Archivo septiembre 2013

Sep
23
2013

Lobos, corderos y elefantes

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Reflexiones     1 comentario


Los roles que algunos animales ponen de manifiesto en su maravilloso mundo se pueden extrapolar al ser humano, pues fuimos animales (digan lo que digan, sin pruebas, los creacionistas) y seguimos siéndolo más de lo que nos gusta reconocer.
En las relaciones hay muchos roles, y podríamos diversificarlos mucho, pero hoy se me ocurría pensar en tres:

Los corderos, que pueden tener más o menos mala leche, pero que van en manada, que suelen correr ante las adversidades, y que son las presas de cazadores como los lobos. Es la actitud de los corderos la que los hace así, y pueden convertirse en lobos si la vida les da las oportunas lecciones. Los corderos suelen adoptar posturas conformistas en las relaciones, les gustan las cosas fáciles y poco rebuscadas, pero no pueden evitar sentirse fatal e irremediablemente atraídos por los lobos, aunque intuyan el destino a su lado. Grandes necesitadores de afecto, equivocan a menudo su necesidad de ser queridos por la de ser comidos, y acaban trasquilados y perdidos.

Los lobos son cazadores, y como tales, parecen tener siempre una constante necesidad de presas. Unas veces se puede ver la sangre en sus labios, otras tan solo se puede sentir en su mirada, pero disfrutan cazando corderos, más como deporte que por necesidades culinarias. Siempre quieren más, más dinero, más objetos, tener la casa o el coche más grande, y miden sus ascensos en la vida con esos cambios materiales. Un lobo siente deseo por otros lobos, y los corderos suelen ser un juguete mientras encuentran un lobo que sea un digno rival, y si el que encuentran es más grande que ellos, pueden sin darse cuenta, convertirse en corderos.

Los elefantes son tan grandes en si mismos, que no se preocupan de lobos o corderos, y tratan a todos por igual, no teniendo miedo a los enemigos que tan bien conocen, ni sintiéndose en la obligación de avisar a los corderos del peligro que corren, sabedores de que ellos eligen ese destino. Se limitan a disfrutar del mundo y alimentarse de él para mantenerse tan grandes como son, sin olvidar que algunos nacieron corderos y quizás, durante un tiempo, fueron lobos. Cuesta tanto trabajo llegar a ser elefante que no olvidas el camino, y luchas a diario por mantenerte así, sin conformismos debilitadores ni sedes que nunca se pueden saciar. Los elefantes necesitan de elefantes, y apareados, se hacen más grandes pues se alimentan mutuamente. El único problema es que hay muy pocos elefantes si los comparamos con los lobos o los corderos, y eso hacen que hagan grandes viajes solos.

Lobo con piel de...

Podríamos dibujar más roles, hacer más comparaciones.
Hoy me encontré pensando en estas tres, intentando saber cual soy, y cual quiero ser.
¿Veis algo coherente en mis palabras o debo retirarme a meditar?
Supongo que siempre hay algo interesante en todo…
y nunca debemos dejar de pensar,
en mi caso, en voz alta.

Que empecéis bien la semana

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
20
2013

Catalizadores

 Escrito a las 17:04     Archivado en: A5, Desvarios     1 comentario


Sonrisas… que cambian tu ánimo, que sacan lustre a tu alegría,
bocas que te infectan y hacen de ti una criatura cautiva.
Gestos capaces de avivar la fe en el hombre, de llenar pulmones,
exhalaciones cuando tenemos el alma entre algodones.
Pieles exigiendo caricias, besos, tatuajes, tiritas,
personas que son en si mismas, puras alegorías.
Olores, que evocan recuerdos, maletas vacías,
cartas sin sello, palabras tan honestas como querías.
Conversaciones que ahuyentan a la soledad a una esquina,
trenes que silban canciones a dúo con sus vías.
 
Catalizadores minúsculos pero sin medida,
aloe vera que cierra las heridas,
maneras de llenar el alma de vida.

smile

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
19
2013

Un beso sin réplica

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desde dentro..., Relatos o Versos     2 comentarios


Hace muchos años, cuando mi edad rondaba la veintena, tuve el placer de vivir mis primeros amores fugaces, tras una relación seria de varios años que me quitó mi despreciada virginidad. Otros amores no fueron tan fugaces, se quedaron ahí para hacerme temblar o emocionarme durante años. Había dos chicas que me encandilaban y tenían sendos pedacitos de mi corazón, mientras el resto lo desperdiciaba en una mujer que no merecía ser querida como yo lo hacía, pero eso… eso es otra historia.
La rubia y la morena, niñas de mis ojos, ambas tenían atributos comunes, como tener una dulzura y sensualidad desbordantes, así como unos labios desgarradoramente sensuales y unos culos realmente deliciosos, por lo menos visualmente hablando, pues me tenía prohibido y vetado tener una relación formal con una chica menor que la mayor de mis hermanas, así que disfrutaba de charlas, sonrisas traviesas y guiños… y aunque yo distaba mucho de ser alguien que mereciera compartir tiempo con chicas así, disfrutaba de ellas cuando podía, sin cruzar la línea, sin contacto físico, sin volar alto… ni bajo.
Y esta historia trata de la niña morena, la chica de los ojitos tiernos cuya mirada ejercía de uñas que arañaban mi corazón, con la que no podía tener nada por la gran diferencia de edad, y a la que por su forma de ser, trataba como a una hermana. En aquella época de confusión sentimental y opciones que me llevaban a pésimas decisiones, ella era calma y paz, un deseo latente y prohibido, una golosina de la vida que no me permitía probar.
Y llegó la mudanza a Madrid, el cambio de rumbo y vida, las señales que apuntaban al Sur…
Pero siempre había un camino de vuelta que me hacía volver a visitar mi playa, el hogar familiar, la lluvia, los rincones llenos de recuerdos. Y en uno de estos viajes, quedé para tomar un café con mi niña morena para ver que se había hecho mujer.
Hablamos de mil cosas, su familia, la mía, el amor y cómo nos trataba, la vida en Madrid y en la ciudad de cristal, y estuvimos un par de horas que pasaron como minutos.
Cogí mi coche, y cuando me estaba despidiendo con el motor en marcha, me hizo un gesto para que bajara la ventanilla, y entonces sucedió… agachó su cabeza, se acercó a mi, y me dio un cálido y profundo beso de esos que intentan imitar en las películas. Aquellos labios grandes, bailando con los míos… sé que no lo idealizo con el tiempo, porque tras aquel beso fui incapaz de articular palabra durante varias horas. Recuerdo mi sensación en el coche, mientras me iba, como en una nube, concentrando lo poco de mi de lo que tenía control en la carretera para llegar sano a casa.
Hablamos, después de aquello, de repetir el encuentro, y planeamos en repetidas ocasiones una visita suya a Madrid.
Pero al irse cancelando una tras otra, todo quedó fijado a un encuentro navideño en la capital.
Reservé los días, hice los preparativos, pero ella no cogió el avión…
Desconozco qué le hizo tomar aquella decisión, pero aquel día, decidí dejar de hablarle.
Estábamos en una época en la que ambos teníamos el corazón destrozado, y juntos en la distancia, creímos que estaba entero.
Nuestras conversaciones eran dulces, teníamos la conexión de una pareja y la honestidad de unos amigos.
Cuando me dijo que no vendría… de nuevo algo se fragmento, algo que después me llevó bastante tiempo unir.
Ella siguió su vida y yo la mía. No sé si se asomó a esta ventanita a ver qué había sido de mi, pero yo no quise mirar a la suya.
Y así ha sido en los 3 años y pico desde aquella navidad de 2009… el rencor no me ha permitido dirigirle ni una palabra.
Mi corazón se ha ido endureciendo hasta el punto en que cuando alguien me ha gustado, me ha emocionado incluso más el saber que seguía latiendo y era capaz aún de enamorarse de alguien, algo que he dudado en no pocas ocasiones.
Pero ayer, mi móvil me recordó que hoy era su cumpleaños, y decidí felicitarla.
Pensé que era momento de dejar atrás anécdotas y mandarle un mensaje por Facebook.
Las estaciones son maestras… el tiempo lo cura todo, y queda tan solo el aprecio por una persona a la que le deseas lo mejor de corazón… aunque hayamos dejado para siempre, uno de los mejores besos de la historia, sin réplica.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
18
2013

Ingress, el juego

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Android, Ocio y Consolas     2 comentarios


Hay un juego del que llevo participando unos meses llamado Ingress, que es un juego de realidad aumentada para Android, lanzado en Noviembre de 2012 en una beta privada en la que tardé un poquito en unirme. A día de hoy ya somos millones de jugadores repartidos por todo el planeta, y el juego va evolucionando con los propios jugadores. Tiene en cuenta nuestra localización por GPS en todo momento, por lo que para jugar, hay que moverse, caminando o en coche, en autobús o monopatín (en el Metro no hay señal).

¿De qué va el Ingress?

Tal y como dice el propio juego:

Nuestro futuro está en una encrucijada, y tú debes elegir tu bando.
Una misteriosa energía ha sido desenterrada por un equipo de científicos en Europa. El origen y el propósito de esta fuerza es desconocido, pero algunos investigadores creen que está cambiando nuestro modo de pensar. Debemos controlarlo o eso nos controlará a nosotros.
Los iluminados” buscan abrazar el poder que esta energía podría concedernos
La resistencia” lucha por defender y proteger lo que queda de nuestra humanidad.
Instálate Ingress y transforma tu mundo.

No es tan difícil como parece…

Comenzando con esa historia, en nuestras calles, el juego empieza cuando hacemos una foto de un sitio bonito con nuestro móvil, geolocalizada. Tras la aprobación de Google, que suele tardar unas cuantas semanas, se crea en ese sitio un portal vacío (gris). El primero de una de las dos facciones que pasa por ahí, se hace con él, poniendo un resonador. Cada portal lleva hasta 8 resonadores que le dan fuerza en función del nivel que tienen, y hay 8 niveles de fuerza, que aplican también a bombas y jugadores. Una vez un portal es de una facción, la otra puede atacarlo con bombas, o XMP Bursters. Cuando estás cerca de un portal, puedes “hackearlo”, lo que te dará items como resonadores o bombas de diferentes niveles, según sea el nivel de ese portal. En ese proceso, además de resonadores que pondremos en los portales, nos darán bombas con que atacar a los portales enemigos, e incluso mods que añaden a los portales más dureza o habilidades especiales. Además, podremos obtener llaves, que nos permiten crear enlaces, y con tres portales podemos crear un área, que dará MU (mind units) a nuestra facción, en función de su tamaño, obstaculizando además a la otra facción.
ingressHacer estas cosas nos da puntos, que nos hacen subir de nivel (hasta el 8), y por término medio cada nivel es algo más del doble del anterior, por lo que se complica más según avanzamos. Nuestras acciones también necesitan de “Exotic Matter” (XM) que se haya repartido por el terreno, y especialmente, cerca de los portales.

En esta imagen se puede ver un poco de todo:
– La situación actual (flechita azul) y el área naranja que delimita con qué puedes interactuar.
– En la esquina superior izquierda pone tu nick y nivel, y las casillas que se van llenando hasta el siguiente.
– Encima del nick hay una barra de energía (XM), y a su derecha, “OPS” donde podemos ver el inventario y las llaves.
– Hay unos cuantos portales azules, un par de “lechugos”, con diferente número de resonadores.
– Hay portales grises (sin ocupar)
– Faltaría algún enlace o área.
– Las bolitas blancas son XM, y al pasar por encima las recogemos para darnos energía.

El movimiento

Yo elegí ser resistencia, así que no esperéis que muestre compasión por los lechugos, igual que ellos hacen lo propio con nosotros, llamándonos pitufos. Lo sorprendente es la organización, los grupos de Line, o los de Google +, la capacidad de este juego para movilizar y servir de excusa para quedar y “subir un portal” o tumbar una zona enemiga.
Sin duda no deja de sorprenderme este mundillo… y ya soy nivel 8 ¡Arrollidaos ante mi! No, es broma, podéis quedaros de pie… pero ¡Porqué yo os lo permito! jajajajaja Quizás se me está subiendo el juego a la cabeza. Sin duda una gran recomendación, especialmente viviendo en ciudad, donde los portales abundan y la diversión está garantizada si eres capaz de competir, picarte y entrar en el juego.
El pasado fin de semana, para celebrar mi ascenso a nivel 8, me planté en Vitoria para colaborar en algunos portales muy chulos que hay allí. A uno de ellos, quizás mi favorito de todos, le puse el último resonador de nivel 8, que lo convierte en un portal de nivel máximo. Bajo estas líneas, una captura del móvil, y una foto mía del momento en que ponía mi gotita frente a ese precioso graffiti.

beauty

Por el momento sólo se puede acceder por invitación, pero cualquier jugador dispone de algunas. Si me enviáis un mensaje por el formulario de contacto, os envío una al email que me digáis.

Espero haberos enseñado algo interesante para quienes no conocierais este juego.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
17
2013

Preguntas sin respuesta

 Escrito a las 0:32     Archivado en: Desvarios     5 comentarios


Una escena de una película me recordó lo duro que resulta en una ruptura, decir la verdad. La franqueza no siempre es bien entendida, y resulta muy difícil decirle a una persona qué motivos te llevan a no querer continuar con ella. Sería duro decirle a un chico “es que tienes la inteligencia de un botijo“, “estás gordo” o “te canta el aliento macho“, mientras que otras frases serían más naturales y socialmente aceptables, citas como “eres un idiota“, “no paras de mirarle el culo a toda tía viviente” o “no me haces sentir una prioridad en tu vida“.
Otras frases de ruptura, pueden estar cerca de la realidad y no por ello resultar agresivas u ofensivas: “no estamos hechos el uno para el otro“, “no encajamos” o el socorrido “es que no me haces tilín“… ¿Quien no ha dicho o escuchado alguna vez alguna de estas frases?
Recordando circunstancias de este tipo en las que me he visto envuelto, pensaba lo difícil que es a veces decir la verdad… por miedo y dejar una cicatriz en la otra persona, y por el prisma subjetivo que lo envuelve todo, aquello que a nosotros nos resulta extraño y difícil de llevar, puede ser lo que enamore a otra persona. Por otro lado, hay quien podría considerar útil esa información para corregir cosas o simplemente, verse desde fuera, y saber cuales son sus puntos fuertes y débiles a la hora de tener una relación con otra persona.
Personalmente… siempre he considerado útil saber qué puede alejar de mi a una persona.
Y me avergonzaría ligeramente decir qué ha hecho que no continuara ni empezara algunas relaciones… pero confesándolo, diría que a veces eran cosas tan sencillas como la simpleza de una persona (en las mujeres, hay casos de quienes solo viven por las compras y la imagen, sin mucho más de qué hablar, o no siendo así, sin inquietudes), otras por no conectar físicamente (el sexo es importante, y esta conexión, para una pareja que aspire a ser estable, sagrada), por estar en diferentes etapas de la vida (el famoso momento adecuado a veces tan cabrón), o porque faltaba esa imprescindible chispa adecuada.
¿A ti te gustaría saber qué motivos impulsan a una ruptura por duros que fueran o preferirías una respuesta diplomática? ¿Qué crees que hace más daño… las preguntas sin respuesta o la verdad tras otra flecha equivocada del cabrón de Cupido?

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Sep
11
2013

Asocialmente social

 Escrito a las 18:16     Archivado en: Desvarios     4 comentarios


He de ser franco, no soy muy propenso a conocer gente nueva. Me siento orgulloso de quienes me rodean, y prefiero la calidad a la cantidad, y me da pereza cruzarme con los mismos patrones, no sé, supongo que sería interesante compartirlo con un psicólogo.
Pero cuando me encuentro con una nueva persona, referida a través de un amigo o conocido, me fascina el proceso de disección mental. ¿Qué sueña? ¿Qué desea? ¿Qué necesita? Con esas podríamos empezar esa molesta lista de preguntas que a todos nos pillan en fuera de juego.
Así que sí, aunque me de pereza… me encanta conocer gente, buscando sin buscar un digno rival, un compañero de risas, unos ojos océano o un alma de maestro roto de las que enseñan por qué caminos no debemos transitar… aish, cómo me gusta aprender a mi de los que demuestran a diario qué no debemos hacer.
Y qué bonito es, pese a ellos, y más aún, pese a todo lo aprendido, caer en los mismos errores, disfrazados… una y otra vez, y levantar la cabeza desde el suelo, para sonreirle al horizonte.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!

Autor

  Moleskine de viaje de...

...un Ladrón de Noches, Jinete de Olas en el Viento, Drogadicto de la Esencia del Mar, Dibujante con Sal de Nubes, Mago Sin Chistera que convierte los Granos de Arena en Estrellas, capaz de Acariciar con Suspiros y hacer Melodías de Optimismo de Esperanzas Rotas, de Sentir con los Ojos Abiertos, de Soñar Sin los Ojos Cerrados.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

[instagram-feed]
Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.