Jul
21
2016

“Stranger Things” o de cómo Netflix volvió a regalarnos una serie magistral

 Escrito a las 0:36     Archivado en: Gritos, Series de Televisión, Vintages     Añadir comentario


— Sin spoilers —
No había escuchado nada de la serie cuando un email publicitario me comunicó que Netflix la estrenaba internacionalmente, demostrando cómo se hacen las cosas bien, poniéndola entera, y doblada, 8 deliciosos capítulos que son un homenaje a la aventura y la creatividad, al suspense y la ciencia ficción. Fue el 15 de Julio, hace 6 días, viendo su póster retro algo me cautivó y un escalofrío recorrió mi columna, no podía resistirme a ver qué nos podía deparar esta serie cuya cara más conocida es Winona Ryder.
Desde que vi el primer momento ha sido una adicción incontrolable, la necesidad de ver un capítulo más, el medir mi día por los huecos en los que podría disfrutar de cada uno de los 8 regalos envueltos en 50 minutos de cinta que han diseñado los hermanos Duffer, sus creadores. Ha sido un viaje alucinante, intenso y precioso, no puedo más que darle las gracias a Netflix por otra obra maestra, completamente distinta a las anteriores, y sin embargo, cómplices de la hegemonía de las series de nuestro tiempo sobre sus hermanas más breves.
El póster define su esencia a la perfección, merece ser visto en grande:

Stranger Things (2016)

— Casi sin spoilers —
Para mi, el cierre de la temporada es perfecto, pensé que lo dejarían como temporada única, la perfección merece ser celebrada de ese modo. Sin embargo he leído que harán una segunda a modo de precuela, contando algo diferente pero en el mismo mundo que la primera. A mi modo de ver, estaría bien que buscaran historias similares, o completamente distintas, ambientadas en tiempos y lugares muy diferentes, manteniendo ese mágico hilo Stephen King haciendo al amor con Steven Spielberg y convirtiéndola en un hermano listo de aquellas Historias de la Cripta cuya originalidad desbordante se condensaba en un capítulo. Quizás, algunas historias bien trabajadas, pudieran mantener la talla de una primera temporada que tiene en el IMDB un 9.2 sobre 10, y un 97% en Rotten Tomatoes, en fin… otra puñetera serie del año para Netflix, me perdonaréis que mi siguiente párrafo vaya para ellos ¿no?

— Netflix es la luz… ¡seguidla! —
Ante todo, no me acuesto con nadie de esa empresa ni tengo ningún tipo de relación con ellos, pero… ¿A qué esperáis? Además de un catálogo cada vez más amplio, Netflix tiene algo con lo que nadie puede competir (vale, vale, la HBO, pero todavía no están en España, y habrá que ver qué hacen cuando lleguen). Por 12 € al mes puedes ver 4 cosas a la vez, o lo que es lo mismo, repartidas entre amigos o familia, por 3 € cada uno al mes podéis tener acceso al catálogo cuyo tesoro son sus producciones propias. Daredevil, Jessica Jones, Narcos, Sense 8… son series magistrales, entre las mejores de todos los tiempos, y el catálogo de producciones propias se estira, podría citar 10 series más exclusivas de ellos y hay muchas más. Merece la pena suscribirse a Netflix, este era el futuro que nos habían prometido, justo, y vacunado contra una piratería que es mil veces más engorrosa e incluso cara que disfrutar comodamente de la nueva televisión (inteligente).

Qué difícil es contener la emoción tras haber acabado esta serie… hoy he visto los 3 capítulos finales, no podía parar.
Geniales sus creadores, cada uno de sus actores, la música, la fotografía, el homenaje a los años 80… sensacional e imprescindible esta serie, qué viaje tan increíble.

Jul
15
2016

¿Qué es Pokemon Go y qué ingredientes le han dado su éxito?

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desvarios     1 comentario


He pensado mucho en si escribir o no esto, por la saturación que hay en los medios, pero hay algo en este videojuego que me encanta y quería explicároslo. Pokemon Go es un videojuego para móviles geolocalizado (tiene en cuenta dónde estamos en cada momento en el mapa) y con realidad aumentada (añade personajes a lo que ve la cámara de nuestro móvil). Ha sido creado por Niantic, que son los genios que en su día dieron vida a Ingress (del cual ya os hablé), siendo una empresa fundada por Google. Pues estos reyes de la geolocalización se han unido a Nintendo y su universo Pokemon, y juntos han creado un juego adictivo, con grandes virtudes y también muchos peligros.

¿Cómo se juega?
Captura del Pokemon GoPues sin entrar en detalles, tu abres el juego en tu móvil, y te localiza en el mapa de tu ciudad. Te vas moviendo por la calle y de vez en cuando te encontrarás con unos postes azules que son pokeparadas, que suelen ser sitios bonitos o interesantes, con los que puedes interactuar y girar una medallita que te da objetos con diferentes funciones, principalmente pokebolas que sirven para atrapar Pokemon. Mientras caminas con la aplicación abierta te encontrarás algún bichillo que podrás atrapar para añadirlo a tu colección.
Hay tres facciones, llegado el momento tendrás que elegir una, cuando llegues a nivel 5, y entonces podrás entrar en los gimnasios que son lugares especiales dedicados a desafíos. Hay muchos detalles más que debes ir descubriendo poco a poco.

¿Cuales son sus virtudes?
Sus virtudes son, en primer lugar, sacarnos del sofá y obligarnos a caminar por el mapa para poder capturar pokemons e interactuar con las paradas, y esa es una gran victoria en una época tan sedentaria. El pasarte unas horas caminando es siempre muy positivo. En segundo lugar, no menos importante, es muy divertido, e incentiva el formar parte de grupos, colaborar con un equipo de gente, los de tu facción, y bromear e interactuar con los demás, entendiendo siempre que es un juego que comparte mucha gente y que debe entenderse de forma sana. Si en su día Ingress no llegó al gran público y se quedó en unos pocos frikis, este juego promete marcar una era en los videojuegos de móviles, pues con la fuerza de los personajes nipones y el impacto mediático ha adquirido una gran relevancia.

¿Cuales son sus defectos?
warning_pokemonEl mayor problema es que la gente se distrae tanto con la pantalla del móvil, que a veces no mira dónde se mete. Eso conlleva grandes riesgos, como cruzar una carretera, caerse por algún sitio, hacerse daño golpeándose contra algo… hay que se muy cuidadoso, y es lo primero que te avisa el juego en cuanto lo abres, aunque no sé yo si será suficiente.
Pese a la juventud del juego, se amontonan las anécdotas y habrá cada vez más, desde el que encuentra un cadáver jugando en medio del monte, hasta el museo que se ve obligado a prohibir que la gente juegue para evitar accidentes, cazas nocturnas en cementerios, accidentes de tráfico, robos… hay que ser cuidadoso, y resulta fácil perder el Norte. Ya con Ingress recuerdo la tentación de llevarlo abierto en el coche, trasladándote rápidamente de un punto a otro con el que interactuar.

La realidad
abra-toiletLa realidad es que este juego ha supuesto un nuevo renacer para Nintendo, experto en proyectos revolucionaros basados en un Universo de personajes incomparablemente rico. Ayer mismo se anunciaba el producto estrella de las próximas navidades: La Nintendo Classic, una preciosidad con la forma de la NES original y 30 juegos precargados a los que podremos jugar conectando el aparato a cualquier tele, por 60 €.
Financieramente, Pokemon Go no tiene precio, ha disparado el precio de la compañía nipona en ya más de 16.000 millones, y las posibilidades de capitalización del juego son enormes, con sus micropagos dentro de la aplicación. La asociación Niantic/Nintendo es letal, ambos son expertos en sendos mundos y han creado un juego muy especial.
Escucharás hablar mucho del mundo pokemon en los próximos meses, y es que incluso aquellos que lo habíamos evitado hasta ahora, corremos el riesgo de quedarnos atrapados.

Desde hoy ya está disponible en España.
App Store · Google Play

 
 

Jul
14
2016

La verdad tras un meme: El último veterano en pie de su batallón

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Sociedad     Añadir comentario


Hoy me encontré en la red con una imagen tan dura como bonita, e indagué en su historia.
Se trata de una foto de un veterano de guerra durante el desfile de la victoria, llorando de la emoción ante tal día, según dicen, por ser el último de su batallón con vida.

Shot by Aleksandr Petrosyan

Esta foto ha dado muchas vueltas, primero apareciendo en la prensa rusa en 2009, luego en Julio de 2015 expandiéndose por diferentes webs, pero podríamos decir que se convirtió en viral en Abril de 2016 cuando un reportaje de The Telegraph empezó a investigar su origen y a intentar saber más cosas de ella. Mientras, en la red, en numerosos foros, aparecieron declaraciones en plan “Este sí es un verdadero héroe americano” o “Me hace sentirme orgulloso de ser británico“, o incluso algún autraliano clamando lo propio del orgullo patrio, cuando en realidad se trata de un hombre ruso.
La foto en cuestión es de Aleksandr Petrosyan, y forma parte de una espectacular sesión que hizo el día de la Victoria en San Petersburgo, el 9 de Mayo de 2007. Todas sus fotos de ese día son excelentes, pero esta tiene, sin duda, algo muy especial.
El propio fotógrafo ha buscado desesperadamente al hombre que protagoniza esta foto, sin suerte. En su día, Aleksandr dijo que le preguntó qué le pasaba y le dijo que no podía alcanzar a sus compañeros, lo cual daría a entender que no era el último, pero supongo que la verdad quedará escondida.

Supongo que lo más importante de una foto es lo que nos transmite… ¿no?
Aunque conocer su historia, le da otro aroma… y nos permite apreciarla honestamente.
 
 
 

Jul
12
2016

La china del bisturí (I)

 Escrito a las 19:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     Añadir comentario


Nota: La siguiente historia está basada en hechos reales,
aunque no la he vivido yo, sino un amigo. (Lo juro por Snoopy)

 
 
Cuando esa chica le hizo like a mi perfil de Tinder ni se me pasaba por la cabeza la historia que iba a empezar, tan solo miré sus fotos y pensé en el morbazo de su look de asiática modosita, con su pelo en dos colores y una boca de infarto, así que no tardé en escribirle para ver si empezábamos una conversación y daba pie a algo más, aunque parecía demasiado bueno para ser cierto y no veía muy probable un encuentro apasionado, pero sería sin duda interesante hablar con alguien así.
Costaba mucho entenderse por el lamentable chat de esa aplicación, lento e incómodo, y además su inglés era peor que el mío, así que muchas cosas se quedaban en al aire sin dejarlas bien explicadas, pero tampoco todo era malo, las torpes palabras hacían que ambos nos tomáramos todo a broma y no nos perdiéramos en matices insulsos.
 
No tardamos mucho en quedar, le sugerí uno de mis bares favoritos de Saint-Michel, desde el cual se veía la Catedral de Notre-Dame, y aceptó encantada. El día no acompañó mucho y estaba gris, pero el ambiente en el bar era excelente y conseguiría que estuviéramos muy cómodos.
Entonces apareció Maylin, de origen chino. Efectivamente, estaba tan buena como en las fotos, aunque no llevaba una ropa tan sugerente como para no dejar lugar a dudas. Llevaba un maquillaje tan tenue que no era capaz de verlo, el pelo liso por los hombros, y en el marrón de sus ojos había un pozo que me apetecía explorar con cautela.
Al principio nos costó arrancar, pero no tardé en hablarle de mi vida como arquitecto y mi pasión por el diseño, y ella me contó su vida familiar, sus costumbres, el trabajo en la tienda de sus padres y algunas de sus pasiones. Al cabo de una hora y media parecía que nos conocíamos de toda la vida y poco importaba que su inglés fuera incluso más torpe que el mío o que yo no hablara ni puta pizca de chino o francés, daba igual, la química empezaba a brotar y un roce de nuestras manos me erizó la piel dejándome embobado y tan pálido como ella.
 
annarum1
Amazing picture from Wikimedia Commons
 
Aquel día nos retiramos a las 23:00, tras más de tres horas charlando. Nos habíamos ido acercando y entre tanto tonteo, nos dimos un par de besos. Era Jueves y el Viernes ambos teníamos que trabajar, pero habíamos quedado al día siguiente a la misma hora en el mismo sitio, después del trabajo, y ninguno de los dos trabajaba al día siguiente, la tensión se podía palpar mientras concretábamos la cita.
Al llegar a casa, empecé a recoger un poco la ropa tirada por todas las esquinas de mi diminuto apartamento e hice una bolsa de basura con las cajas de cereales y galletas que estaban repartidas por allí. Llevaba varios fines de semana proponiéndome hacer limpieza, y ahora me había cogido el tren de lleno, era tarde y quería dejar aquello recogido por si al día siguiente tenía suerte, y aún no había cenado nada, así que me puse manos a la obra nervioso y pensando en la preciosa asiática.
 
Pasé el día laboral en las nubes, distraído y ausente, tenía que hacer algo bastante mecánico y eso me salvó la vida, pero el día fue desesperadamente lento. Cuando a las 19:00 estaba saliendo de la ducha pensé en liberar tensión para aplacar los nervios, pero opté por reservar mis fuerzas para ella, por si se alargaba la noche.
Una vez listo, puse rumbo al bar, que estaba muy cerca de mi casa, y al girar la esquina pude verla apoyada en la puerta de la entrada esperándome. Estaba más sexy que el otro día, y esta vez su ropa dejaba ver algún tatuaje. Al verla de lejos pensé que quizá el bar estaba cerrado, pero no era así, había varias mesas libres, así que le pregunté:
¿Entramos?
Y me miró pícara y me dijo: ¿Y si nos vamos a tu casa?
Sonreí y asentí ¿Para qué hacerme el interesante? Lo deseaba tanto como ella o mas…
 
Dado que dormitorio, salón y cocina eran una unidad en mi apartamento, nos sentamos en la cama sin buscar el sofá e instantáneamente empezamos a besarnos y magrearnos. Efectivamente, estaba buenísima, y besaba tan bien que no podría explicarlo. Sus manos desabrocharon mi camisa sin que me diera cuenta, y poco después, se colaron bajo mi pantalón en cuestión de segundos, desabrochando el cinturón y los botones en un gesto rápido y preciso. Empezó a mover su mano a un ritmo celestial, no creo que yo fuera capaz de masturbarme mejor, y tras morderme el labio con fuerza, se echó hacia atrás y bajó su boca hacia mi miembro para continuar el trabajo y masajearlo con pasión.
No tardé mucho en acabar, y aunque entre titubeos le advertí de varios modos que estaba llegando, ella no se inmutó y siguió hasta el final, con una maestría sin par. Creí morir de placer, perdí el control de mi cuerpo y me quedé tendido, casi desmayado, sobre la cama, sin ser capaz de percibir ni luz ni temperatura, como si estuviera en una puta nube tras haber recibido la caricia de aquella magnífica diosa asiática.
Al cabo de un minuto abrí los ojos y allí estaba tendida a mi lado mirándome, acariciando con dulzura mis genitales, mientras traviesa, esperaba a que me recuperara.
Me fijé entonces en una cicatriz en su hombro, que me recordó a otras que había visto en su mano.
Vaya ¿Y esa cicatriz?. — le pregunté, inocente.
¡Ah! Es un corte que me hice. — respondió, y sonreí pensando “cosas de la vida, todos nos cortamos” — Me gusta hacerme cortes — prosiguió, y abrí los ojos mientras mi corazón se sobresaltaba ante un comentario aparentemente tan nimio y sin embargo, tan revelador. Intenté calmarme e interesarme por ello sin parecer un paleto.
Vaya ¿A qué te refieres? ¿Qué quieres decir? — le dije con voz temblorosa.
Pues eso, me excita mucho hacerme cortes en la piel… y hacerlos a otras personas, cortes pequeños, controlados, que luego se cierren en una preciosa cicatriz.
 
Me quedé en silencio sin saber qué decir, entre las reminiscencias del orgasmo no me habría sorprendido que George Michael hubiera aparecido bailando en la mesa de mi habitación. Sin embargo, aquello sí me había dejado sin palabras, e intentaba recuperarlas mientras mi corazón recobraba su ritmo e irrigaba mi cuerpo que se había quedado blanco.
Y sabes una cosa… me excitaría mucho hacerte un corte ¡Me pondría tan cachonda!.
Cogió su bolso y sacó un bisturí, mirándome libidinosamente. Por alguna extraña razón, no entré en pánico, e incluso me pareció sensual.
¿Dónde quieres que te lo haga?. — me preguntó
Miré aquellos preciosos ojos marrones, y sonreí.

 
Continuará…

 

Jul
7
2016

Hogar y piel

 Escrito a las 11:00     Archivado en: A5, Relatos o Versos     Añadir comentario


 
love-hearth_2 
 
Folio en blanco,
quemado lo anterior,
cogido de tu mano,
recuerdo un olor.
 
Tu azul mirada,
desbroza todo argumento,
tu sinceridad,
purga todo lamento.
 
Tu sonrisa,
hermosa canción,
y cómo tu mojito,
riega el corazón.
 
Lo esencial,
suele estar escondido,
lo más primordial,
podría encontrarte dormido.
 
Vivir sin promesas,
ni electricidad,
construir sin ladrillos,
no es mala verdad.
 
Magia de lo básico,
brazos inmunes a la hiel,
verso evangélico,
hogar y piel.
 
Agoto mis palabras,
niño perdido,
que en tus pupilas,
queda cautivo.

 
 
 
 
 
La preciosa foto es de Martin Vorel, creador de Libreshot, donde pone a disposición del mundo todo su trabajo gratuitamente. Gracias Martin. / The amazing picture was taken by Martin Vorel, creator of Libreshot where he shares his work with the whole world. Thanks Martin.
 
 


 
 

Jul
5
2016

Y la venta de humo se dispara en la bolsa de Nueva York

 Escrito a las 10:01     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


Desde muy pequeños, llevamos maletas de las que no somos conscientes. Por ejemplo ¡Tetas! Tras esos meses en los que estamos enganchados a ellas como sustento vital, luego los hombres pasamos la vida fascinados por su belleza, siendo uno de los elementos al que nos aferramos con pasión en nuestras parejas y del que nunca parecemos cansarnos. No tengo muy claro cómo afecta su propio pecho a las mujeres, si influye mucho en los complejos y su autoestima, he visto a chicas ponerse pechos exageradamente grandes que parecían sentirse mejor así, y las que se quitaron pensando que tenían mucho cuando quizás no era así ¿Qué mujer está contenta con sus tetas? En fin, si algo tengo claro es que para gustos colores, y que a unos les gustan más grandes y a otros nos gustan más pequeñas.

Pero aunque parezca lo contrario, no quería hablar de tetas, sino de las huellas de la infancia. Como por ejemplo, el ¡Mira qué hago Papá! que todos hemos gritado en algún momento buscando la aprobación de nuestro padre o madre y sus elogios. Recuerdo las piruetas, los pequeños logros, los avances vitales en los cuales miraba a mi padre esperando un aplauso o un elogio, que siempre conseguía hincharme como un pavo si llegaba y me estaba mirando. Supongo que a todos nos ha pasado ¿no?
Según fui creciendo, bien cruzados los treinta, me di cuenta de que parte del sentido de la vida es apreciar por ti mismo tus piruetas, aunque nadie te aplauda, aunque nadie te vea. Cuando te quedas sin medallas ni premios demasiadas veces, aprendes a vivir solo, pues la gente no tiene por que darle el mismo valor que tu le das a algunas cosas. Si bailas buscando aplauso y no lo obtienes, quizá deberías plantearte por que bailas, y si te gusta de verdad, deberías seguir haciéndolo toda tu vida.

Me resulta especialmente molesto encontrarme con ese ¡Mira qué hago! en el mundo corporativo. En ese mundillo, tu haces un trabajo, pero cada vez más importante es que le cuentes a todo el mundo que has hecho ese trabajo, para que te den tu premio en forma de prestigio o compensación de cualquier tipo. Siempre me ha resultado molesto, pues hay personas que únicamente se dedican a eso, hay gente con el superpoder de trabajar una hora y pasarse hablando de ello semanas. Es la puta victoria del “parecer” sobre el “hacer”, del maquillaje sobre la verdadera cara, de la apariencia sobre la verdad, bienvenidos al siglo XXI.
Durante años me enfrenté a esa tendencia, pero mis derrotas se sucedían.
Así que le quité tiempo a mis tareas más técnicas para preparar informes coloristas en los que los jefes supieran qué hago y el valor que puedo aportar con mi trabajo.
El problema es que siempre se quiere más y nunca es suficiente, y quienes queremos hacer nuestro trabajo nos vemos alienados por los que reducen a números y gráficos, a tendencias y verdades que ellos pueden ver en una hoja de cálculo.
Y la venta de humo se dispara en la bolsa de Nueva York.
 
 

Autor

  Libreta de notas de...

...un Ave Fénix reincidente,
Elfo de los bosques gallegos,
un mutante psicohistórico Fundacionista buscando respuestas, un Elemental del Aire enamorado de la Tierra, un ser... qué, de vez en cuando, con el corazón en la mano, juega a pintar nubes y adiestrar libélulas, ejerciendo de Vela por horas. Reflexiones, desvaríos, tecnología, sociedad & coitus interruptus, entre otros.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Página en Google+ de este Blog
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • La música que escucho...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi canal de YouTube
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Selección de 500px
  • Battlefield Battlelog User
  • Mi tumblr personal...
  • Añádeme en Skype
  • Aprende a bucear con...
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Instamoments

Facebook

Feisbus

Noticias... diferentes
  • CTXT.es
  • El Diario.es
  • El Mundo Today (Humor)
  • Sabemos
  • El Corcho

       Otros proyectos...

     
    Un tumblr muy picante...
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.