May
19
2017

Y sí existiera Dios…

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Desde dentro...     Añadir comentario


Hoy hubo un momento en que ese pensamiento cruzó por mi cabeza.
Comenzaron a sucederse cosas tan improbables, que parecían dispuestas por algo superior.

Ayer yo me acosté con la garganta dolorida, y aunque esperaba equivocarme, no fue así y tras una noche de fiebre, me tocaba ponerme en marcha. Esperaba ir al médico y que me dijera “Estás malito, descansa y vete a trabajar si puedes el Lunes“, yo tenía la tarde de Viernes libre, y esperaba disfrutar de una partida con mis amigos y un momento de descanso más que necesario por todo lo que me ha pasado últimamente. Ahora todo se reducía a mi fiebre, quería hacerme bolita en mi sofá y verme alguna de mis películas favoritas entre sudores.

Me vestí entre temblores, y a las 6:45 estaba en camino. Me crucé Madrid en coche, acompañado de mis inefables Berto Romero y Andreu Buenafuente en su podcast “Nadie sabe nada”, que conseguían arañarme alguna risa en medio de mi malestar.
A las siete envié un email a mi compañero avisándole de que estaba mal y que según lo que dijera el médico, igual no iba al trabajo.
Eran las 8 de la mañana cuando esperaba que abriera la consulta, y me llamó mi compañero, yo suponía que para ver qué tal estaba yo.
Me decía que le había dado un latigazo en el lumbago y que no se podía mover, él tampoco podía ir a trabajar.
Eso reducía mis opciones a una cosa: Yo tenía que ir a trabajar, por mal que estuviera, y todo el día, no solo la mañana.
Faltaban 20 minutos para que abriera la consulta, y después, esperaba irme a casa a descansar.
En ese momento me llevé uno de los chascos más grandes de mi vida, se rompieron todos mis planes e ilusiones más básicas para aquel día, e hice de tripas corazón, y puse rumbo a mi trabajo… faltando mi compañero, me tocaba ser el referente tecnológico de mi oficina.

¿Qué posibilidades había de que un mismo día los dos cayéramos tan enfermos?
Mi mañana fue agotadora y empezó por un debate absurdo con mi pareja, de esos que invitan y obligan a la reflexión. De repente, el problema no era si yo estaba enfermo o no, ni lo de mi compañero, sino si podría ir al día siguiente al mediodía al Ikea.
Me sentía como bajo una cámara oculta, algo a lo que mis 39º (compré un termómetro en una farmacia) no ayudaban.
Lo sucedido me dio la calma y la fuerza para exigir espacio y descanso.
Y en medio de todos esos pensamientos febriles yo pensaba:
Y si existiera Dios y ha diseñado este maquiavélico día para regalarme una oportunidad.

Y en mi febril realidad, tenía sentido que fuera así…

May
4
2017

Enseñar a valorar lo que se tiene

 Escrito a las 12:26     Archivado en: Desvarios     Añadir comentario


Cuando te acercas a los cuarenta empiezas a valorar cosas que quizás nunca te habían preocupado. El otro día me dolía la yema del dedo que uso para el móvil, y cada vez que lo tocaba sentía una quemazón que tardó un día en pasarme, es increíble como algo tan pequeño puede joder tanto. Esta semana me atormenta un gemelo, y no puedo bajar escaleras sin que me duela, y eso te hace valorar lo importante que es poder caminar con normalidad y tener las piernas sanas, cómo limita no poder bajar una escalera.

A raíz de eso, pensaba que estaría bien que se hicieran ejercicios con los niños sobre estas cosas. ¿Vendar un par de días los ojos a un niño? Sería un gran experimento, y enseñaría mas a ese niño que meses de interminables lecciones, pues vería, nunca mejor dicho, el mundo de un modo diferente, y valoraría una cualidad como la visión como nunca antes.
Es como cuando de pequeño te ponen una escayola protegiendo un esguince o un hueso roto. Te sientes raro durante unas semanas, aunque no afecta a tu vida tanto como otros escenarios, más allá de no poder ducharte con normalidad o de esos picores mortales en sitios a los que no llegas.

Hay que poner a prueba la vida, ponerse en otras pieles, echar de menos cosas… todo contribuye a crecer.

Deberíamos hacer ese ejercicio de vivir sin algo aprendiendo a darle su verdadero valor, antes de que lo perdamos sin opción a recuperarlo, antes de que el tiempo o el azar nos lo quiten.

Abr
17
2017

Desvergüenzas y sin sentidos

 Escrito a las 21:00     Archivado en: Desvarios     1 comentario


Es hora de volver al MundoReal™ tras unos días de desconexión, no solo por vacaciones, sino por una interesante gastroenteritis que ha sido la tercera vez en que mi cuerpo ha protestado ante una situación de mi vida tan claramente, que lo ha manifestado dolorosamente, y yo he identificado causa y efecto. Nunca deja de fascinarme este mundo y sus matices.

Si os hablara de mi vida sentimental, la mezcla de sensaciones sería muy compleja. Creo que lo haría mejor mi amigo Gorka, la crudeza, y su visión de aguilucho hacen que crea verlo todo, incluso a veces lo hace, y él suele ser capaz de medir por un lado la felicidad que atesoro, y por otro, los malos ratos que paso de vez en cuando y que ponen a prueba mis límites, y a menudo, los del sentido común y la razón. Es curioso que él mide lo primero por lo último, siempre dice que hay que querer mucho a alguien para pasar por algunas de las cosas que he pasado, y creo que no le falta razón.
Y entonces podríamos hacernos mil preguntas ¿Cuánto tiempo se puede nadar contracorriente? ¿Pueden ser felices la Gallina y el Zorro? ¿Puede haber paz sin la menor intención de llegar a acuerdos? ¿Estoy equivocado al considerar primordial un espacio propio? ¿No doy tanto como creo y mis exigencias son desmesuradas? La verdad es que no lo sé, y hay días que llega a dolerme la cabeza de tanto pensar en estas cosas. De aquel trinomio mágico del que he hablado alguna vez no parece quedar nada: mi corazón apunta decidido en una dirección, mi cabeza en otra diferente, y mi alma… no sé si está de baja por depresión o de vacaciones, pero ya no la siento.

Es curioso también, cómo normalizamos las cosas. Poco a poco, pasan las semanas y lo que creíamos que era normal, ya no lo es, y casi ni nos hemos dado cuenta de cómo ha cambiado todo. Los mayores cambios se producen lentamente, pues solemos negarnos a los cambios bruscos, y un buen día te ves pidiendo permiso para respirar, cuando crees recordar que antes podías hacerlo solo, pero no estás seguro, y ya sabes que pidiendo permiso, puedes hacerlo, así que te acostumbras a ello.
Es increíble cómo por evitar una discusión o un berrinche, tu subconsciente elige el camino “fácil”, el que evita esas broncas, ya no te planteas si necesitas una cosa o la otra, solo sabes que quieres la paz de un camino tranquilo, vaya por dónde vaya, y que para ello puedes hacer concesiones que quizás ahora no veas, pero más adelante pueden asustarte y avergonzarte.

Y en este escenario, hay quien se alegra de verte feliz, y quien te echa de menos por esa virtud que tienen algunas personas de hacerte desaparecer de la vida social. Hay personas a las que les cae bien tu pareja y otras que no pueden ni verla, y hay mil modos de manifestar cada uno de esos sentimientos, y supongo que habrá gente también que no sea honesta conmigo ahora y que pueda, en un arrebato de sinceridad, serlo más adelante.

El tiempo traerá la calma, las respuestas, y la tormenta, por mucho que dure, siempre ha merecido la pena si tras ella queda sembrada una época de luz y calor, y un suelo limpio para llenar de pasos y momentos.
A veces la vida tan solo nos recuerda cosas importantes con dolor, pero qué podemos hacer… el amor es así… inconveniente, cruel, mágico, revitalizante, orgásmico y sumamente venenoso.

Porque, así como el amor os corona, así os crucifica.
Así como os acrece, así os poda.
Así como asciende a lo más alto y acaricia vuestras más tiernas ramas, que se estremecen bajo el sol, así descenderá hasta vuestras raíces y las sacudirá en un abrazo con la tierra.
Como trigo en gavillas él os une a vosotros mismos.
Os desgarra para desnudaros.
Os cierne, para libraros de vuestras coberturas.
Os pulveriza hasta volveros blancos.
 
Palabra de Kahlil Gibran en su Profeta

 
 
 

Abr
17
2017

Viñeta resumiendo la historia de las religiones

 Escrito a las 19:00     Archivado en: Humor     Añadir comentario


El otro día me encontré con esta genial y sencilla viñeta de Paul Kinsella sobre la historia de las religiones. No he conseguido encontrar la fuente pero sí un hilo en Reddit y varios post sobre esa imagen. No he podido evitarlo, tenía que compartirlo, y para ello lo he traducido al español, espero os guste.

Y ahora… ya podemos empezar todas las conversaciones de besugos que queráis, pero la simpleza y la elegancia de la verdad es mucho más divertida.
Qué día más adecuado para compartirla que un Lunes de pascua ¿no?

Abr
4
2017

La estupidez humana no tiene límite

 Escrito a las 15:00     Archivado en: Desvarios     1 comentario


Hoy leía una noticia que, no lo puedo evitar, me hacía reír pese a lo cruel de la misma. Resulta que una mujer hispana que salió en un miting de Donald Trump declarándole su “amor y apoyo”, ha sido deportada, la estupidez es muy insistente y esta mujer decía que espera que Trump interceda para salvarla de su deportación, doblemente imbécil. En fin, es como si los conejos eligieran como líder a un zorro, y lo vemos una y otra vez en todo el mundo. Trump, El Brexit, Rajoy… sí, la estupidez humana no tiene límite.
Esto me recordaba a una noticia en la cual cinco chicos colombianos neonazis viajaron a Alemania a apoyar a su colectivo en una manifestación, y recibieron una buena paliza. Hay que ser muy imbécil para ser colombiano y neonazi, solo habría que tirar de archivo para confirmar que el Ku Kux Klan tenía algún afroamericano que quería unirse a sus filas.

La estupidez humana no tiene límite, como bien dijo Einstein.
Ya os he comentado en alguna ocasión mi afición por los vídeos de fails, y si bien hay casos de gente valiente que intenta cosas imposibles, en otros, son tragedias inevitables desde el primer momento en que se intentan.
Tengo una lista en Twitter con algunas de estas cuentas divertidas. De todas ellas, hay cuatro que defienden esa postura de que la estupidez humana es infinita: Darwin Awards (Premios a la estupidez), Caught on CCTV (Imágenes de cámaras de seguridad), You Had One Job (Gente que solo tenía que hacer una cosa bien, y no pudo) y Only in Rusia (Si alguien entiende de locuras y estupidez, son los rusos).
Ya sabéis que los humanos además de idiotas, no somos muy dados a seguir instrucciones.

Mar
29
2017

Disculpe ¿va usted a salir?

 Escrito a las 12:00     Archivado en: Desvarios     2 comentarios


Algo a lo que nos enfrentamos a menudo los que cogemos el Metro, es a varios tipos de criaturas que son bastante molestos, y cuyo comportamiento pueden acabar por contagiarte en un momento u otro. Una de esas especies, son los migratorios. En los últimos años han cambiado casi todos los trenes, y ahora los vagones van interconectados entre si, lo que facilita pasar de uno a otro, se puede cruzar un tren desde su comienzo a su final caminando. Y precisamente como se puede, ellos lo hacen.
Es gente que se cruza todos los vagones, unas veces sin gente, otras pidiendo a los demás paso ¿Para qué? Para que al llegar a su estación estén más cerca de la salida, esos 17 segundos que ganan podrían salvarles la vida. ¿Son educados? La mayoría, sí, pero para mi su gesto está lleno de mala educación, pues molestan sin motivo a otros pasajeros, que tranquilos, les ven pasar conteniendo las ganas de decirles algo que sería irónicamente entendido como un gesto mal educado. Pocos he visto del caso extremo, la gente que va a trompicones y pisoteando en los demás cuando los vagones están como sardinas enlatadas. De nuevo, un codazo en la boca sería mal visto por una sociedad que no entiende quien es el maleducado.

Otro caso similar, son los seres “Disculpe ¿Va usted a salir?”. Son criaturas que patológicamente necesitan decir eso cuando llega su parada. Podrían decir en su lugar “Yupi, ¡Mi parada!” o un “¡Cómo me gusto!“, pero no, emiten un mensaje que es a menudo controvertido y molesto, aunque pretenda parecer educado y considerado. ¿Por qué? Muy sencillo, si hay pocas personas, es más que probable que tengan sitio para salir sin tocarle las narices a quien esté apoyado en la puerta. Si hay mucha gente, el clásico formato “sardinas enlatadas”, y dicen eso ¿Dónde cojones quieren que se metan las sardinas para dejarles paso?. Cuando llega una parada se forman corrientes de gente que sale, y la gente suele atender y deja pasar a quien hace gesto de querer salir, tan solo hay que esperar la parada y salir. Los “Disculpe ¿Va usted a salir?” están nerviosos a veces desde varias paradas antes, tomando posiciones para una salida que supone una metáfora de llegar a esta vida, y atosigan con el “Disculpe ¿Va usted a salir?” a todos los que pillan en su camino, hasta que tocan puerta.

Quizás no sea fácil de captar la sutil diferencia entre ser educado y un hijo de la gran madre, puede que solo sea una de mis múltiples taras mentales, pero no puedo evitar creer que tengo algo de razón. La buena educación no debe emplearse como excusa para molestar a otras personas, ni como carta blanca para creer que actúas correctamente. La consideración y la empatía son autopistas de doble sentido.
Y todo esto me hizo escribirlo una compañera que hace eso mismo, usa la educación desbordante y pedante para que le soluciones sus problemas al momento, en lugar de escote, emplea sonrisa y peloteo extremo, pero no puedo evitar ver que en ambos casos son armas innobles, y que es injusto que el que provoca sea inocente y siempre sea el culpable el que explota, es algo que ya aprendemos de niños cuando un hermano hace algo y la bronca le cae al otro pues los padres no tienen la visión completa y culpan al primero que pillan.

Disculpad mis desvaríos mohínos.

PD: Ah, y disculpad también si alguno de vosotros es un emigrante de metro o un disculpador compulsivo, recordad que mi disculpa diluye amablemente las molestias ocasionadas con mis palabras si os han parecido irrespetuosas.

Autor

  Diario "no" secreto de...

...un celtíbero errante, un androide defectuoso y con sentimientos, un yeti en calzoncillos en busca de otros eslabones perdidos, coleccionista de sonrisas y momentos que atrapar con el cazamariposas que los años ha tejido, pintor de acuarela en un día de lluvia, que con su sonrisa desnuda y la mirada perdida, te espera sentado al borde de un acantilado.

  • Sígueme en Twitter
  • Página en Facebook de este Blog
  • Página en Google+ de este Blog
  • Mis listas de Spotify
  • Las fotos del móvil...
  • La música que escucho...
  • Mis fotos en Flickr
  • Mi canal de YouTube
  • Mis tableros en Pinterest
  • Mi cuenta de Vimeo
  • Mi historial de votos de cine en IMDB
  • Selección de 500px
  • Battlefield Battlelog User
  • Mi tumblr personal...
  • Añádeme en Skype
  • Aprende a bucear con...
  • Mi lista de deseos de Amazon
  • Feed RSS de este Blog
Twitter

Twitter desde Melee™ Island

Fotos

Instamoments

Facebook

Feisbus

Noticias... diferentes
  • CTXT.es
  • El Diario.es
  • El Mundo Today (Humor)
  • Sabemos
  • El Corcho

       Otros proyectos...

     
    Un tumblr muy picante...
    Feeds

    Suscripciones a los feeds para todos los gustos

    RSS de los Posts
    RSS de los Comentarios

    Añadir feed a:

     
    SUSCRIBIRSE POR EMAIL

    Con WordPress.org y el diseño deZine de ThemeShift.com. ¡Recuerda! Leer este blog implica la aceptación de sus términos de uso (Atention! Read this blog means you've accepted its Terms of use). Para cualquier cosa, tienes un Correo de contacto (For anything you have a contact form). Escrito por 3 monos de 3 cabezas desde unas dimensiones no reconocidas por los sentidos humanos y que se contemplarán en el modelo final de la Teoría de Cuerdas. PROUDLY MADE ON EARTH.