Archivo 11 de mayo de 2005

May
11
2005

El Arquitecto de Destinos

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Relatos o Versos     9 comentarios


Arquitecto, eso quería ser y siempre lo había tenido claro desde el comienzo de su existencia bajo esa forma carente de moléculas, incluso las almas tienen cosas que aprender y él sentía en lo más profundo de su esencia que había nacido para eso, y en ello centró sus energías, y no muchos siglos después de su comienzo en un nuevo mundo reinado por el blanco, había conseguido ser un ente eficaz en el diseño y planificación de la vida de los hombres. Trazaba perfectas elipses en las que sus protegidos adquirían valiosas enseñanzas, dolorosas curvas en las que sus vidas cambiaban radicalmente, y aburridas rectas en las que la monotonía se apoderaba de ellos… todo seguía un patrón, y solo los arquitectos como él eran capaces de comprender la belleza de la figura final.

En algún rincón del planeta, un chico salía de fiesta con dos chicas y un amigo, era una noche para relajarse después de tiempos complicados y disfrutar de unos bailes, algunas copas y una inmejorable compañía. Desde un primer instante una mirada mantenía cautivo a este chico, sorprendido por la claridad de esos ojos y la belleza de aquel rostro. La conversación acompañaba tan hermoso conjunto y las emociones se desataban, era algo que al mismo tiempo le sorprendía y le llenaba de gozo y nerviosismo. La mágica sucesión de días cristalizaba aquella mirada en beso, y después del beso una relación, con promesas, sueños… un comienzo.

Desde la distancia El Arquitecto observaba cuanto acontecía, le preocupaba el devenir de los acontecimientos, pues conocía el pasado y el destino de ese chico con cuerpo y alma del que se había hecho cargo desde su nacimiento. Ahora, algo estaba fallando, la ilusión y el deseo eran un velo demasiado opaco como para permitirle ver a aquel humano la realidad de aquel momento, así que se dispuso a realizar unos cambios en el dibujo de su destino. Trazó una muesca en una línea ascendente, aquella muesca sería un día en el que se sentiría triste y solo, y por esa sensibilidad podría ver mejor la verdad de su compañera, y justo ese día caería enfermo… y aquello le haría sentirse aún más solo, y alguien le decepcionaría. Mientras el arquitecto contemplaba el dibujo sabía que no era suficiente como para deshacer aquel entuerto, así que tras una prodigiosa inspiración prolongó una línea de una figura femenina que había quedado en el pasado del chico para volverla a poner en escena, de ese modo la sucesión de los factores generaría una inevitable ruptura, de ningún otro modo podría deshacerse aquella especie de embrujo al que estaba sometido, con el paso de las lunas aprendería a valorar aquella mala época que iba a pasar como una transición a tiempos mejores, y agradecería su fortuna y la confusión que reinaría en su vida en los próximos tiempos.

Meses mas tarde de aquella ruptura al chico le resultaba difícil animarse, tras haber encontrado una hermosa forma de felicidad la había perdido ante la irrupcion de alguien que había quedado mucho tiempo atrás en su pasado. Había perdido algo valioso por algo inservible, había dejado un sueño por una pesadilla, y se sentía algo extraño y perdido, triste, ni tan siquiera le ilusionaba comenzar un nuevo año solar, aunque algo le decía que no sería un simple año de transición, sino que pese a todo le esperarían grandes cosas, pero era incapaz de desprender de su piel esa pringosa tristeza aderezada con culpa…

El Arquitecto lo miraba, siempre sonriente, allá donde moran los arquitectos era el gesto más habitual en lo que podríamos llamar “cara”, y pese a sentir como suyo aquel sufrimiento era capaz de neutralizarlo con el conocimiento del futuro. Había rescatado a aquel chico de un mundo de negros antes de que se oscureciera su alma, para ello no le había quedado otra opción que hacer reaparecer un pasado capaz de generar una reacción en cadena para hacerlo más fuerte, mejorarlo como persona, aquello había podido producirle un cambio en su misma esencia, pese a no alterar la forma. Para completar aquella transición, el Arquitecto trazó una línea en la que alguien mas entraba en juego, un amigo, para romper por completo a aquel chico quebrado… él le ayudaría a recomponerse, y el fénix que resurgiría sería mucho mejor que el que había ardido. Más tarde, le ofreció consuelos para calmar las heridas del muchacho, vió traicionado a su traidor, y vió condenada a la mujer de su pasado, el cambio se había producido, el destino era una gran autopista por descubrir para aquel muchacho, un camino que valdría la pena recorrer…

Despejado y con la mente clara disfrutaba de aquel momento. Si bien conocía desde hace meses que aquel tesoro el cual creía valioso que había perdido no era mas que un engaño, algo le escocía y necesitaba pomada, y el día anterior se la había regalado una curiosa mezcla de traiciones, en las que el embustero fué castigado con la ignorancia de lo que realmente habita en su presente, y por otro lado, el poder disfrutar lo sucedido con aquella chica que había sido “pasado”, pero que meses atrás había vuelto para rescatarlo sin saberlo, aunque no volvería a formar parte de su vida porque así lo había merecido. Tenía que reconocer que era agradable sentir que a veces el mundo es justo y la gente obtiene lo que merece, sea bueno o malo.
Su mayor tesoro era una familia y un presente, con unos sueños que recuperaban su forma, libre al fin de seres que habían exprimido su vida y que hacían peligrar su futuro, con nuevas personas llenando esos huecos, al comprender eso comenzó a llenarse de gozo y de felicidad plena por sentirse liberado de aquellas cargas… y en aquel instante y en algún lugar de su mente encajó la última pieza de un puzzle, y después de no saber bien hacia donde mirar giró su cabeza hacia aquel cielo azul y despejado de primavera, y esbozando una enorme sonrisa dijo: “Gracias

En algún lugar blanco, perfecto y atemporal, alguien se mostraba sorprendido por lo que acababa de ver, en aquel instante agradeció complacido un reconocimiento que raras veces recibía, y tras corresponder la sonrisa, esbozó un ténue: “De nada
 
 

Si te ha gustado... ¡Compártelo con tu gente!
Autor

  Desvaríos diversos de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • Mi canal de YouTube
  • La música que escucho...
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Añádeme en Skype
  • Búscame en Discord
  • Escríbeme por Telegram
  • Mi tumblr personal...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mis tableros en Pinterest
  • Aprende a bucear con...
  • Página en Google+ de este Blog
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

     Instamoments

Facebook

Feisbus

El Corcho

   Otros proyectos...

 
Un tumblr muy picante...
Feeds

Suscripciones a los feeds para todos los gustos

RSS de los Posts
RSS de los Comentarios

Añadir feed a:

 
SUSCRIBIRSE POR EMAIL

Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.