Archivo 6 de julio de 2011

Jul
6
2011

Elia y Ena

 Escrito a las 15:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     7 comentarios


Elia
Suena el despertador y son las siete.
Tiene media hora más para dar vueltas en la cama e intentar repescar los mejores momentos de sus sueños. Cuando llega la hora se levanta y empieza a ordenar ideas, escoge una ropa que ponerse, busca algo colorido y alegre, abre la nevera y no tiene nada para desayunar, pero sonríe porque eso le da la excusa para coger un croissant en un sitio que le encantan, e incluso añadir a su pedido un zumo de naranja, vuelve a sonreír.
Tras vestirse sale a la calle y se cruza con un chico que resulta ser un verdadero caramelito. Se lo imagina desnudo mientras con un bote distribuye nata por su cuerpo antes de merendárselo como postre. Le dedica una mirada lasciva y le sonríe mientra sigue camino al trabajo imaginándose una aventura con tan atractivo semental.
Recoge su desayuno y se lo lleva para no llegar tarde, con la intención de disfrutarlo mientras lee los primeros emails del día en su oficina. Saluda a las compañeras y sigue sonriendo, deja todo en su mesa y se une a ellas para recoger un café, les cuenta alguna anécdota divertida de su fin de semana y deja para ella alguna cosa que le salió mal, sabiendo que la próxima vez le saldrá mucho mejor, sin duda. Añade una cucharada más de azúcar a su café y otra a su vida.
Pasa el día entre fantasías y pequeños momentos, emails de amigos y amigas mezclados con tareas resueltas en su trabajo, y cuando tiene una pausa actualiza su lista de sueños que espera cumplir muy pronto.
Cuando llega la hora de salir le sobran los motivos para ser feliz, el Sol brilla en lo alto y ella se siente libre al fin. Tras inundar sus ojos con el cielo mira al frente y se encuentra justo delante el chico que vio esta mañana al salir de su casa. Le dedica una sonrisa como si él la hubiera pillado haciendo algo malo, y se sonroja.
Él le invita a tomar un café. Disfrutan de una hora de una conversación muy agradable.
A las 19:00 llega a casa, llena de vida y con ganas del mañana.

Ena
Suena el despertador y son las siete.
Tiene media hora más para dar vueltas en la cama y empieza a pensar en que tiene que ir a trabajar, agobiándose. Se levanta a cámara lenta, obligada, sin fuerzas. Busca sin ganas algo que ponerse, opta por algo formal y serio, más aburrido que elegante. No tiene nada en nevera para desayunar, y eso hace que su ánimo decaiga aún mas. Molesta y sin ganas comienza a vestirse, y tras completar la preparación, rumbo al trabajo.
Cuando sale a la calle se cruza con un hombre muy atractivo, lo mira de arriba a abajo y disfruta del espectáculo, aunque no tarda en empezar a pensar en que será otro cabrón rompecorazones que habrá dejado en la cuneta a muchas mujeres, y ella no quiere ser otra más, cuando él la mira ella lo evita molesta y ofendida por su simple existencia.
Se pone nerviosa cuando llega al trabajo tarde, y cuando se cruza con sus compañeras que están tomando un café para comenzar el día tan solo las saluda fugazmente y se sienta a su sitio. Coge aire por primera vez en toda la puta mañana. No le gusta su trabajo, y lo hace sin ganas, las mañanas se le hacen eternas, e incluso las tardes.
Pese a todo, el día pasa y llega su hora de salir. Con ganas de escapar de aquel lugar recoge rápido y se planta en la calle, para luego quedarse mirando el suelo pensando sin ganas en qué hacer. Decide ir a comprar algo para desayunar mañana, a ver si empieza mejor el día. Cuando emprende el camino al supermercado se tropieza con el chico que vio esta mañana al salir de su casa, y este le pide perdón. Ella lo mira indignada y prosigue su camino. El chico se da la vuelta y se queda mirándola, pero ella no se gira.
Compra las cosas que necesita, ni más ni menos, no se da ninguna alegría ni hace excesos.
A las 19:00 llega a casa, agotada y sin ganas de nada.

Elia y Ena
Hermanas gemelas de universos paralelos. Idénticas salvo una actitud opuesta ante la vida y el día a día, una ve vasos medio vacíos donde la otra ve macetas para bambús, una cuenta corazones rotos al deshojar la margarita mientras la otra, amores por llegar. Nada ni nadie es capaz de ejercer un mayor cambio en el mundo, que los ojos con los que lo miramos.
Ambos gemelos habitan en nosotros, y el cambio entre uno y otro, empieza con una sonrisa.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Autor

  Notas y dibujos de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Búscame en Discord
  • Escríbeme por Telegram
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Aprende a bucear con...
  • Página en Google+ de este Blog
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.