Archivo 23 de octubre de 2012

Oct
23
2012

Un capricho caro

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Reflexiones     5 comentarios


De las muchas cosas que he vivido, no está, obviamente, el saber qué se siente al estar casado y que aparezca una persona en tu vida que revolucione tu mundo. A mi alrededor he vivido de todo, desde 30 años de matrimonio que acaban en agotamiento extremo y brindan a ambos la oportunidad de una vida nueva y diferente, hasta quien tras unos pocos años de casada se dio cuenta que su felicidad caminaba lejos, y cogió un tren con estaciones inciertas, pero con cielos prometedores. Sin llegar a acabar en boda, también he visto parejas que eran capaces de viajes de 10 o 15 años, y morir justo antes de esa boda tan simbólica y teóricamente importante, hay agonías que duran mucho más tiempo del que deberían… bueno, de eso sí que sé un poco.

¿Caduca el amor? Alguna vez estudios científicos han ocupado sus portadas con titulares en esa línea… “¡2 años!” decían, “Esa es la caducidad del amor“, quizás estuvieran en lo cierto, todo lo acertado que se puede estar sabiendo que cada persona es un mundo. A lo largo de mi vida, he conocido a alguna de esas parejas que parecen abocadas al fracaso, dónde uno de ellos pone mucho más que el otro, dónde uno da todo y el otro tan solo lo exprime… y cuando el final parecía cuestión de tiempo, me sorprendí observando que hay quienes nacen para dar zumo, y quienes nacen para exprimirlo… vaya metáfora más mala.

No hay reglas en el amor, pero sí hay patrones. La autoestima tiene muchísimo que ver con la relación que tendremos con otra persona, y temblará aún más cuando inmersos en una relación debamos enfrentarnos a los tratos cotidianos entre dos personas. Vivimos en un mundo que nos enseña que vivir en pareja está bien, y lo contrario, mal. Es habitual, estando soltero, que te pregunten “Tienes novia“, y cuando respondes “No, llevo un tiempo solo.” te miran con pena y dicen “Bueno, ya llegará“. Aún debe pasar un tiempo para que la mentalidad medieval respecto a esto cambie, como en tantos otros asuntos como la religión, la sexualidad y los derechos humanos, vivimos en un planeta que va a muchas velocidades diferentes, y en cuyos procesos evolutivos hay cientos de años de distancia dentro de un mismo momento.

Que me desvío…

¿Cómo será eso de estar casado? ¿Habrá amores a prueba de todo? ¿Un edificio está en pie por qué así fue diseñado por su arquitecto o por qué no ha llegado un temporal lo suficientemente fuerte como para derribarlo?
Hoy me imaginaba en la hipotética situación de estar casado, incluso de tener hijos, y vivir como la rutina invade mi vida casi sin darme cuenta, dejando una puerta abierta a alguien nuevo… a un lado la confianza y la estabilidad, la familia y el equilibrio… una felicidad tranquila… a otro lado, una pasión desmedida, novedad e incertidumbre, locura y una bestial alteración de la rutina ¿Qué camino escoger?

Sopesar esas cosas no debe ser nada complejo, según la situación, yo haría una cosa u otra. Si fuera feliz con mi vida en familia, lucharía por ella, pero de no ser así… intentaría no valerme de excusas como los niños, la tranquilidad, o el evitar problemas para no optar por un cambio. Pero siendo feliz, hay fórmulas para resucitar la pasión, hacer cosas diferentes y reencontrar la ilusión perdida, no es fácil… pero precisamente las cosas fáciles suelen ser las peores, y la energía que pongamos en luchar por aquello que merece la pena definirá las personas que seremos.

La vida no es un carrera corta, la vida es una maratón. Lo importante es llegar a la meta y disfrutar del camino, no hacer pequeños sprints que no te lleven a ninguna parte o te tengan en círculos… de eso trataba la fábula de la tortuga y la liebre ¿no?

[spotify:track:6oeuEHxwfbqu5xIJrcbPzN]
Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Autor

  Boletín no diario de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Escríbeme por Telegram...
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi divelog...
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

[instagram-feed]
Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.