Alejandro y su acordeón

30 de noviembre de 2010 en El Mundo... comentarios cerrados

En mi oficina tenemos desde hace un par de meses un hombre mayor que hace labores de limpieza. Vacía papeleras, pasa el plumero por las mesas, pone el lavavajillas con las tazas del café… se llama Alejandro. Es el padre de Julia, una chica ucraniana que tuvimos hace un año, ambos son las dos personas más amables y dulces que hemos tenido por aquí haciendo ese trabajo.
Hace un rato me crucé con él mientras iba a desconectar unos minutos a la sombra de un pitillo. “¿Fumas?” me preguntó, y asentí, luego me contó que él daba clases en un conservatorio, que de sus cien alumnos, 90 eran mujeres y 10 hombres, y que de ellos no fumaba ninguno, mientras que la mayoría de ellas sí que fumaban. “¿De que dabas clases?” le pregunté, y me dijo un nombre que no recuerdo (y no voy a buscar en Google), refiriéndose a ese acordeón que tiene botones.

Recordé aquella frase de “y el ingeniero polaco que vino huyendo del frío, ya es mayordomo el tío del saco“, por la cantidad de gente preparada y especialista que hace lo que puede para ganarse la vida. Y en casos como el de este señor polaco, Alejandro, le ponen una dedicación a cada cosa que hacen fuera de lo común. Él es, además, de esas personas que transmiten nada más verlos una energía cálida, humanidad condensada, nobleza en frasco enorme, algo que me recordó al pasado Domingo y una comida sensacional que pude compartir con una pareja que también genera esa sensación de sentirte tan bien rodeado.
Y pensando en un acordeón, vino a mi mente el acorde inicial de esa maravillosa canción con la que el maestro comenzó su concierto en Santiago, uno de los mejores momentos de mi vida… sin duda.

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Autor

  Pensamientos caóticos de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.