Archivo 11 de abril de 2018

Abr
11
2018

Mi señora Galadriel

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     Añadir comentario


     Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana, me crucé con una criatura mágica en uno de esos lugares oscuros que pueblan el Universo, me parecía tan curioso que algo tan hermoso estuviera allí… pero desde el primer momento podía verla, y no me refiero solo por fuera, sino verla de verdad, y podía sentirla, no solo por dentro, sino sentirla a mi alrededor, y no tardé en darme cuenta de cómo sus dedos me hacían cosquillas en el alma mientras hablábamos, y cómo las horas se esfumaban a su lado como la espuma del agua del mar entre mis dedos, cuando de niño jugaba a atrapar olas.
Desde el primer instante me dijo: “Me iré en cualquier momento, tendré que volar a cada rato, vivo en un sitio lejano, allí es mi hogar, y tú eres, en mi alma, tan solo un invitado.” Así que aprendí a disfrutarla bajo esas reglas, sabiendo que yo era un capricho efímero para ella, y así me enseñó que cada minuto juntos era un regalo, para ambos.
Y viajamos en sueños, y compartimos miedos, y esparcimos recuerdos, y encerramos lamentos.
Cuándo nos quedábamos sin aire nos respirábamos mutuamente, cuando se nos apagaban las alas, nos pensábamos, y podíamos seguir un poco más.
Me regalaba su sonrisa, me mostraba su boca y me permitía fantasear con ella, pero no tocarla. Naufragaba en sus ojos castaños y aparecía ella con su pelo corto, pero lo suficientemente largo como para rescatarme, y me miraba como si tuviera todas las respuestas, y yo… me quedaba sin palabras, ni ideas ni preguntas. Le sonreía y le decía “Mi señora Galadriel“, y ella me respondía con un gesto lleno de luz “Mi criatura mágica“.

Ella era Presente, ella era contención de planes, de sueños, ella era desear una boca sin saber si algún día podrás tocarla con la tuya, ella era verdad, estrella fugaz, ella era mi refugio contra el miedo, ella era un paraguas en mitad de una tormenta sin tregua.
Y así transcurrieron instantes robados a los días grises, donde nos confesábamos secretos, compartíamos momentos, creábamos colores nuevos, y abríamos juntos nuestros corazones, para que nos los congelara el viento del invierno.
Fueron 13 los días señalados, fueron 13 los días que ella tenía permitido salir del palacio en el que vivía.
El último día, sonó de nuevo la puerta, con los golpes rítmicos y dulces que anunciaban su visita, y al abrir sonriente encontré allí una maceta con una hermosa rosa roja, protegida por una cúpula, era como la de mi querido Principito. Sonreí, si bien no tardé en comprender el significado de aquel símbolo, apagándose la luz de mi rostro entonces.
Me resguardé en mi casa y lloré un solo día, uno completo, no sin sentir que en cierto modo, defraudaba a mi dama de luz.
Al día siguiente me enfrenté al mundo con mi mejor sonrisa, recordando lo vivido, la lección que aprendí deslumbrado por su alma, la lección que soñaba tatuarme con sus labios, y que sin embargo, tan solo pudo quedar grabada a fuego con los abrazos que soñamos.
Solo hoy, solo ahora, quien sabe qué nos traerá… el mañana.
Y no pierdo la esperanza, de que el mundo gire, y algún día ella vuelva de visita a mi alma.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Abr
11
2018

La locura no tiene cura

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro..., Desvarios     Añadir comentario


La verdad es que estas últimas semanas han sido muy positivas, a la par que surrealistas, y no solo por ver cómo carros de mierda iban sepultando a Cifuentes, cada cerdo tiene su San Martín. También se me ha despejado el cielo de un nubarrón que llevaba mucho tiempo en mi vida, y cuando algo así pasa, puedes respirar hondo y disfrutar de que tus pulmones se llenan más que antes. Otro día quizás deberíamos hablar de dependencias emocionales, vampiros y gente tóxica… y hoy, puestos a elegir un gremio, hablemos de los locos.

La verdad es que la gente mentalmente sana suele ser un pelín más aburrida, y todos tenemos pequeñas dosis de locura, y es tan importante como la sal en la comida. Si bien hay gente que está deliciosamente chiflada, y son la salsa de la vida, hay otros con los que hay que tener especial precaución, pues disuelven su locura en una gran ausencia de calidad humana; creyendo ver molinos, como el Quijote, están dispuestos a pasar por encima de quien haga falta para atravesarlos con su lanza, y no es una metáfora sexual. Es difícil medir la nobleza de un corazón, e incluso los corazones más puros y honestos pueden cometer errores, o pueden ser mal comprendidos, pero sí es cierto que una persona dispuesta a matar o pasar por encima de otra conscientemente, por ejemplo, no es buena. Hay una gran diferencia entre el que tira un piano por el balcón, pues es estúpido y está haciendo un montaje para una foto de Instagram que sale mal, y no cree que pueda caerle encima a alguien, y la persona que tira ese mismo piano sabiendo que una persona en concreto pasará por debajo en ese momento. También hay que prevenir la estupidez, pero sobre todo, alejarse de esas personas capaces de apuntar con un piano como si fuera un cuchillo.

Y es que si somos honestos con nosotros mismos… sabemos esas cosas. Nuestra intuición es muy fuerte, pero le damos de lado pues “esa persona nos hace caso o nos quiere“, “tenemos una fuerte química“, “necesitamos cariño“, “valoramos su compañía“, “miedo a la soledad” o porque “compartimos hobbies“, pero la realidad es que si te quedas cerca de una persona nociva, tarde o temprano, acabará por salpicarte el ácido que lleva por sangre. Siempre recordaré el legendario capítulo de Cómo conocí a vuestra madre de “los ojos de loca“, y cómo decían, medio en broma pero con su parte de verdad, que en las miradas de algunas personas se pone de manifiesto esa demencia que acabará afectando tu vida si los mantienes cerca.
Hay Dalís, pero también hay Trumps.

Así que hoy celebro un “loco malo” menos en mi vida, y un aire mucho más limpio.

A ver si esta semana publico un relato muy bonito que escribí hace ya tiempo sobre una elfa fic-ti-cia, y que guardé para evitar suspicacias. Espero que os guste mucho.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Autor

  Earl grey con cookies de...

...un Ladrón de Noches, Jinete de Olas en el Viento, Drogadicto de la Esencia del Mar, Dibujante con Sal de Nubes, Mago Sin Chistera que convierte los Granos de Arena en Estrellas, capaz de Acariciar con Suspiros y hacer Melodías de Optimismo de Esperanzas Rotas, de Sentir con los Ojos Abiertos, de Soñar Sin los Ojos Cerrados.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Búscame en Discord
  • Escríbeme por Telegram
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Aprende a bucear con...
  • Página en Google+ de este Blog
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.