El efecto boomerang (I)

4 de abril de 2011 en A5, Relatos o Versos 2 comentarios

Una vez en casa, se descalzó y se puso cómodo, echó un poquito de comida en el tazón de Duquesa que se frotaba histérica contra sus piernas, y le puso agua fresca. Luego dejó en el microondas una taza de agua y fue a cambiarse la ropa, poniéndose un pantalón de pijama y una camiseta. Recogió la taza y puso en ella una bolita de metal llena de té verde con menta, cogió un sobre de azúcar y la cucharilla en una mano, y tras acariciar a su gata con la otra, se fue al estudio con su taza y encendió el ordenador disfrutando de la calidez del hogar.
Al abrir el navegador, empezó a comprobar las diferentes webs que consultaba a diario, primero el Facebook, luego el blog dónde escribía sus historias y pensamientos más íntimos, y justo después, su correo. Allí había un email que le llamó la atención, titulado “El momento es ahora”, y en el nombre de quien lo había enviado, ponía “Undómiel”, lo que le recordó algo, y la curiosidad le hizo abrir el email, para confirmar si era spam o no.
El email decía:

Hola dulce trasno,
Creo que ya es hora de contestar algunas preguntas entre nosotros.
Te he seguido en la sombra y creo que has alcanzado tu primera plenitud.
La segunda… espero que sea a mi lado.
No responderé preguntas, tan solo tendrás una opción:
Pasado mañana, a las 19:30, en la glorieta dónde en ese quiosco,
dedicas unos minutos de vez en cuando a ver DVD’s y libros.
Si no estás perderás la oportunidad de conocer
el secreto que lo cambiará todo.
Un beso

Tu Arwen

Aquel email lo dejo boquiabierto. No era spam, conocía su tradición del quiosco, había otras muchas referencias, pero ¿Quien? Durante unos minutos repasó mentalmente todas aquellas personas que le podrían gastar una broma ¿Era una chica? El nombre y el beso final así lo hacían parecer. Siguió pensando en ello hasta que llegó el momento de acostarse, incluso en la cama, el sueño llegó mientras le daba vueltas al misterioso email.
 
Al día siguiente, la jornada laboral en la oficina se hizo eterna, cotejando albaranes y pedidos de un modo casi automático mientras su cabeza estaba en otro lado, en el día de mañana ¿Qué haría? ¿Acudiría a la cita? Una parte de él sabía que necesitaba acudir puntual, aunque no fuera nadie, aunque fuera una broma, pero él sabía que no faltaría a la extraña cita.
 
Tras la jornada, de nuevo su casa, la camida de la gata, el ordenador, incluso volver a abrir el email para seguir pensando en él. Vió alguna serie de detectives y disparos en la tele, de las que no hacen pensar pero ayudan a desconectar unos minutos, y de nuevo a la cama. Pero había algo diferente, era noche de Reyes, aún más nervios, ansiedad, ganas de descubrir qué había de real y qué de broma. Entre miedos e imaginar mentalmente qué podría depararle el encuentro, se quedó dormido.
 
Al día siguiente estuvo escoltado por esos nervios al alza todo el día. El tiempo iba a trompicones, y entre momentos lentos y otros que pasaban volando se encontró a la hora de la salida en frente de la puerta de su oficina, desquiciando, expectante, intentando tranquilizarse mentalmente, a 15 minutos del lugar y a media hora del esperado momento.
 
Fue despacio para intentar calmarse, sin olvidarse de respirar, pero a las 19:18 estaba allí, y lo bueno que tuvo aquella espera es que pudo entretenerse ojeando el contenido del quiosco. Viejos DVDs de saldo, libros sueltos de colecciones antiguas… era un buen sitio para pasar esos 10 minutos más deprisa. Aún así, fueron eternos.
Entretenido en aquel rincón con olor a rastro, y una vez casi olvidados los nervios, escuchó una voz en su espalda que le saludaba con una dulce melodía que recorría eléctricamente su espalda. Se giró y se quedó congelado, entre los cientos de escenarios que él había imaginado aquella posibilidad se le había pasado por alto, al resultarle mentalmente imposible. Allí estaban aquellos preciosos ojos azules ¿Cómo podría él olvidarlos? Los labios, dulces, aquel lunar, su mirada profunda, su pelo… y lo más espectacular de todo, aquel carácter que le había hecho perder la cabeza completamente y que le había llevado años apartar de sus sueños, la persona que avivó para siempre su fe en un amor de fábula, con la que aprendió lo profunda que podía ser su risa, la que le rompió el corazón… ella.
Él gastó todo el aire del que podía prescindir para devolverle un saludo tímido y desenfocado, y sin saber qué decir después, tan solo pudo esbozar una temblorosa sonrisa…

Continuará próximamente…

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!

2 Trackbacks

Autor

  Desvaríos diversos de...

...un Ladrón de Noches, Jinete de Olas en el Viento, Drogadicto de la Esencia del Mar, Dibujante con Sal de Nubes, Mago Sin Chistera que convierte los Granos de Arena en Estrellas, capaz de Acariciar con Suspiros y hacer Melodías de Optimismo de Esperanzas Rotas, de Sentir con los Ojos Abiertos, de Soñar Sin los Ojos Cerrados.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Página en Google+ de este Blog
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • La música que escucho...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi canal de YouTube
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Selección de 500px
  • Battlefield Battlelog User
  • Mi tumblr personal...
  • Añádeme en Skype
  • Aprende a bucear con...
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

Noticias... diferentes
  • CTXT.es
  • El Diario.es
  • El Mundo Today (Humor)
  • El Corcho

       Otros proyectos...

     
    Un tumblr muy picante...
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.