un año por culpa de una relación. Yo podía entender parte del fondo, obviamente, pero las formas se descontrolaron y se convirtieron en insultos, faltas de respeto, burlas… fue muy duro, y yo opté por callarme en lugar de responder violencia con violencia, hay gente que provoca buscando que salga mi golem interior, pero no tienen ni puta idea de que juegan con fuego, cuando agotada mi paciencia infinita consiguen invocar a la criatura ancestral que mora en mi puedo ver el arrepentimiento en sus ojos mientras los desmiembro. No buscaba que mi silencio fuera un insulto, pero sí mi respuesta a tanto improperio, y mi contención. No tenía la intención de responder a esas continuas provocaciones y faltas de respeto para mi, mi amigo y mi expareja, e intentaba no alimentar la furia de una persona totalmente fuera de sí, gritando a lo loco en un restaurante bastante “chic” mientras ese otro amigo intentaba calmarlo y hacerle recapacitar. Hubo más detalles, la historia completa da para mucho mas… os la resumo: Lamentable. Fueron dos horas de agonía, estupideces y gritos antes de que pudiéramos dejarlo atrás con su arrebato de agresividad y locura y seguir con el día, atónitos ante lo sucedido.
Esa noche recibí alguna tenue disculpa, mientras afirmaba no recordar casi nada de lo sucedido, ausente esa cordura mental de la que presumía diciendo que era más cuerdo que mi amigo y yo juntos.
Cuatro días después, recibí otro mensaje de esa persona diciéndome si había visto una película en el cine, como si tuviera la pretensión de ir al cine conmigo a corto plazo; simplemente le sonreí y le dije que ya la había visto. No sé si no era consciente del malestar causado o si, sencillamente, quería pasar página y punto.

La vida me ha enseñado este último año lo vital que es el respeto. A veces, en la vida laboral toca aguantar cosas no del todo agradables, pero en mi vida personal… del mismo modo que no insulto a nadie, no espero ser insultado, y no tengo la menor intención de tolerar algunas actitudes. Es mi libertad, y hago uso de ella, puede sonar borde o prepotente, pero para mi… es elemental y básico, respétame si quieres tenerme cerca.
Estos días he pensado mucho si publicar esto o no, pero cometería el mismo error que critico. Las cosas deben hablarse, lo que se tiene que decir debe decirse… mucho tiempo pasó este blog entre tinieblas, censurado por una u otra, y la libertad que me da para decir tanto estupideces como cosas donde asoma cierta inteligencia, es parte fundamental de que siga existiendo incluso pasada la “moda” de los blogs y en plena época de redes insociales.

Hay que levantar las alfombras… y sí tenéis algo que decirme, hacerlo sin miedo, si no estoy a la altura del hombre que creéis que debería escucharos, pondré de manifiesto mis carencias. Y en vuestra vida personal, sed directos y dejad de escurrir el bulto, al final… todo acaba saliendo de debajo de la alfombra, y suele hacerlo del modo más inoportuno y sucio posible.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Jul
19
2017

No idealices a quien es tan humano como tú

 Escrito a las 16:00     Archivado en: A5, Reflexiones     1 comentario


Uno de los primeros errores que cometemos en la vida, es la divinización de otras personas. Que si nuestro padre es todopoderoso y con el láser de sus ojos repara cualquier cosa, que si ese deportista es capaz de golpear una pelota de tenis con las uñas y hacer un “ace”, o ese dibujo animado con poderes mágicos o un saco marsupial del que puede sacar mil maravillas… y luego llega el amor, y resulta que el objeto de tu afecto es una criatura creada a partir de sangre de Unicornio cuyos pies jamás huelen mal y cuya sonrisa es capaz de curar cualquier enfermedad, y todo lo que deseas en el mundo es probar sus labios.

Recuerdo haber endiosado a muchas mujeres, que parecían andar sobre nubes y poseer una elegancia claramente más allá de lo humano. Cuando el mundo me permitió conocerlas me di cuenta que eran tan mortales y humanas como yo, y que en muchos casos no estaban justificados mis sentimientos por ella pues no era lo que parecía o lo que yo quería creer.
Incluso en más de una ocasión he sido yo el objeto elevado más allá de los cielos. Es duro vivir en un altar tan alto, que solo puedes caer y decepcionar a quien te quiere. No hace demasiado decía “No me trates como un Ángel… pero tampoco como un Diablo, tan solo sé justa“, y efectivamente, creo que debemos ser justos, medir a las personas por lo que son y no por lo que parecen, nadie es mejor que otro por tener más seguidores o ser más guapo, tan solo somos diferentes aventuras e historias que merece la pena conocer.


Beautiful image from Stockvault. Called “Woman with goose”, from Pixabay (thanks)

En el mundo virtual todo esto se dispara. ¿Cuantas personas idealizamos tras ver sus fotos perfectas en una red cualquiera? Poses bien elegidas, luces y retoques de alto nivel, maquillajes, cuerpos agraciados… pero si algo te enseña la vida es que el cuerpo más perfecto es muy aburrido si no compartes humor, conversaciones y aficiones, y que una celulitis o un cuerpo caído puede ser lo más bonito del mundo si es propiedad de una persona divertida, noble y con gran corazón, con la que las horas vuelan hablando.

Sigo idealizando a la gente, pero cada vez menos.
Lo bueno del aprendizaje, lo bueno del tiempo.
 
“La verdadera belleza de las cosas,
existe en el espíritu que las contempla”

 
David Hume
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Jul
17
2017

Viento y espinas

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     comentarios cerrados


Nadie dijo que fuera fácil,
levantar la mirada frente,
con los ojos empapados,
y el corazón ausente.
 
Ni el secreto del Mar,
ni la brisa deshidratada,
nada puede calmar,
a una mujer desconsolada.
 
Veo en sus ojos esa flor
que una vez deshojada,
tan solo siembra dolor
hasta que es incendiada.
 
En el juego del amor
arde un alma espinada,
suena su canción,
nostalgia ahogada.


Beautiful image from Stockvault. Called “The Catcher in the Rye”, from Alexandra (thanks)
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Jul
12
2017

Memorias

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Desvarios     comentarios cerrados


Desgranamos recuerdos y muchos se pierden en el camino, quedándose en rincones del alma dentro de tantas cajas que quizás nunca volvamos a verlos. Otros sin embargo, se convierten en cuadros que colgamos nostálgicos y orgullosos en las paredes de esa habitación que decoramos y somos a lo largo de nuestra vida; algunos recuerdos se materializan en figura en el mueble, y otros, son libro en una estantería.
Diferentes tamaños, diferentes prioridades, recuerdos que no queremos perder jamás y que ponemos muy cerca de nosotros para visitar a diario, sobre todo si tenemos la suerte de que una fotografía pueda acercarnos en el tiempo aquel olor, aquel sabor, la temperatura de un momento que de sentimiento pasó a escalofrío, y de escalofrío a memoria inmortal en las vitrinas de nuestra mente.
Unas veces, son recuerdos salvavidas, motivos para seguir caminando, pensamientos positivos que avivan tu fe en la luz y el coraje, viento a favor con el que llenar tus velas si te pierdes. Otras veces son dudas, pequeñas vergüenzas, cosas que pudiste hacer mejor, trenes que perdiste por estar confiado, fotografías que no quieres tirar… pero tampoco tener a la vista, carne de cajón.

Recuerdos “nudo en el pecho”,
momentos “me quise morir de amor”,
tatuajes en el alma, flechas sin dirección.
 
 


 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados
Feb
9
2017

Sauron está aquí… ¡únete a la rebelión!

 Escrito a las 11:00     Archivado en: A5, Videos     2 comentarios


Vivimos una época oscura. Una persona de inexistente calidad humana y de principios enmohecidos y podridos se ha convertido en el gobernante del país más importante y fuertemente armado del planeta. Sus palabras son tan preocupantes como sus acciones, y el miedo más básico de un grupo tristemente mayoritario le ha dado un trono de acero que llenará de sangre y lágrimas.
Ante algo así… no te puedes quedar a un lado, hay que tomar partido y pelear.
Y eso es lo que hizo, hoy hace un mes, nuestra querida Meryl Streep en los Globos de Oro.
Un discurso humano, emotivo y sencillamente histórico. Inolvidable, eterno e imprescindible.

La noticia del discurso en el Huffington con algunos twits de famosos.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Jul
12
2016

La china del bisturí (I)

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     comentarios cerrados


Nota: La siguiente historia está basada en hechos reales,
aunque no la he vivido yo, sino un amigo. (Lo juro por Snoopy)

 
 
Cuando esa chica le hizo like a mi perfil de Tinder ni se me pasaba por la cabeza la historia que iba a empezar, tan solo miré sus fotos y pensé en el morbazo de su look de asiática modosita, con su pelo en dos colores y una boca de infarto, así que no tardé en escribirle para ver si empezábamos una conversación y daba pie a algo más, aunque parecía demasiado bueno para ser cierto y no veía muy probable un encuentro apasionado, pero sería sin duda interesante hablar con alguien así.
Costaba mucho entenderse por el lamentable chat de esa aplicación, lento e incómodo, y además su inglés era peor que el mío, así que muchas cosas se quedaban en al aire sin dejarlas bien explicadas, pero tampoco todo era malo, las torpes palabras hacían que ambos nos tomáramos todo a broma y no nos perdiéramos en matices insulsos.
 
No tardamos mucho en quedar, le sugerí uno de mis bares favoritos de Saint-Michel, desde el cual se veía la Catedral de Notre-Dame, y aceptó encantada. El día no acompañó mucho y estaba gris, pero el ambiente en el bar era excelente y conseguiría que estuviéramos muy cómodos.
Entonces apareció Maylin, de origen chino. Efectivamente, estaba tan buena como en las fotos, aunque no llevaba una ropa tan sugerente como para no dejar lugar a dudas. Llevaba un maquillaje tan tenue que no era capaz de verlo, el pelo liso por los hombros, y en el marrón de sus ojos había un pozo que me apetecía explorar con cautela.
Al principio nos costó arrancar, pero no tardé en hablarle de mi vida como arquitecto y mi pasión por el diseño, y ella me contó su vida familiar, sus costumbres, el trabajo en la tienda de sus padres y algunas de sus pasiones. Al cabo de una hora y media parecía que nos conocíamos de toda la vida y poco importaba que su inglés fuera incluso más torpe que el mío o que yo no hablara ni puta pizca de chino o francés, daba igual, la química empezaba a brotar y un roce de nuestras manos me erizó la piel dejándome embobado y tan pálido como ella.
 
annarum1
Amazing picture from Wikimedia Commons
 
Aquel día nos retiramos a las 23:00, tras más de tres horas charlando. Nos habíamos ido acercando y entre tanto tonteo, nos dimos un par de besos. Era Jueves y el Viernes ambos teníamos que trabajar, pero habíamos quedado al día siguiente a la misma hora en el mismo sitio, después del trabajo, y ninguno de los dos trabajaba al día siguiente, la tensión se podía palpar mientras concretábamos la cita.
Al llegar a casa, empecé a recoger un poco la ropa tirada por todas las esquinas de mi diminuto apartamento e hice una bolsa de basura con las cajas de cereales y galletas que estaban repartidas por allí. Llevaba varios fines de semana proponiéndome hacer limpieza, y ahora me había cogido el tren de lleno, era tarde y quería dejar aquello recogido por si al día siguiente tenía suerte, y aún no había cenado nada, así que me puse manos a la obra nervioso y pensando en la preciosa asiática.
 
Pasé el día laboral en las nubes, distraído y ausente, tenía que hacer algo bastante mecánico y eso me salvó la vida, pero el día fue desesperadamente lento. Cuando a las 19:00 estaba saliendo de la ducha pensé en liberar tensión para aplacar los nervios, pero opté por reservar mis fuerzas para ella, por si se alargaba la noche.
Una vez listo, puse rumbo al bar, que estaba muy cerca de mi casa, y al girar la esquina pude verla apoyada en la puerta de la entrada esperándome. Estaba más sexy que el otro día, y esta vez su ropa dejaba ver algún tatuaje. Al verla de lejos pensé que quizá el bar estaba cerrado, pero no era así, había varias mesas libres, así que le pregunté:
¿Entramos?
Y me miró pícara y me dijo: ¿Y si nos vamos a tu casa?
Sonreí y asentí ¿Para qué hacerme el interesante? Lo deseaba tanto como ella o mas…
 
Dado que dormitorio, salón y cocina eran una unidad en mi apartamento, nos sentamos en la cama sin buscar el sofá e instantáneamente empezamos a besarnos y magrearnos. Efectivamente, estaba buenísima, y besaba tan bien que no podría explicarlo. Sus manos desabrocharon mi camisa sin que me diera cuenta, y poco después, se colaron bajo mi pantalón en cuestión de segundos, desabrochando el cinturón y los botones en un gesto rápido y preciso. Empezó a mover su mano a un ritmo celestial, no creo que yo fuera capaz de masturbarme mejor, y tras morderme el labio con fuerza, se echó hacia atrás y bajó su boca hacia mi miembro para continuar el trabajo y masajearlo con pasión.
No tardé mucho en acabar, y aunque entre titubeos le advertí de varios modos que estaba llegando, ella no se inmutó y siguió hasta el final, con una maestría sin par. Creí morir de placer, perdí el control de mi cuerpo y me quedé tendido, casi desmayado, sobre la cama, sin ser capaz de percibir ni luz ni temperatura, como si estuviera en una puta nube tras haber recibido la caricia de aquella magnífica diosa asiática.
Al cabo de un minuto abrí los ojos y allí estaba tendida a mi lado mirándome, acariciando con dulzura mis genitales, mientras traviesa, esperaba a que me recuperara.
Me fijé entonces en una cicatriz en su hombro, que me recordó a otras que había visto en su mano.
Vaya ¿Y esa cicatriz?. — le pregunté, inocente.
¡Ah! Es un corte que me hice. — respondió, y sonreí pensando “cosas de la vida, todos nos cortamos” — Me gusta hacerme cortes — prosiguió, y abrí los ojos mientras mi corazón se sobresaltaba ante un comentario aparentemente tan nimio y sin embargo, tan revelador. Intenté calmarme e interesarme por ello sin parecer un paleto.
Vaya ¿A qué te refieres? ¿Qué quieres decir? — le dije con voz temblorosa.
Pues eso, me excita mucho hacerme cortes en la piel… y hacerlos a otras personas, cortes pequeños, controlados, que luego se cierren en una preciosa cicatriz.
 
Me quedé en silencio sin saber qué decir, entre las reminiscencias del orgasmo no me habría sorprendido que George Michael hubiera aparecido bailando en la mesa de mi habitación. Sin embargo, aquello sí me había dejado sin palabras, e intentaba recuperarlas mientras mi corazón recobraba su ritmo e irrigaba mi cuerpo que se había quedado blanco.
Y sabes una cosa… me excitaría mucho hacerte un corte ¡Me pondría tan cachonda!.
Cogió su bolso y sacó un bisturí, mirándome libidinosamente. Por alguna extraña razón, no entré en pánico, e incluso me pareció sensual.
¿Dónde quieres que te lo haga?. — me preguntó
Miré aquellos preciosos ojos marrones, y sonreí.

 
Continuará…

 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
comentarios cerrados

Autor

  Libreta de notas de...

...coleccionista de sujetadores del presente, sintonizador de melodías y momentos, de besos y recuerdos. Derrochador de optimismo, aprendiz de todo, maestro dando abrazos y cunnilingus, tiburón sin agua, gaviota con cielo.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.