Invasión extraterrestre

20 de julio de 2011 en Desvarios comentarios cerrados

Ponen las noticias: “El mundo está siendo atacado por una raza alienígena“. No incluyen testimonios gráficos mas allá de unos vídeos borrosos envueltos en gritos mientras la gente huye aterrorizada. En el cielo hay algo negro, enorme. Son malos, malísimos, y quieren usar nuestros huesos de mondadientes. La gente comienza a correr aterrada al escuchar la noticia, busco un hueco tranquilo e intento hablar con mi madre para saber si pueden refugiarse, luego intento hablar con mi hermana en las islas, tampoco tengo éxito. Algo dentro de mí me hace confiar en que ambas sabrán ponerse a salvo. Además, para no decepcionar a las peliculas yankees, el apocalipsis alien empieza por las capitales, y no se pueden olvidar de Madrid; miro por la ventana de mi oficina y aquello parece Nueva York. La gente huye despavorida y en medio de esta situación pienso en qué mujer, presente en mi corazón, debo poner a salvo. Mi brújula está perdida, no veo un rostro claro, así que parece que sólo tendré que preocuparme por mí y por algún conocido con el que me cruce. Actualizo las redes sociales “Huyendo!”, voy a intentar salvarme sin empujar a nadie a la perdición, e incluso intentando ayudar a quien pueda en mi camino a un refugio del que desconozco su situación.
Cuando corro por las escaleras veo a una compañera de trabajo, en lugar de estar asustada sonríe, y sólo lleva puesta una camisa blanca, se pone a hablar conmigo y parece tan tranquila. Se me insinúa sin sutileza sugiriéndome una apasionada cópula encima de la mesa que alguno de nuestros jefes ha dejado vacía. Sorprendido por tal invitación, le grito “¿No te das cuenta de que el mundo se acaba?”, a lo que responde “¿Y?”. Me quedo boquiabierto, pero obviamente, tiene razón, esa camisa semidesabrochada hace que me olvide de los extraterrestres por un rato, y ya que el mundo se acaba… pues follemos.
 

Fragmento de este poster de esta película de 1957.
 
Justo antes de descubrir alguno de sus espectaculares pechos, mientras me atasco en un botón de la camisa, me despierto angustiado, jodido pues aún perdura el agobio apocalíptico, agravado por despertarme cuando empezaba lo mejor del sueño, aunque no tardo en darme cuenta que eso de que el mundo no se acabe, tiene más beneficios que otra cosa.
Cuando tengo estos sueños, cambia la ropa y la ubicación de la hipotética amante, y, si en ese momento de mi vida estoy enamorado, escapo tambien de ella como si fuera parte del peligro que me persigue.
A veces son alienígenas, otras meteoritos, incluso zombies o bichos gigantes. Sea lo que sea, al menos una vez al año tengo este sueño con tantas cosas en común, y cuando puedo ponerle nombre a la persona que busco desesperadamente, sé de quien estoy enamorado.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Autor

  Earl grey con cookies de...

...coleccionista de sujetadores del presente, sintonizador de melodías y momentos, de besos y recuerdos. Derrochador de optimismo, aprendiz de todo, maestro dando abrazos y cunnilingus, tiburón sin agua, gaviota con cielo.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Búscame en Discord
  • Escríbeme por Telegram
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Aprende a bucear con...
  • Página en Google+ de este Blog
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.